Decide tú por tí mismo

22. ABRIL 2021

Tenéis miedo de ser manipulados por una vacuna y Yo, Cristo, os pregunto: ¿No sabéis que ya desde hace mucho tiempo estáis siendo influenciados, manipulados y convertidos en dependientes? Vuestro pasado os marca y caracteriza: ¡Juramentos, votos y promesas de todo tipo os hacen esclavos de vosotros mismos! Además, os encontráis bajo una enorme avalancha de información que durante mucho tiempo os ha hechizado y manipulado en su dirección. Cuanto más os orientéis en una dirección, tanto más seréis manipulados por ese lado al que os orientáis. Y así la humanidad fue y está siendo conducida hacia una dependencia total. Es importante reconocerlo y salir de esa dependencia. Y además existe el lado de la luz en el que las fuerzas contrarias han sabido como infiltrarse. Así que preguntaos en serio: ¿Cuál es la motivación detrás de vuestra opinión? ¿Es la libertad interna por la que habéis luchado y alcanzado con las victorias sobre el pecado, o es vuestra pecaminosidad la que surge y exige reconocimiento? ¿Estáis listos para vivir en el Espíritu del Padre, con profunda confianza en Su justicia, en Su sabia conducción y considerando vuestro propio plan del alma, por el cual os habéis decidido? ¿Estáis atentos y tenéis en cuenta con qué energías ilumináis o contamináis vuestro entorno? Y si con corazón sincero tenéis que admitir que no conocéis la verdad y no podéis comprenderla, ¡Admitidlo! ¡No os dirijáis a vuestro prójimo, permaneced en vosotros y entrad en vuestro interior! ¿Por qué acudís una y otra vez hacia mediadores? ¿Por qué todavía necesitáis eso? ¿Vosotros, hace mucho tiempo también pudisteis experimentar Mi conducción en vuestra verdad? ¿Por qué son necesarias Mis palabras serias? Vosotros, los que sois descendientes de Abraham: ¿Dónde está vuestra fe y vuestra fidelidad de creencia? ¿Dónde está vuestra valiente obediencia? ¿Dónde está vuestra confianza inquebrantable? No os gusta escuchar las palabras, pero son convenientes y apropiadas. ¡Creedme a Mí, si podéis hacerlo y si lo deseáis!

Decide tú por ti mismo, para tu ser, tal como tú consideres que es correcto según tu opinión.

HOJA DE CALENDARIO

 

«Sabio, sabio el que sabe escuchar Mi voz, la reconoce como tal y la puede aceptar. Bienaventurado, el que reflexiona y es capaz de observar sus obras en Mi luz. Bienaventurado, el que se esfuerza por alcanzar la perfección, todos los días, en cada hora, si, en cada momento.»