Serie de escuelas de enseñanza

Visión – 11.02.2021

Veo de nuevo el gran centro de formación, que se encuentra fuera del tiempo y del espacio. Veo a muchas almas humanas y almas de los mundos espirituales, todas entraban en el enorme auditorio que ya se me había mostrado una vez. Solo que esta vez todo me pareció todavía más grande y magnífico. En la sala tenían lugar conversaciones joviales, una armonía muy agradable, las almas brillaban en diferentes intensidades de luz. A aquellos cuya luz todavía brillaba poco se les indicaba los primeros asientos de delante. «Es al revés como en la Tierra», pensé. La luz de las almas brillaba en la zona del corazón, en algunas de forma intensa, en otras no tanto. Nadie empujaba, nadie se retraía ni titubeaba, todo se daba por entendido y cada alma tomaba su lugar. Los asientos se llenaron y yo no sabía todavía lo que iba a suceder aquí. Las almas que ocupaban los puestos de más atrás eran seres espirituales que ya habían alcanzado un elevado grado de resplandor. Su corazón y su frente eran como espirales de luz pulsantes. «Por el potencial de luz puedes reconocer el grado de madurez del alma.», escuché la voz a mi lado nuevamente. «Una especie de sistema de iluminación en el que no existe la injusticia. Es así, tal como es.», pensé yo.

Ahora aumentaba la irradiación, todo se volvía cada vez más brillante, y ya no podían ser reconocidas las almas individuales. Una luz muy intensa descendía en medio del auditorio y al cabo de un tiempo reconozco a Cristo. Acompañado de Su dual, el principio femenino a Su lado. «En la gran serie de escuelas de enseñanza que acaba de iniciarse se enseña de nuevo y se dan instrucciones a todos los seres humanos y almas que estén dispuestos y preparados, anhelantes y esperanzados para que encuentren el conocimiento de la verdad.», así me fue explicado.

Parecía como si se hicieran preguntas a Cristo y Él daba respuestas. El ser dual traduce con frecuencia el idioma espiritual al lenguaje cotidiano de los oyentes, especialmente para aquellos que acaban de encarnar o que todavía estan atados a la Tierra. Pues a menudo les resulta difícil comprender lo que se expone. Estos encuentros se desarrollan con una intensidad que cautiva a todos los presentes. Ahí se exponen temas que conmueven a todos, los temas que muchos ya preguntaban a Cristo en sus oraciones y llevaban ante el Padre. Con respuestas, explicaciones y ejemplos, se aclaran y se muestran los caminos que ayudan y conducen hacia el conocimiento.

Ahora comprendo, se trata de la nueva serie de escuelas de enseñanza que Cristo anunció hace unas semanas. Al igual como en aquel entonces María Magdalena, la primera discípula que al lado de Jesús de Nazaret, escuchaba Sus enseñanzas poniéndolas en práctica seriamente para así construir, vivir, y enseñar el cristianismo interno en el sur de Francia. De forma similar sucede nuevamente, ese es el rol que ahora una vez más consigue llevar la enseñanza de Cristo a este mundo, ella trae ahora esa escuela espiritual a la materia, al nivel más bajo y más alejado de Dios.

Como fuente hija ha madurado en su rol, siendo al mismo tiempo traductora e intérprete. Actualmente muchos seres humanos en su vida nocturna durante el sueño están siendo instruidos en el Espíritu, pero no pueden recordarlo en su vida diaria, por eso la fuente hija expresa ahora en palabras el material didáctico de la escuela del Espíritu, dando de nuevo ese material de enseñanza. Todos aquellos que participen con entusiasmo en estas escuelas de enseñanza sentirán en poco tiempo al Espíritu de esta elevada escuela superior. Me fue dada esta visión y así la transmito.

VISIONES EN EL NUEVO TIEMPO

 

«Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán, vuestros ancianos tendrán sueños, vuestros jóvenes verán visiones. Y aun sobre los siervos y las siervas derramaré Yo mi Espíritu en esos días.»