¿Cuál es vuestra necesidad?

Mensaje Mundial – 22. Marzo 2020

Con motivo de la situación actual son muchos los que empiezan a dirigir la palabra hacia Mí. Me piden que les proteja, me piden protección y salud para sus familias.

Ahora es la época en la que el ser humano debería comprender, que no soy Yo el que tengo todo en Mi mano. ¡Si no que es el hombre mismo! Pues él ha preferido y decidido el vivir según su propia voluntad, en vez de ser determinado por Dios.

Como Padre Amoroso permití a Mis hijos su deseo – con un peso en Mi corazón – pues Yo sabía lo que eso significaría para ellos. Es el peso en el corazón que conoce cada padre o madre cuando el hijo abandona el hogar familiar. El hijo debería aprender por sí mismo de las situaciones y hacer sus propias experiencias. Esto le ayuda a alcanzar la mayoría de edad, que es una parte del volverse adulto.

Con motivo de la situación en la que os encontráis, una posibilidad sería, pedir a vuestro Padre que esté a vuestro lado para ayudaros y aliviar así las pruebas que os pone la vida. ¡La otra posibilidad sería, aprender a preguntarse, qué significa la situación actual para vosotros! Sed sinceros con vosotros mismos y preguntaros: ¿con qué problemas estáis confrontados?

¿cuál es vuestra necesidad?

Para comprender el mensaje de la situación vivida ayuda primero, el hacer la experiencia.

Pero precisamente este paso resulta difícil para la mayoría de vosotros, si, cada vez más difícil.

Os habéis convertido en especialistas de reprimir, encontrar excusas y tapar: no dejáis que os toque y os ponéis por encima. Así superáis la vida y opináis, tener todo bajo control. Igual como vuestros adolescentes, que opinan haber comprendido la vida. ¡Las experiencias corrigen la visión personal del mundo, si uno está obligado a ello! En los adultos juega un gran papel, al igual que con los adolescentes, la sobrevaloración para unos, así como la minusvaloración para otros. Con frecuencia os valoráis de forma equivocada. En realidad, la primera pregunta que os deberíais hacer durante vuestras oraciones sería: ¿dónde está tu necesidad? Únicamente se puede reconocer aquel, que aprende a reconocer lo que se esconde detrás de sus oraciones.

Experimentarse y reconocerse a sí mismo pertenece al proceso de volverse adulto. A la autodeterminación pertenece el reconocer el paso de aprendizaje en la dificultad y en la ignorancia.Por esto, dejaros conducir en la solución y reconocimiento con la pregunta: ¿por qué estas tu, oh hombre, en tu necesidad?

¡El que comprende, qué necesidad tiene y porqué la tiene que cargar, ese no Me suplicará nada más, ni Me pedirá gracia! Ese ha madurado por sí mismo y aprende a liberarse de la necesidad.

Y así en este camino experimenta Mi ayuda y apoyo. La tercera Época, visto desde el punto de vista espiritual, es la época en la que Mis niños alcanzan la mayoría de edad y crecen para convertirse en hijos e hijas. ¡Las experiencias duras hasta el límite nos conducen inevitablemente hacia la madurez! ¡El poner límites en esta fase no lo hacen los padres, sino la vida que nos quiere enseñar algo, según el propio plan del alma y de la vida!

EL TERCER TIEMPO

 

«Yo, vuestro Dios y Padre celestial, elevo de nuevo Mi palabra en el tercer Tiempo a través de canales ennoblecidos y purificados, a través de mensajes en el tercer Tiempo, en el idioma de espíritu a espíritu, en el que Cristo conduce a sus seguidores.»