Abandonad el campo de batalla

Mensaje Mundial – 22.04.2021

Oh, aprended a ver, oh, aprended a comprender: Vosotros os encontráis en la escuela del espíritu contrario en vosotros, al que no conocéis ni reconocéis. Vuelve a surgir la pregunta: «¿Quién habla en vosotros?» ¿Conocéis la voz fuerte del ego insaciable que hace exigencias de justicia y de libertad sin haber alcanzado la libertad en sí mismo? ¿Quién se reconoce en la escuela de enseñanza del adversario, de la creación contraria, que ha invertido las leyes divinas? ¿Quién reconoce esto? ¿Quién ve y entiende esto?

¿Es vuestra ayuda una verdadera ayuda o atáis a vuestros prójimos con ella? ¿Quién y qué os influye? ¿Y por quién os dejáis influenciar? ¿Quién separa? ¿Quién os hace creer que lo bueno es malo y lo malo es bueno? ¿Quién os ata? ¿Qué opinión, qué verdad acogéis en vosotros? ¿Quién os nubla, quién quiere influenciaros y manipularos? ¿Quién os quiere influenciar, si, y finalmente poseer? Vosotros habláis mucho, pero no entendéis. Vosotros escucháis a muchos, pero no os dais cuenta de cómo se desea alcanzar con el hechizo a aquellos que ya se encuentran en el camino correcto. Ellos se ven envueltos en discusiones, son bombardeados con números y forzados a ir al campo de batalla. Una vez allí, a menudo pierden su honor, dignidad, credibilidad, su energía y fuerza en esa lucha. Oh ved con qué rapidez los que piensan de forma diferente son declarados adversarios y convertidos en enemigos. ¡Vedlo, está sucediendo ante vuestros ojos! ¿Dónde te encuentras tú? ¿De qué lado estás tú? ¿Con quién estás de acuerdo? ¿Quién está equivocado según tu punto de vista? ¿Qué energía apoyas y qué caminos sigues tú? Hay dos lados, pero se trata de combinar esos dos lados en uno, en una gran totalidad. Este es Mi camino, el que dirijo Yo, Cristo, el que fue Jesús.

Dejad de separar y reconoced, vosotros, los que deseáis ser Mis discípulos, reconoced con qué frecuencia todavía sucede eso en vosotros. Yo, Cristo, os he enseñado el amor al prójimo, en aquel entonces y en la actualidad, pero ¡Qué poco habéis entendido al respecto! Empujáis a vuestro prójimo a la arena, pensando tener que convencerlo y luchar contra él, pero Yo os pido: ¡Abandonad el campo de batalla, no luchéis tampoco con vuestra lengua! Vosotros os lastimáis mutuamente y las heridas causadas por la lengua son difíciles de sanar. Y si reconocéis las debilidades de vuestro prójimo, Yo os pido que tengáis piedad y compasión por ellos, sí Yo os pido que tengáis misericordia. ¿Qué sabéis vosotros? No sabéis nada, no reconocéis las implicaciones y vínculos en los que todavía estáis enredados. ¡Así que dejad de acusar y de dar las culpas a otros, o de querer embellecer Mis palabras! Yo necesito seguidores que se mantengan firmes en la tormenta, que estén a Mi lado y crean en Mí. Aunque no podáis entender todo lo que está sucediendo, vosotros podéis creer que os encontráis bajo la conducción del Padre; Él desea elevaros como Sus hijos e hijas; y de ninguna forma estáis atados por estas palabras, pues la verdad habla palabras claras y la misericordia siempre es capaz de reconocerlas como gracia y bondad.

EL TERCER TIEMPO

 

«Yo, vuestro Dios y Padre celestial, elevo de nuevo Mi palabra en el tercer Tiempo a través de canales ennoblecidos y purificados, a través de mensajes en el tercer Tiempo, en el idioma de espíritu a espíritu, en el que Cristo conduce a sus seguidores.»