Se hizo silencio en el cielo

Mensaje Mundial – 28.02.2021

Yo Soy, el que Soy. ¡Yo, el Todo-Uno, vuestro Dios y Padre, alzo Mi Palabra! Yo llamo a los creyentes: ¡El séptimo sello ha sido abierto! El séptimo sello también representa el séptimo día. Es el día de descanso de Dios, así os lo dijeron y así lo digo Yo de nuevo. El séptimo día miré Mi obra de Creación y vi que todo estaba bien. Y ahora en vuestro tiempo actual, Yo miro vuestras obras, vuestro mundo, el que vosotros mismos os habéis creado y os digo: ¡Nada esta bien! Dominan mentira y fraude; perfidia y falsedad; sofisticación y engaño; glotonería y lujuria; Sodoma y Gomorra; violencia y opresión; revolución y rebelión, con muchas, muchísimas víctimas que mueren debido a ello. Vuestra necesidad y miseria continúan en las víctimas, ya que se encarnan de nuevo deseando venganza, deseando haceros tan indefensos como vosotros les hicisteis a ellos.

Yo veo la abundancia de los países ricos, veo la pobreza, el hambre y la necesidad de los pobres. Las naciones ricas explotan a las pobres, se protegen mutuamente y luchan por sus privilegios que han conseguido durante vidas deshonrosas. Luchan por sobrevivir en la pandemia, sobrevivir a toda costa, ¿Es esto la orden del día? ¡Vosotros no sois dueños de la vida ni de la muerte, aunque presumáis con ello! Os situáis por encima de Mí en vuestro engaño al querer cambiar vuestro material genético para que fracase el plan de vuestra alma y así anular Mi Ley de gracia. Estáis yendo demasiado lejos, ¡Basta, ya es suficiente! Y si os hablo de forma seria, eso lo hago Yo como un Padre amoroso. ¡Al hombre le ha sido dado el morir! Haceos conscientes: Vosotros peleáis en una lucha que estáis librando contra Mí. ¡No tenéis que ganarla, no debéis ganarla y no podéis ganarla! Morir pertenece al ser humano, y eso no podrá ser anulado con vuestra ciencia.

Así Yo os hago la pregunta: ¿Cuánta dignidad queréis perder todavía? ¿Hasta dónde queréis llegar en vuestra arrogancia, delirio de grandeza y lucha por el poder? ¿Cuánto tiempo queréis seguir celebrando vuestra supuesta libertad, libertinaje y lujuria, luchar por esos derechos, y legalizar lo que en verdad es vuestra debilidad? ¿Quién fomenta un clima contra los buenos modales, la decencia y la moralidad? ¿Quién manipula Mis Mandamientos hasta que nadie más los conoce? Vuestro mundo no es el Mío. Vuestra verdad no tiene nada que ver con la Mía. ¡Vuestro reino no es Mi Reino! El séptimo sello ha sido abierto y se hace silencio en el Cielo. Yo envié a Mis profetas, envié a Mis ángeles, sí, dejé a Mi Hijo con vosotros, pero ¿Qué hicísteis? No digáis, «No fuimos nosotros.» «No tenemos nada que ver con eso.» Vosotros lo fuisteis en aquel entonces y lo sois ahora en la actualidad. Vosotros le sacrificasteis, vosotros le traicionasteis y vosotros le hicisteis desaparecer. ¿Qué queréis hacer ahora? ¿Qué queréis hacer con Cristo? Su Espíritu ya no se callará, Él hablará como Yo a través de muchas bocas, a través de personas humildes y sencillas que se dejaron preparar, que pudieron ser preparadas a través de una vida de entrega a Dios. Y si os atrevéis a ridiculizarlos y a difundir falsedades sobre ellos, entonces vuestras propias palabras y actos regresarán a vosotros de inmediato y os golpearán. Yo hablo y amonesto con estas palabras Mías serias, dirigiéndome a aquellos que fingen y aparentan trabajar en Mi Nombre. Despertad, el Señor viene, despertad, ¡Él ya está aquí! ¡No cometáis los mismos errores que hace 2000 años ni sigáis de nuevo los mismos caminos! Ved más bien cómo se está cumpliendo lo que fue prometido a la humanidad, ahora, en este tiempo vuestro, ahora, en el silencio de los Cielos. ¡Reflexionad sobre todo, meditad, arrepentíos y enfrentad vuestra culpa! Sabed, os juzgaréis a vosotros mismos y a vuestras obras en Mi presencia. ¡Empezad hoy, y lo que perdonéis, eso os será perdonado! Se hizo silencio en el Cielo, eso también se profetizó. Yo no tengo secretos, pero aun así no queréis escuchar Mis palabras, pues obsesionados seguís actuando en todo lo que os habéis construido. Os gusta criticar y acusar a vuestro prójimo, pero eso solo muestra vuestra consciencia limitada. Aprended, oh aprended a ver, a veros a vosotros mismos, y pedid reconocimiento, sí, pedid ayuda y obtendréis ambas cosas. Yo escucho tus peticiones sinceras, y la ayuda te será dada. Aprende a creer, a creer estas palabras Mías, aprende a ver y a comprender Mi respuesta en tu día.

Yo veo a aquellos que no siguen la ley de vuestro mundo, sino Mi Orden Divino.

Yo veo a aquellos que se encuentran en la injusticia, y hacen obras de justicia.

Yo busco a aquellos que se encuentran en la mentira, y viven la verdad.

Yo veo a aquellos que han superado la separación de su prójimo, y ven al enemigo como a un hermano.

Yo veo a aquellos que reconocen los falsos profetas y falsos líderes, pero han encontrado a Jesús, el Cristo, y le siguen.

Yo veo a aquellos que en el Espíritu de la libertad reconocieron sus aspectos humanos como ilusión y espejismo.

Yo veo a aquellos que pueden afrontar sus miedos con valentía y confianza.

Yo llamo a aquellos que todavía están dormidos para que se levanten de la somnolencia del mundo.

Yo, vuestro Padre bondadoso, hago un llamamiento a los cristianos que resucitan de nuevo en el Espíritu; para que se encuentren en el cuerpo de Cristo; para que se eleven y se hermanen en su interior; para que superen toda separación; para que se reconozcan a sí mismos como hermanos y hermanas; ¡Para llevar en vuestro mundo a Jesucristo, como Redentor y Vencedor! ¡A través de vuestra creencia y con vuestra fe, Cristo tomará el mando sobre la Tierra! Le preparasteis el camino a Él, vosotros, los que sufristeis por Él. Pero Yo os digo, para vosotros ha terminado el tiempo del sufrimiento. Jesucristo se encuentra en la Marcha Triunfal de la Victoria, Él está obrando en todas partes con Su Espíritu, Él actúa en vosotros y a través vuestro. Y antes de que el espíritu del mundo intente seduciros de nuevo bajo su hechizo, Yo os llamo: ¡Permaneced fuertes, permaneced fieles, orientaos hacia el interior! ¡Mirad vuestras obras, mirad vuestros esfuerzos, creced y madurad en la rectitud, la justicia y la verdad! Fortaleceos y llenaos con bondad, misericordia, y descubrid el amor de Dios. Y si tú te sientes tocado, entonces decídete, ponte al lado de Mi Hijo, que recorrió por ti el camino del sufrimiento, y con Su muerte consiguió para ti la verdad y la vida eterna. No se trata de una historia antigua, ni de un sermón piadoso de sacerdotes. Ahora hablo Yo a aquellos que fueron ungidos por Mí, los que cumplen este servicio y esta tarea en Mi Plan. ¡El séptimo sello ha sido abierto, el Cielo está en silencio y espera! El mundo se ha detenido, el reloj mundial se ha parado para todos. Silencio para la Tierra, silencio para los seres humanos, silencio para las almas. Aprovechadlo, pues eso simboliza también el silencio en el Cielo.

Considerad el séptimo día, el séptimo sello, en el cual debéis y podéis ver vuestras obras ante Mi presencia. Y si se os dijo que sería como en el tiempo de Noé, entonces ved, está sucediendo algo similar a la época antes del gran diluvio. Pero Yo os digo: Es mucho peor. Y si tú crees que Mis palabras son exageradas, entonces vas a encontrarte con dolorosos procesos de decepción. Muchos de vosotros todavía estáis atrapados en vuestro espíritu del tiempo. Pero Yo os digo, no se puede servir a dos señores, al espíritu del mundo con sus reglas y al Espíritu de Dios. Mi Espíritu es sencillo, claro, incorruptible, está basado en Mis Mandamientos y en Mi Orden Divino; eso caracteriza a aquellos que los viven. Aquellos que llevan el sello en la frente, aquellos que siguen a Jesucristo, esos llevan el destello de Cristo como un fuego en sí mismos, en su corazón.

Yo hablo el idioma de vuestro mundo, pero también hablo el idioma del Espíritu, que todavía puede parecer extraño para algunos, pero ahora comienza el Tiempo del Espíritu. El Espíritu de Cristo seguirá conduciendo durante este tiempo a todos aquellos que lo deseen y hará de ellos Sus ayudantes. Sabed, todos los que todavía no quieren seguir el camino requerirán y necesitarán vuestra ayuda. Les podréis seguir ayudando cuando estén dispuestos y sean ellos los que pidan ayuda. Sabed, Yo soy el Dios del amor y de la misericordia, y no se rechaza ni se pierde ningún alma, es solo cuestión de tiempo. Aprended, aprended a mirar con Mis ojos bondadosos. Aprended, aprended a no juzgar, sino a ayudar. Aprended, oh aprended, Mis hijos e hijas, los que salieron para conducir de regreso a aquellos que todavía viven en los programas del mundo, en la falta de libertad y en la esclavitud interna de la creación contraria. Yo llamo a Mis ungidos, Yo proclamo el Cristianismo Interno, Yo llamo a las siete familias de Dios para que tomen su puesto en el cuerpo de Cristo. Comprended y captad: La Iglesia del Amor es un organismo que trabaja colaborando en la conducción interna de Mi Hijo y en el gran Plan Divino que se encuentra en Mi Voluntad.

EL TERCER TIEMPO

 

«Yo, vuestro Dios y Padre celestial, elevo de nuevo Mi palabra en el tercer Tiempo a través de canales ennoblecidos y purificados, a través de mensajes en el tercer Tiempo, en el idioma de espíritu a espíritu, en el que Cristo conduce a sus seguidores.»