Camino al arco iris

7. MARCHA 2021

Y a medida que en este camino cada vez veáis mejor y os volváis conscientes: ¡Que gran trabajo es el estar a favor y el permanecer en vuestra actitud y comportamiento, sí para encontrarlos y purificarlos! Entonces seréis más atentos, conscientes y respetuosos con vuestro prójimo, que también trae y defiende su actitud y comportamiento. Eso es difícil y es luchado.

Y Yo os digo: El camino no os conducirá a una fortaleza humana, ni a una fortaleza de argumentación y lógica, tampoco a una fortaleza que brilla, reluce y es superior a la apariencia y el esplendor humano.

Lo que se requiere aquí es la fortaleza del alma. Desde el punto de vista humano, esa parece mas bien débil, quizás también ingenua y simple. Pero no os preguntéis cómo funciona, pues eso ya no es importante. No se trata de quedar bien, sino que se trata de defender vuestra actitud y comportamiento.

La fortaleza del alma solo la podrá reconocer aquel que también la haya desarrollado y trabajado en sí mismo. Así os alegraréis mutuamente, os alegraréis por vuestro color y personalidad, por el color y la personalidad de vuestro prójimo, pues en ello se encuentra un enriquecimiento y ya no resulta una amenaza para vosotros. Entonces crecen la comprensión, la alegría, el respeto, la tolerancia, la amabilidad, la atención y la consciencia hacia vosotros mismos y hacia todos los demás. Este es el camino: El camino hacia el arco iris, el camino hacia la unidad conjunta a favor del prójimo, el camino en el estar juntos el uno por el otro.

HOJA DE CALENDARIO

 

«Sabio, sabio el que sabe escuchar Mi voz, la reconoce como tal y la puede aceptar. Bienaventurado, el que reflexiona y es capaz de observar sus obras en Mi luz. Bienaventurado, el que se esfuerza por alcanzar la perfección, todos los días, en cada hora, si, en cada momento.»