La llave

Escuela del Espíritu – 29.08.2021

Captad, tal como es en el interior, así es en el exterior, tal como es en el microcosmos, así es en el macrocosmos. Así es en vuestro interior, y ese está estructurado en tres niveles: Existe el subconsciente de las sensaciones, ellas se convierten en emociones, en pensamientos y en actos. Los actos corresponden a la materia y son la parte que está más conectada con la materia. Los pensamientos y las sensaciones pertenecen y corresponden a la consciencia del alma.

Aprended a entender y comprended cómo todo está estructurado: Tal como en lo grande, así es en lo pequeño, pues lo grande surge de lo pequeño. Tal como es en el interior, así es en el exterior, pues lo externo surge desde lo interno. Aprended a comprender y captad cómo se ha construido vuestra materia y vuestro mundo: En el Ser puro solo existe el Ser, la unidad, la totalidad. En el transcurso del desarrollo se creó cada vez más el individuo, el ser humano construyo en sí mismo una estructura individual de sensaciones. Cuanto más se alejaban los seres de su destino original y de su hogar original, tanto más se condensaban estas sensaciones, se convertían en emociones, pensamientos y se condensaban cada vez más, hasta llegar a los actos. Comprended la estructura: El mundo más interno de sensaciones refleja la estructura interna y la mentalidad del individuo, corresponde a la mentalidad y a los talentos, refleja la tarea y la consciencia. Por lo tanto, el mundo de las sensaciones está directamente vinculado con el ser espiritual más interno, con el origen. Las sensaciones se encuentran en el subconsciente profundo, el ser humano tiene que esforzarse mucho y solo puede alcanzar este nivel a través de concentración intensiva. La mayoría de las veces se mueve al otro lado del borde del espejo, en el ámbito del juzgar y de las valoraciones. Esto comienza con las sensaciones en las que él ya percibe en forma concentrada sus sensaciones y las empareja con la estructura de su memoria, recuerdos y todo lo que ha vivido. Por lo tanto, las sensaciones ya han sido moldeadas y evaluadas por el individuo y no son libres. En un transcurso posterior se mezclan los pensamientos y actos que corresponden a la cada vez más condensada materia.

Si os hacéis conscientes de esto y sois capaces de comprenderlo, entonces os daréis cuenta de una cosa: El Principio Divino no hace ninguna valoración, no juzga, no divide entre blanco y negro, sino que todo es constructivo y sirve para el desarrollo y la evolución. El que valora el borde del espejo, divide entre bueno y malo, blanco y negro, construcción y destrucción. Comprended y captad lo que esto significa: Al igual que con una pieza musical, en vuestras manos está lo que dejáis que se intensifique en vosotros, las sensaciones a las que dais fuerza, los pensamientos que asociáis y dejáis que se conviertan en palabras, o los fragmentos de pensamientos que ignoráis y dejáis que reduzcan su intensidad. Esta dirección interna funciona en su mayor parte de forma inconsciente, pero ese control sería la llave para la propia comprensión, pues muestra lo que es fortalecido y lo que es debilitado, ya que esto corresponde al nivel de valoración y a la consciencia de la persona. Comprended y captad lo importante que es comprenderse a uno mismo, pues solo aquel que realmente se ha comprendido a sí mismo, ese podrá cambiar de manera duradera. Solo aquel que trabaje su subconsciente y se dé cuenta de cómo enjuicia y lo que juzga, en sí mismo, con los demás y el porqué, ese podrá cambiar el exterior de manera duradera, lo que tendrá un efecto en su entorno y en su medio ambiente.

La revolución del cristianismo comienza en el núcleo más profundo del ser humano, de cada individuo, y todos los que se esfuerzan seriamente para cambiar esto en sí mismos forman parte de un movimiento que arrollará esta Tierra, pues el tiempo del planeta Tierra está contado; vosotros diríais, el mundo se encuentra en llamas. Y si conectáis vuestros televisores, podréis verlo; si escucháis a vuestros semejantes, podréis escucharlo; si estáis atentos y no os distraéis, entonces también podréis sentirlo en vosotros. La cantidad de sufrimiento que se tiene que soportar y la duración, eso lo determina la persona misma. Su planeta gira en su entorno, así como el indivíduo gira y gira alrededor de sí mismo, ronda tras ronda.

Cristo es el Redentor y el interruptor en el ciclo eterno. Su Fuerza Redentora ha sido dada en cada uno como línea de guía, de ayuda y fortalecimiento, pues Él ha vencido la destrucción y la ha reconstruido en construcción, la ha transformado con Su perdón en la cruz, en la que Él cargó con todo. Oh entended, esta es la llave del portal de la vida. Y la tarea es, imitarle a Él – ni más ni menos.

ESCUELA DEL ESPÍRITU

 

«En la gran serie escuela de enseñanza que acaba de iniciarse se enseña y se dan instrucciones de nuevo a todos los seres humanos y almas que estén dispuestos y preparados, anhelantes y esperanzados para que encuentren el conocimiento de la verdad.»