Tres cruces

Visión – 22.04.2021

Veía el Gólgota, tres cruces, tres mujeres. Estaba oscuro, silencioso, se sentía amenazador y muy pesado, un gran poder yacía en mi interior. Veía el gran acontecimiento envuelto en una nube negra. Veía a María y cómo si algo pareciera cambiar en ella. Veía como un velo empezaba a disolverse en ella.

En la siguiente imagen estaba Jesús acostado en su regazo, el cuerpo magullado y desfigurado se convirtió en luz, y yo escuché Su voz: «Mira, Yo soy la luz del mundo y el que crea en Mí, ese se convertirá en Mi luz.» Ahora una luz que rotaba en espiral, comenzó a girar y a brillar en el cuerpo muerto de Jesús. La rotación se hizo más rápida y la luz se volvió tan intensa que toda figura y forma se disolvió en ella.

Las tres cruces también cambiaron su fuerza de irradiación y color. La cruz a su izquierda se volvió roja como la sangre, la segunda se convirtió en los colores del arco iris y la tercera en el medio se convirtió en una cruz de rayos de luz. Eclipsaba todo, pero no disolvía las otras dos cruces. La roja es la cruz del dolor, así lo supe en mi interior. La segunda cruz que tenía todos los colores del arco iris era la cruz de la victoria, era el signo de la victoria sobre el pecado, sobre el mal y la muerte. La tercera cruz parecía crecer hacia el Cielo, lo eclipsaba todo, y se había convertido en una enorme cruz de luz. Había sido erigida como signo de la victoria en todos los ámbitos vinculados, como cruz de esperanza y debía recordar a todos a Cristo, la luz del mundo.

«Este es el Nuevo Camino de Mi Pasión. Este camino de la cruz – vía crucis – muestra la superación, muestra las victorias sobre todo mal y sobre todo lo malo. Muestra la libertad que reside en la responsabilidad de uno mismo, y muestra la unidad a la que volverán aquellos que permanezcan fieles a Mi lado y sean capaces de poner su voluntad propia en la Voluntad de Dios. Estos son los hijos e hijas pródigos que regresan a la Casa del Padre. Cada alma lleva Mi luz en su alma, pues Yo he compartido Mi luz para todos los que viven lejos de Dios, para todos los que me buscan y para todos los que me han encontrado a Mí. Llevad esta imagen a la humanidad, se abrirá a todos aquellos que sepan leer estas palabras e imágenes.»

 

VISIONES EN EL NUEVO TIEMPO

 

«Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán, vuestros ancianos tendrán sueños, vuestros jóvenes verán visiones. Y aun sobre los siervos y las siervas derramaré Yo mi Espíritu en esos días.»