Rey de reyes

Mensaje Mundial – 12.05.2019

¿Cuánto tiempo queréis vosotros, seres humanos, seguir caminando por el pantano de causa y efecto? ¿Cuánto tiempo vais a seguir lamentando sobre el dolor y los golpes del destino sin comprender, que solo está descargándose lo que vosotros mismos os habéis cargado? ¿Qué distante está la humanidad de Mí, vuestro Dios y Padre? Girando y girando en la rueda de la reencarnación, vida tras vida, sin conocimiento, sin crecimiento, sin elevación del alma hacia el Espíritu. ¿Cuánto tiempo más queréis vosotros, seres humanos, seguir manteniendo vuestras ataduras, las que creasteis y creáis para sacar vuestro provecho de ellas? ¿Cuánto tiempo más queréis sacrificar a vuestros hijos para vuestros propios conceptos, opiniones y metas? ¡Vuestros hijos no son vuestros hijos! Han sido puestos en vuestras manos con confianza y entregados en vuestra protección y cuidado. Deberíais conducirlos por la vida, enseñarles ética, moral, integridad, rectitud y un buen corazón hacia el prójimo. Pero los veis como vuestra propiedad, solo deseáis lo mejor para ellos, y Yo os pregunto, ¿Qué es lo mejor?

¡Despertad, los ángeles os están llamando, despertad! ¿No escucháis a vuestros acompañantes, los ángeles de la guarda, que desean alcanzaros en vuestra conciencia? ¿No escucháis las trompetas celestiales? Oh sabed, sabed: Yo hago todo lo posible para ayudaros. Pero no escucháis ni veis, sois sordos y ciegos, no queréis aceptar los avisos, aunque ya veis venir el desastre y la catástrofe en el horizonte. Es la amenaza que crece y se acerca día a día, si, hora a hora, que ya ha alcanzado a algunos países. Vosotros seres humanos sabéis que existe una realidad que no queréis ver, pero que trabaja en contra de Mi Vida, en contra de Mi Creación. Es el orden y el reino de las fuerzas contrarias, que no son Mi Orden ni Mi Reino. Las leyes de este mundo no son Mis Leyes. Vuestras reglas y normativas llenan bibliotecas enteras, estas deben ser estudiadas y el pueblo ya no puede cumplirlas tal como está prescrito. Yo os pregunto, ¿Quién ha restringido vuestra vida y vuestra libertad de tal forma que con cada paso que dais estáis en peligro de violar esa ley? ¿Quién dividió la Tierra? ¿Derechos de posesión y títulos de propiedad con el suelo? ¿Quién?
La Tierra es Mi regalo, Mi Creación, un planeta escuela de aprendizaje con todo lo que el ser humano necesita. ¿Qué hizo la humanidad con ella?

Los poderosos de las épocas reclamaron derechos de propiedad haciendo divisiones. Todos aquellos que utilizaron esas leyes para su propio beneficio y lucharon por ellas con la fuerza serán conducidos a la responsabilidad por sus acciones. En el exterior su poder se desmorona y cada vez más se hace visible que su liderazgo ha conducido hacia una rápida decadencia y la cosa no puede seguir así.
Actualmente se buscan febrilmente soluciones en el mundo, en la ciencia y en la investigación. Sin embargo, sus soluciones no ayudarán. Más bien se trata de dar la vuelta en el interior y orientarse hacia la conducción de Mi Hijo Cristo. Los poderosos del mundo deberían inclinar su cabeza y sus rodillas, no frente a otros, tampoco ante los llamados representantes eclesiásticos autoproclamados, ¡Yo nunca los designe! Mis mensajeros son humildes y sencillos. Ellos llevan Mis palabras en este mundo a los hombres y a la humanidad, ya que viven en Mi voluntad divina. Esta es la legitimación que cumplen para ser Mis instrumentos.

¡El Rey de reyes, el Maestro de todos los maestros, el Vencedor de la materia y el Redentor de todos los seres humanos y almas ha regresado de nuevo a la Tierra desde los Cielos, pasando a través de todos los niveles de la caída! La enorme Marcha Triunfal de la Victoria llegó a un pequeño pueblo de Alemania el 1 de junio de 2018, liderada por el arcángel Miguel y su ejército. De la misma forma como Él ascendió hacia los Cielos en aquel entonces, así regresó Él, de vuelta entre aquellos que le podían recibir y acoger. Lo creáis y lo captéis, o no: La Segunda Venida de Mi Hijo, Cristo, ha pasado a la historia, de la misma forma como lo fueron Su nacimiento, Su vida y Su muerte en la cruz. Sin ser reconocido, de forma discreta para los seres humanos y, sin embargo ha sido un acontecimiento cósmico que fue anunciado y acompañado por las lunas rojas.

Tal como vosotros rezáis: Él vendrá a juzgar a los vivos y a los muertos, así ha venido Él, como el ladrón en la noche. Él es el vencedor, Él es camino de salida y la solución para todos, pues Él se sacrificó por la humanidad y preparó el camino de regreso hacia Mi Reino, el Reino de Dios. Desde este punto de vista, surgen nuevas perspectivas y posibilidades para toda la humanidad y para todos. Se requiere equilibrio, los ricos deberían aprender a compartir, a cuidar, a asistir, y a servir a Mi bien común para todos. Los pobres no deberían exigir, sino entrar en la responsabilidad propia. Todo el que haga esto debilitará los efectos que ya han comenzado. El ennoblecimiento y la purificación son necesarios para los seres humanos del planeta Tierra y para las almas en los niveles de las almas.

Los gobiernos del mundo se están armando. ¿Por qué? ¿Por qué se necesitan las armas? Para defendernos, decís vosotros. Yo os pregunto, ¿Qué queréis defender? ¿Vuestro suelo y territorios, vuestras pertenencias y posesiones, vuestros hijos y familias? ¡Nada de eso os pertenece! Todo se os ha dado por un corto espacio de tiempo, no como posesión; sino como un préstamo para aprender vuestras lecciones en la escuela de la vida.
¿No os enseñó Mi Hijo a no luchar con armas? Quien luche contra su hermano con las armas, ese perecerá por las armas. Si, el ser humano tiene muchos argumentos, ¡Pero no tiene ni idea! No sabe y no siente que es esclavo de sí mismo, de sus conceptos y miedos. Ha mejorado Mis Mandamientos, los ha convertido en sus leyes para gobernar y tener el poder, manipulando así Mi escuela de la vida según su buen criterio y tal como siente que es correcto. Causa y efecto es Mi ley de gracia, es el pequeño 1×1 de la vida, la escuela de la vida, pero que aún no ha sido entendido, captado ni vivido. Por eso se vierten como efectos las causas creadas, para aprender a aceptar y a comprender. Tarde o temprano, cada ser humano y cada alma llegará a la comprensión y al reconocimiento. No son otras personas y naciones las que os amenazan, sino que son vuestras propias causas sembradas.

Cristo llama de nuevo en los mundos: ¡Venid a Mí todos los que no saben cómo continuar, los que no ven ninguna solución, todos los que llevan una pesada carga, la que vosotros mismos os habéis cargado! Yo deseo ayudaros, si, Yo os alentaré. ¡No son promesas vacías! Son verdad y realidad para vosotros y para vuestra vida. Creed y seréis ayudados.

EL TERCER TIEMPO

 

«Yo, vuestro Dios y Padre celestial, elevo de nuevo Mi palabra en el tercer Tiempo a través de canales ennoblecidos y purificados, a través de mensajes en el tercer Tiempo, en el idioma de espíritu a espíritu, en el que Cristo conduce a sus seguidores.»