Por el bien de los seres humanos

Mensaje Mundial – 27. Marzo 2020

Viendo la situación actual, una pandemia que se expande en el punto más bajo en la materia y conduce a la ciencia hasta sus límites, la hace indefensa y le quita el poder. Ahora Yo, vuestro Dios, doy respuesta a las preguntas de los seres humanos.

Comprended, oh comprended y ved: también la pandemia se puede ver como una oportunidad para reflexionar sobre vuestras obras y cuestionarlas. De forma acelerada y frenética se busca un antídoto para detener y parar al virus que actúa rápido y destructivo y cuesta la vida de muchas personas. Así Yo llamo a los investigadores y científicos en su responsabilidad y les pregunto: ¿a qué intereses estáis sirviendo? ¿qué metas queréis alcanzar? «Nosotros queremos servir para el bien de los hombres y de la humanidad.», esta es la respuesta que Yo escucho. Pero Yo os pregunto: ¿a quién servís realmente?

Yo llamo en la responsabilidad interna a los de corazón sincero que se encuentran en el servicio del amor al prójimo. Vosotros queréis salvar vidas a todo precio, queréis luchar contra enfermedades y eliminarlas. ¿A qué precio, os pregunto Yo, a qué precio? Vosotros torturáis animales haciendo experimentos crueles y faltos de misericordia para probar el efecto de vuestros venenos. Así os habéis convertido en los portadores de esperanza de vuestro tiempo y os sentís también con la obligación y la responsabilidad de la investigación y de la ciencia. En vuestra primera realidad, en vuestro mundo de la materia, habéis conseguido mucho, pero Yo os pregunto: ¿Es esto realmente así? «Con nuestras vacunas, medicamentos y terapias tenemos muchas enfermedades bajo control.», decís vosotros. Pero Yo, vuestro Dios y Creador, os pregunto: ¿sois sinceros? Y si lo sois, entonces deberíais inclinar la cabeza ante Mi presencia. Así ahora, Yo llamo la atención a la investigación y a la ciencia para que se orienten hacia Mi voluntad y cuestionen el denominado progreso. ¡Así os pido, escuchad Mi voz y escuchad Mis preguntas!

Desde Mi punto de vista, la visión de vuestro Creador, también habéis hecho adelantos. Pero, ¿habéis conseguido realmente grandes progresos investigando en Mis fuerzas creadoras? Yo os pongo la pregunta: ¿cuál ha sido vuestra motivación? Deberíais seguir investigando en vosotros mismos y analizar, ¿qué metas habéis tenido? El ser humano y la humanidad todavía no han comprendido las palabras de Mi Hijo, que decían: «Mi reino no es de este mundo.»

Investigad y preguntáos, ¿por qué viven tantos habitantes en la tierra? Vosotros habláis de superpoblación. ¿Quién reflexiona sobre ello e investiga sobre el porqué? ¿Quién se ha esforzado en establecer una relación y un diálogo Conmigo, vuestro Padre y con Cristo, Mi Hijo? Vosotros los que manipuláis Mi Creación, ¿no deberíais haberlo hablado antes Conmigo y pedir que Yo bendiga vuestras creaciones? Vosotros os dirigís hacia Mí cuando os llegan los efectos de vuestras causas y no sabéis cómo seguir. Y entonces queréis que Yo os ayude. ¿Por qué y en qué queréis que Yo os ayude? ¿Para poder seguir con lo mismo en vuestros caminos de ambición y de voluntad propia? ¡Para esto no doy Mi ayuda! Mi ayuda está en el pequeño virus que lleva la corona de vuestra voluntad propia. Este virus-corona no es Mi obra, sino que es la obra de vuestros logros y avances. Ved el espejo que se os está mostrando y sabed: hace tiempo que Yo esperaba de aquellos que ya intuían, que los denominados éxitos no van a ser una bendición. Pues a pesar de conocer Mis legitimidades ellos no se encuentran bajo Mi conducción y Mi voluntad. ¿Qué sucede con vuestras investigaciones? ¿Hasta qué punto queréis introduciros en los reconocimientos divinos? ¿Y qué hacéis con ello? »Lo hacemos por Ti y para la humanidad.«, escucho Yo, como vuestra respuesta, y os digo:  ¡Yo no tengo nada que ver con esos, vuestros caminos y esos, vuestros éxitos! Ellos refuerzan el reino de este mundo, dando apoyo a los sistemas del poder y de la economía, que son los que ganan con vuestras investigaciones y también os dan parte de ello.

¡Yo llamo con estos mensajes a vuestras bases de operaciones visibles e invisibles!

¡Yo llamo a aquellos, que sin saberlo ni comprenderlo, sirven a las fuerzas contrarias, para que salgan del sistema! ¡Entrad en vuestro interior! Creed y comprended, que lo que Yo os quiero dar es para el bien de los hombres y de la humanidad, para el bien de todas las almas, que se encuentran en el Camino de Retorno. Los límites de la torre de babel han sido alcanzados: la curiosidad y el deseo exagerado de investigar van a ser conducidos hacia la purificación. Oh, escuchad Mis palabras y escuchad Mi voz: ¡Se va a hacer una nueva Tierra y un nuevo Cielo! El mundo con todas sus obras, avances y logros, ya no se puede sostener más. ¡La angustia y la calamidad entre los hombres es inmensurable! ¡El sufrimiento en los planos de las almas es inimaginable! ¡Se está impidiendo su desarrollo! ¡Se les ata a la materia y a los mundos de la caída. ¡Así permanecen ignorantes y son esclavizados con creencias y dogmas anticuados! Así preguntaros: ¿quién está interesado que esto sea así?

¡Empezad a pensar, investigad sobre ello, no aceptéis ni acojáis todo lo que se os muestra! ¡Comprended la posibilidad de evolución y desarrollo que se os da con Mi ley de gracia y misericordia – la ley de causa y efecto, de siembra y cosecha –, pues no solo no es enseñada, sino que conscientemente se la ha hecho desaparecer! Sabed, Yo, vuestro Padre, escucho vuestras oraciones. Yo os doy respuesta en vuestro interior, a través de Mi instrumento y a través de estos mensajes. Sabed, Mi instrumento no va a discutir sobre Mi palabra, no se va a defender, ni tampoco va a dar aclaraciones adicionales. Aquel que lo desee, puede hacer esto en sí mismo y Conmigo en su interior.

No se trata del instrumento, se trata de Mi palabra y del contenido de estas palabras. Probad Mis palabras en vuestro interior. Haceros conscientes de que Yo vivo en cada uno de vosotros.

¡Hablad Conmigo, hablad con Mi Hijo! Mi instrumento puede cumplir de forma anónima esta misión, tal como fue siempre su deseo. Solo por un breve tiempo y para un pequeño grupo se dio el conocimiento sobre su origen.

Pero Yo, vuestro Dios y Padre, la he elevado hacia el mundo espiritual y las personas del Espíritu lo van a hacer de forma similar. Hubo un tiempo en el que Mi instrumento instruyó y enseñó, y muchos sabían sobre ello. Algunos utilizaron agradecidos esta oferta y fueron llevados con ella hacia Mi Realidad Espiritual, en multitud de reconocimientos, en diversos milagros y en Mi gran Plenitud.

Otros la atacaron con todos los medios posibles. Con denuncias y burlas se la humilló y ridiculizó. Intentaron dañar su imagen difundiendo falsas informaciones para hacerla quedar mal. Muy pocos conocen esta historia, sin embargo esos pocos si conocen el camino de dificultades que ella tuvo que seguir. Yo hablo a todos aquellos que creyeron las denominadas difamaciones y acusaciones, y que con ello dan apoyo a esas maquinaciones e intrigas.

Ella perdonó a todos con su actitud de misericordia, y su dolor se elevó hacia los Cielos. Ella fue transportada con alas del águila hacia los planos de las almas y del Espíritu. Desde allí sigue ofreciendo su servicio por amor a Dios y al prójimo. Ella transmite Mi palabra a la humanidad y a los hombres de buena voluntad. Yo soy su Fuente desde la que ella sigue creando. Su recipiente ha sido purificado, ennoblecido y forjado en el fuego de la dureza, la frialdad y la falta de misericordia. Ella ha cumplido y consumado el «Padre, perdónales, pues ellos no saben lo que hacen.»

En este proceso se la dio forma para ser Mi instrumento. Muchos han conocido a Mi instrumento, otros la han reconocido y tienen la alegría de ese conocimiento y reconocimiento. Para otros les resultaba Mi instrumento demasiado simple, pues quizás esperaban algo más espectacular y la apariencia del ser famoso. Mis instrumentos son sencillos y humildes. Ellos saben, que todo lo bueno viene de Dios y están agradecidos de poderme servir a Mí.

Así, no preguntéis sobre el instrumento o los instrumentos. Encontradme a Mí en vosotros, pues nos encontramos en la Época del Espíritu. A todos aquellos, que conocen o anhelan Mi Espíritu, se les dice: ¡Yo, vuestro Dios y Padre, elevo de forma poderosa Mi Palabra y Mi voz! Sin ataduras a un grupo, una religión o una secta. Yo os llamo a todos hacia la libertad del Espíritu que vive en vosotros. Comprobad Mis palabras, comprobad el Espíritu y si ese os motiva, empezad a hablar Conmigo en vuestro interior. Y escuchad. Pues Yo os quiero dar respuestas, en las situaciones de vuestra vida, en el aislamiento y también en el estrés. Yo soy vuestro Dios y Yo encuentro el camino hacia vosotros, si eso lo queréis y lo deseáis. Vuestro mundo es ruidoso y aquel que entre en el silencio, ese va a escuchar Mis palabras. Por eso utilizo Mis dos instrumentos que Yo he preparado.

EL TERCER TIEMPO

 

«Yo, vuestro Dios y Padre celestial, elevo de nuevo Mi palabra en el tercer Tiempo a través de canales ennoblecidos y purificados, a través de mensajes en el tercer Tiempo, en el idioma de espíritu a espíritu, en el que Cristo conduce a sus seguidores.»