Como una roca frente a las olas

Mensaje Mundial – 22.07.2021

¡Reconoce y capta cristiandad, en qué tiempo de cambio te encuentras! ¡Reconoce la diversidad en la que te encuentras! No dije Yo a los que construían sus casas sobre arena: El que cumple estas palabras Mías, ese es un hombre sabio que construye su casa sobre la roca. Oh ved, las numerosas casas construidas sobre arena significan las actitudes y relaciones que no soportaron cuando llegaron las pruebas, eran solo buenos propósitos y se dijeron demasiadas palabras bonitas. Muchas enseñanzas y muchas palabras han sido misionadas, difundidas, transmitidas, honradas, elogiadas y glorificadas, pero comprended, oh comprended: Ahora os encontráis en la tormenta y Yo os pregunto: ¿Soportarán las palabras? ¿Soportará vuestra casa? ¿Fue construida sobre roca sólida o la construisteis sobre arena? Preguntaos, comprended el tiempo de prueba y ved la encrucijada en la que os encontráis.

En vista de las muchas ideas y opiniones que predominan sobre la situación mundial actual, Yo os pregunto: ¿Dejáis que ellas os separen? ¿Dejáis que ellas os desunan? ¿O habéis entendido que Mi Ley está por encima de todo y que Mi Ley es válida? La Ley que cuando es vivida es un estado – el estado de unidad.

Oh comprended, recapacitad y recordad el origen, vosotros provenís de un Espíritu, de un Ser, del cual Yo Soy, la Unidad Total, la Ley Absoluta, el Amor Absoluto, la Corriente Original, el Dios-Padre-Madre en el Principio existente desde el comienzo hasta el final, que fue y será. Ved, cada vez más se ha alejado de esto, se ha salido de esta unidad, y en más y más unidades de la caída, por así decirlo en etapas, se construyeron en la creación contraria los ámbitos de las almas, los niveles de purificación y también el mundo material. Por lo tanto la creación contraria no es otra cosa que la separación completa de la unidad del gran Yo Soy en el fraccionamiento más pequeño, el yo humano. Así comprended y aprended a captar por qué hay tantas opiniones distintas sobre muchos temas en vuestro mundo actual y la situación mundial, el espíritu de la época os marca el ritmo y dicta las reglas, os dicta lo que es la tolerancia correcta y la incorrecta, dicta lo que se permite y lo que no, dicta lo que está bien y lo que está mal, opina poder discernir entre la mentira y la verdad, distinguir entre la tolerancia y la intolerancia. Y a través de la necesidad de contacto, el yo humano cede ante las masas y sigue las tendencias del espíritu de la época.

Y luego están los que opinan conocer la verdad, que creen saberlo mejor y no siguen a las masas, pues creen seguir la verdad al poner todo patas arriba y decir que la verdad es la mentira y la mentira es la verdad.

Así vosotros os encontráis entre los frentes, en un absoluto caos, y si lo miráis más de cerca y elimináis el contenido, encontraréis una estructura de base en todas esas opiniones y valores imaginarios que significa: ¡Separa, separa, separa!

Comprended con que principio se construye esto: No se trata de tolerancia o no tolerancia, no se trata de verdad o mentira, no se trata de destapar el engaño: Seguid reflexionando, pues todo esto es solo el primer nivel y sirve para despistar, para mantener bajo control y tener ocupados a los que quieren ver más y seguir adelante. Son los campos de juego del primer nivel que os han atraído demasiado bajo su hechizo y en los que os quedáis atascados en „el golpea y da puñaladas“ del mundo y de la materia, para querer tener la razón y dominar.

Oh, aprended a comprender, pues si os quedáis atascados en ello, entonces os quedáis atascados en el siguiente peldaño, la siguiente rueda, en la que nuevamente dais agua a los molinos del «separa, separa, separa.» Comprended que solo existen dos principios, «une y construye» o «divide y destruye».

Entended vosotros cristianos, oh comprended lo que sucede: Es el tiempo en el que, como en la Torre de Babel, se desea alcanzar el punto más alto y al mismo tiempo los seres humanos se comprenden cada vez menos entre sí. Si aceptan y acogen lo que les dicta el espíritu de la época entonces habrá mucha separación entre ellos. Es como un veneno que se mezcla entre vosotros.

La ciencia se habrá superado mañana a sí misma, la medicina se habrá superado mañana a sí misma, la política y la economía tendrán que realinearse, porque es el momento en el que lo antiguo pasa y los sistemas anticuados ya no funcionan. Pues quien aprende a construir sobre Mí, no en el sentido de las palabras, sino en el sentido del actuar cotidiano, en la comunicación diaria, en lo más pequeño y en las cosas pequeñas permanece en lo positivo, buscando la solución y dejando atrás los problemas; ese busca lo positivo, la unidad en la separación, la felicidad en la infelicidad; trae la paz en la desavenencia y la pelea, trae la calma en la agitación, da bondad y la antepone ante el querer tener la razón, pone el querer ayudar ante la preocupación; ese ve a su hermano, a su hermana en cada persona que tiene ante sí; ese se une con su prójimo, su vecino, sus compañeros de trabajo y con su entorno. Su «yo» se convierte en un «nosotros» y crece gradualmente con cada paso, con cada vinculación que hace en su interior. Y se sentirá responsable por su entorno, por su lugar de trabajo, por su prójimo y por su pueblo. Se percibirá a sí mismo como parte de un todo y se sentirá elevado en esa sensación, pues en la actitud de unidad, no se separa; no importa cómo le traten, no importa la injusticia que experimente, no importa la falta de bondad que le suceda, no importa lo que le pase. Él se convertirá para la gente como una roca frente a las olas, ya que permanece firme en la tormenta. Es el que construyó su casa sobre Mi roca. Él aprende a cargar y a soportar. Y así se convierte en co-portador de la Creación en el Ser Eterno, desde el principio hasta el final y desde el final hasta el principio. Pues cuando un arco se encuentra con el otro arco, entonces se cierra el círculo en Mí y en todo lo que está Conmigo, de eternidad a eternidad.

EL TERCER TIEMPO

 

«Yo, vuestro Dios y Padre celestial, elevo de nuevo Mi palabra en el tercer Tiempo a través de canales ennoblecidos y purificados, a través de mensajes en el tercer Tiempo, en el idioma de espíritu a espíritu, en el que Cristo conduce a sus seguidores.»