Reloj de arena

Mensaje Mundial – 29.01.2021

¡Oh, humanidad hazte consciente, hazte consciente de la tarea en la que te encuentras y del sentido que tiene la vida terrenal! Vosotros seres humanos os encontráis en una escuela de enseñanza aprendiendo lección tras lección, aprobando examen tras examen y se os pregunta: ¿Qué tema y qué situaciones fueron una enseñanza? ¿Qué es lo que todavía tenéis pendiente? Aquí empieza cada alma con la materia de enseñanza que ella misma ha elegido; siempre adaptada a las encarnaciones anteriores, a la mentalidad y al nivel en el que se encuentra el alma en su consciencia.

De esto somos conscientes, dicen muchos de vosotros. Pero Yo os pregunto:

¿Es un conocimiento o sois conscientes de ello cada día, en vuestra vida cotidiana, en las pequeñas decisiones en las que se trata de mostrar, cómo aplicáis la materia de enseñanza?

Ved, son las situaciones en las que os decidís, son las situaciones en las que juzgáis y evaluáis, las que crean la siguiente materia de enseñanza y vuestro futuro. Todo lo que diariamente os viene en las pequeñas situaciones, en la mujer que ante vosotros pierde su chal; en vuestros hermanos que necesitan ayuda; en visitas a oficinas gubernamentales que os resultan incómodas; en el circuito de espera del teléfono que os cuesta paciencia; en el trabajo de un técnico que no trabajó satisfactoriamente; en el enfado con una amiga que vierte su frustración en vosotros; en las expectativas de vuestra pareja; en las exigencias de vuestra pareja; en las actitudes de espera de vuestros amigos, hijos, padres; en las miradas de la vecina; cuando alguien os quita el aparcamiento; en la abuelita que os golpea las piernas con el carrito de la compra; en el conductor del vehículo que circula delante de vosotros y conduce demasiado lento; en la herencia injustamente repartida; en el colega que os obliga a hacer su trabajo.

Y la pregunta es, sí, la única pregunta es: ¿Cómo reaccionáis vosotros? ¿Reaccionáis de acuerdo con vuestros conocimientos? ¿Según vuestra conciencia? ¿Quién reacciona en vosotros?

¿Vuestro ser espiritual, que permanece tranquilo y en armonía? ¿O el alma, que con miedo y culpa está atrapada en sus propias presiones y a través de sus gafas lo ve todo muy injusto, o uno tiene la sensación de no poder hacer otra cosa? Son las situaciones que os resultan difíciles, las situaciones que os preocupan, os roban el sueño por la noche, os enojan, os irritan, son las situaciones que os obligan a tener muchas conversaciones, las situaciones que no tienen nada que ver con vosotros, pero os ponen profundamente tristes. Estas situaciones son las situaciones en las que reacciona el alma. En ella se encuentra almacenada la parte inconsciente de vuestro ser y vuestro camino, y eso desea ser resuelto. Es como un nudo, una red enlazada de nudos, que poco a poco quiere ser disuelta. Oh, entended, muchas de las situaciones en vuestra vida cotidiana os presionan y son una ayuda para comprender algo en vosotros mismos, pues estáis atrapados y enredados en un nudo, encadenados a vuestro propio poste del tormento. Un martirio que notáis cuando no podéis dormir, cuando os enojáis, cuando no podéis escapar de una situación, cuando la presión se vuelve demasiado fuerte. ¡Eso quiere ser resuelto! ¡Oh entended, deberíais liberaros y no deberíais ser esclavos de vuestras culpas ni de lo que vosotros mismos habéis grabado! ¡Vosotros sois los redimidos, estáis liberados, pero el liberarse lo tenéis que hacer vosotros mismos! ¡Desear la redención, lo tenéis que hacer vosotros mismos! Entender lo que la lección quiere para vosotros y reconocer vuestro autoengaño, ¡Eso lo tenéis que hacer vosotros mismos!

La tercera posibilidad es que el ser humano reaccione. Durante todo el día reacciona ante situaciones como en un juego de ping pong y devuelve la pelota. Ping pong, ping pong, ping pong. Es un intercambio de golpes y el ser humano reacciona de una determinada forma programada sin cuestionar si es correcto o no, él simplemente reacciona. Dependiendo de la situación, él se retrae, se siente herido, triste, eso le hace estar insatisfecho, y esta insatisfacción la descarga de nuevo contra su prójimo. O reacciona con enojo y devuelve inmediatamente la energía que no quiere, la descarga y la devuelve al que la ha emitido.

La pregunta para vosotros es: ¿Absorbéis la energía negativa? ¿O la enviáis de vuelta?

¿Qué creéis? ¿Cuál es el camino correcto? ¿Acogerla o enviarla de vuelta? Sabed, oh sabed: Si conseguís no acoger la energía negativa, ni enviarla de vuelta, sino que dejáis que suceda, contrarrestando con algo bueno, entonces también sois libres y os habéis liberado de vosotros mismos. Ese está libre de sí mismo y ya no se siente con la obligación de reaccionar ante las situaciones que le presenta su día. Él es. Él está libre y se encuentra por encima de las cosas, ya que las ha superado, y se ha convertido en un maestro de su propio ser.

La vida es una indagación constante y cuando habéis superado y entendido una cosa, la siguiente ya os está esperando ante la puerta. Sí, así es desde la cuna hasta la tumba y más allá de ello. Yo os digo: Quien desee traer luz y ser portador de la verdad en este mundo; quien desee ayudar para el desarrollo; quien desee que la injusticia y el engaño terminen finalmente; y que las cosas al fin se vuelvan mejor, ¡Oh, entonces se os pide precisamente a todos vosotros, que pongáis en práctica eso que deseáis en vuestras vidas! ¡Más que nunca! ¡Día a día! ¡No se trata de cambiar el mundo, ni de cambiar el gran curso de las cosas! ¡Poned en práctica día a día lo que se encuentre en vuestra indagación, superad vuestras lecciones, y Yo os conduciré, sí, podré guiaros hacia lecciones más grandes!

La indagación será cada vez mayor, pues después de haber superado lo vuestro, entonces viene la lucha contra el adversario. El que domina al espíritu contrario en su interior, ese se vuelve libre, y se encuentra frente al oponente finalista, diríais vosotros. Él hará todo lo posible para provocaros, lo exigirá todo y así se convertirá en el mejor maestro que hayáis tenido, el más estricto, el más desafiante, pero cuando hayáis superado esa etapa, oh ved, ¡Entonces habéis entrado en Mi seguimiento y os encontráis realmente en Mi seguimiento! Lo que viene después es la vida, la verdadera vida, en la que os encontráis situados ante la palanca grande, pues también tenéis una palanca más grande. Reflexionad sobre lo que Mi vida ha conseguido durante 2000 años. ¡Así, comprended lo que también cada uno de vosotros podría conseguir! ¡No esperéis a la gran oportunidad, no esperéis a que finalmente algo cambie!

No esperéis a lo que está por venir, ya que vuestro tiempo terrenal transcurre como en el reloj de arena y vuestras decisiones solo son posibles durante un tiempo determinado. Y las oportunidades se están agotando, pues eran indagaciones para probar si estabais preparados. Ved, no es presión, es el transcurso natural de las cosas.

¡Finamente planificado, decididamente ingenioso, desde el verdadero sistema que os guía, desde el plan real que está detrás de todo! Es el plan de vuestro desarrollo, es el plan del Retorno hacia el Hogar y el sistema se llama: Comprende ser humano, comprende, aprende y da tus pasos hacia tu libertad; libre de opiniones, conceptos, ideas, conocimientos, libre de limitaciones; libre de «a favor» o «en contra»; libre de injusticia, pues no la hay; libre de culpa, pues vosotros estáis redimidos; libre de miedo, pues vosotros camináis cogidos de Mi mano y de la del Padre; libres de la esclavitud, pues ya no os dejáis esclavizar, sino que habéis entrado a Mi servicio y os habéis convertido en servidores.

Oh, haceos conscientes de lo que sucede en vuestros días, de lo que veis y oís, de lo que os viene. Es vuestro día, vuestro tiempo, vuestra lección para seguir adelante. Pero con frecuencia veis todo como un obstáculo que os impide hacer lo que realmente queréis, lo que realmente os parece importante.

Una pregunta: ¿Sabéis lo que es importante? ¿Sabéis qué es lo más importante?

Con gusto os respondo Yo: ¡Eso lo sois vosotros! ¡Vuestro ser, el bien más preciado que lleváis en vosotros, una herencia familiar, la más querida de vuestro Padre! ¡Él desea que volváis al Hogar y que encontréis el Hogar! ¡Vuestro desarrollo es lo más importante! No lo son vuestro conocimiento, vuestras teorías, – sino vuestra vida consciente en el día de cada día y el trato con vuestro prójimo.

Y si ahora pensáis tener que enfrentar armoniosamente vuestros días, entonces no habéis entendido de qué se trata. Pues la vida consciente y el indagar no significan hacer todo aparentemente bien, y si entonces opináis que todo debería ser armonioso, eso no va a ser así.

La pregunta es: ¿Qué os mueve? La pregunta es: ¿Por qué os enojáis?

Esa es la indagación y la búsqueda, ahí radican para vosotros el reconocimiento y el conocimiento. No está basado en la imagen de la armonía, que de nuevo es solo un autoengaño y no dura demasiado, pues frecuentemente es solo una apariencia. La verdadera armonía está en el equilibrio, ya que las deudas han sido saldadas, el miedo ha sido contrarrestado con la confianza, pues todo está en equilibrio en la balanza y el contrapeso es el adecuado.

EL TERCER TIEMPO

 

«Yo, vuestro Dios y Padre celestial, elevo de nuevo Mi palabra en el tercer Tiempo a través de canales ennoblecidos y purificados, a través de mensajes en el tercer Tiempo, en el idioma de espíritu a espíritu, en el que Cristo conduce a sus seguidores.»