No os desaniméis

Respuesta – 07.02.2021

Oh, Mis hermanos y hermanas, no os desaniméis cuando lleguéis a vuestro punto más doloroso en la búsqueda en vosotros mismos; quedando profundamente tristes y desesperados, pues veis sinceramente lo que está en vosotros, quien sois, qué sucedió con vosotros, qué os pasó y en qué situación os encontráis.

Oh sabed, si siempre pedís Mi conducción y Mi ayuda, ¿Cómo puedo ayudaros Yo, si creéis tener que ayudaros a vosotros mismos? Entended, vosotros habéis llegado a un punto en este mundo, sí, tuvo que ser alcanzado, el punto del «yo no puedo», «yo no sé cómo» y «yo no soy lo que pensaba que era», «yo no puedo hacer lo que quería hacer».

Es la etapa en la que vosotros os volvéis blandos, libres del autoengaño, del orgullo y de la sobrevaloración. Es el punto al que llegáis, donde es, tal como es. Oh, no os desaniméis ni creáis que sois los rezagados, ¡No es así! Vosotros veis simplemente lo que antes no veíais ni creíais posible. Es la sinceridad con vosotros mismos y la verdad de vuestro ser, lo que os hace llegar al «yo no puedo» y «yo no quiero».

Oh ved y luego id hacia el equilibrio. Ven hacia Mí y di: «Yo no puedo; Tú, Cristo, Tú a través de mí, Me ayudas; sé Tú mi apoyo; sé Tú mi guía». Es el punto donde os aferráis a Mí. Es el punto donde Yo os digo: «Tu culpa ha sido redimida y Yo te libero. Perdónate a ti mismo y a tus deudores». Es el tramo en el que vosotros solo veis una línea de huellas que recorre vuestro camino. No porque Yo no os acompañe, sino porque Yo cargo con vosotros. ¡Aferraos a Mí! Por eso, oh precisamente por eso, ¡Nadie viene al Padre sino por Mí! Pues se necesita la consciencia de la seriedad, la consciencia de la necesidad de la redención, se necesita el «yo no puedo» y el «yo no sé cómo».

Y si lo pedís, Yo llenaré vuestras manos. ¡Creed, confiad y permaneced en vosotros! Permaneced en la unidad Conmigo, con el Padre, que os consuela y desea envolveros en Su amparo y seguridad. Es el camino a través del desierto, en el que a veces os sentís solos y abandonados. Pero sabed, solo es una estación en vuestro camino hacia Mí. ¡Caminad, caminad, atravesadlo y sabed que el dolor en el camino de la fe pertenece al sendero! Pues solo entonces comprendéis el significado de la cruz, que carga con el dolor del mundo. Es capaz de soportar el sufrimiento, lo acepta y se libera de ello, pues existe la redención. Quien comprenda esto, a ese se le abre el camino hacia el cristianismo interno, pues sabe lo que significa la cruz, lo que realmente significa y qué gracia es la redención.

Pertenece al camino, es una estación importante, y os quita el miedo para la siguiente etapa del camino, pues quien ha experimentado la redención, ese se fortalece, se sostiene, se levanta y se libera de las pequeñeces y de lo que le quiere atar a la materia.

¡Oh, levantaos, hermanos y hermanas que estáis caminando por el desierto, aceptad y soltad! ¡Observaos con un corazón sincero sin reprocharse ni desanimarse, y seguid adelante!

RESPUESTAS

 

Las palabras Mías que se hablan en este mundo muestran su efecto en todos aquellos que leen estos mensajes, en aquellos que las sienten. También en aquellos que no quieren aceptar que esta es Mi palabra, y que debe ser dada. Esto no tiene la intención de satisfacer vuestra exigencia humana de pensar y sentir, sino que se trata más bien de conduciros a vuestro interior y transmitiros Mi ayuda y benevolencia.