Miedo

Diálogo – 11.02.2020

Hermano: «¿Así que ya no debería haber más «correcto» o «falso»?»

Cristo: «Tú lo dices.»

– «¡Eso me confunde!»

– «¿Qué te confunde?»

– «¿En qué puedo confiar entonces?»

– «En ti, totalmente en ti mismo.»

– «¿En mí?»

– «En tu sensación.»

– «Mi sensación me ha llevado con frecuencia en la dirección equivocada.»

– «¿Por qué sucede eso?»

– «No lo sé, es confuso.»

– «Tu sensación no es libre.»

– «¿Por qué no es libre?»

– «Está enturbiada.»

– «¿Enturbiada? ¿Qué quieres decir?»

– «La sensación está sobrecargada de opiniones, conceptos, ideas y conocimientos.»

– «Son mis experiencias.»

– «Es cierto, son tus experiencias, pero impregnan e influyen tus sensaciones.»

– «No hay nada malo en ello. Tengo que confiar en eso.»

– «¡Tú lo ves, eso no es tan fácil!»

– «¿Por qué no es fácil?»

– «Porque tu sensación no está libre.»

– «Entonces probablemente lo mejor será no permitir más sensaciones.»

– «Muchos hermanos hacen eso, pero ese no es el camino.»

– «¿Entonces cuál es el camino?»

– «El camino se crea a través de los pasos que das.»

– «Eso suena como camino estrecho, no se siente agradable.»

– «¿Cómo se siente?»

– «Malo e inseguro.»

– «¿Por qué?»

– «No sé, algo se rebela en contra.»

– «¿Qué se rebela en contra?»

– «Mi sensación.»

– «¿Qué dice?»

– «Dice: No sigas adelante, pues va a ser incómodo.»

– «¿Qué más dice?»

– «¡No te fíes, no te fíes de nadie! ¡Ten cuidado, es una trampa!»

– «¿Qué podría pasar?»

– «Me podría llevar por el camino equivocado, o apartarme del camino.»

– «¿Quién dice eso?»

– «Mi sensación.»

– «¿Por qué dice eso tu sensación?»

– «Porque sé que podría suceder.»

– «¿Por qué lo sabes?»

– «Simplemente lo sé.»

– «¿Por qué lo sabes? ¿Qué piensas tú?»

– «Porque yo hice la experiencia.»

– «En tus sensaciones se han impregnado experiencias.»

– «¿Qué experiencias?»

– «Confiaste y no salió bien.»

– «¡Por eso me advierte mi sensación, y eso es bueno!»

– «Esa grabación antigua te influye en cada decisión.»

– «¡Me advierte!»

– «Ella te quita tu libertad.»

– «Pero la sensación es una parte de mí.»

– «Esa experiencia pertenece al pasado. Siente y mira dentro de ti, también hay imágenes almacenadas en ti.»

– «¡Me siento en peligro, perseguido, sin derechos, huyendo!»

– «Eso está claro, vivimos en la Europa progresista.»

– «Sin embargo, emocionalmente todavía te mueves en la Edad Media.»

– «¡Ahora basta! ¿Cómo sabes Tú dónde me encuentro yo emocionalmente?»

– «Veo el interior de tu cuerpo del alma.»

– «¿Y qué ves?»

– «Diversas vidas.»

– «¿Y qué ves Tú en ellas?»

– «Valentía y humillación, confianza y decepción, duda y miedo.»

– «¡Yo no tengo miedo!»

– «Lo sé, eso es lo que tú opinas.»

– «¿Qué sabes?»

– «En vuestros sistemas el miedo es un signo de debilidad.»

– «Eso también es cierto, uno no debe dejar que el miedo le domine.»

– «Quien reprime su miedo, ese lo controla.»

– «Eso yo no lo veo así.»

– «Se asienta en el subconsciente, y entonces no se le puede ver ni percibir.»

– «¿Opinas Tú que yo he reprimido mi miedo?»

– «Sí, el miedo se encuentra profundamente en vuestro interior y se desarrolla constantemente.»

– «¿Cómo se va a desarrollar más?»

– «El miedo va creciendo y formando nuevas variantes y mutaciones.»

– «¿Y existe alguna forma de escapar?»

– «Enfrentándote a tu miedo.»

– «¿Y cómo funciona eso?»

– «Cuestionándolo. ¿Qué te puede pasar? ¿Qué podría suceder realmente?»

– «¿Y qué me aporta el hacer eso?»

– «Eso debilitará el miedo, pues ya no podrá dominarlo todo.»

– «¿Estás seguro? Eso no se siente así. ¿Ya no me debilitará más?»

– «El cuestionamiento te fortalecerá y te conducirá hacia Mí.»

– «¿A ti, Jesucristo?»

– «Sí, a Mí. Por eso Yo vine a vosotros.»

– «¿Para redimirnos de todo mal?»

– «Sí, para aliviaros del gran dolor que os acompañaba en este camino.»

– «No sé nada de eso.»

– «Tú tampoco querías saberlo.»

– «Tienes razón. Entonces, ¿Estaré libre de miedo en Tu camino?»

– «El miedo disminuirá y la confianza crecerá.»

– «¿Y qué me trae eso?»

– «Una buena sensación. Realmente, realmente, realmente, una buena sensación.»

– «¿Qué sucede si viene el miedo, si el miedo vuelve de nuevo?»

– «Si lo percibes y reconoces como miedo, entonces ya casi lo has conquistado.»

– «¡Peligro reconocido, peligro evitado!»

 

DIÁLOGO

 

«¡Y si hombres de corazón sincero se dirigen hacia Mi para aprender a comprender, así es Mi deseo el ayudar a todos aquellos que deseen participar en esta escuela de enseñanza mundial, en la Academia de Dios. Cuanto mas sinceras sean las preguntas de corazón, tanto más respuestas van a recibir en este camino. Así esta escuela de enseñanza mundial va a unir a todos aquellos que verdaderamente estan en su corazón!»