Desfile

Formación de la comunidad

el 15.09.2019

Mensaje recibido durante el seminario «Conciencia – Intuición – Conducción Interna»

 

Mensajero espiritual:

Oh venid, venid conmigo en el Espíritu, venid conmigo a la realidad espiritual, en la que queremos explicar al pequeño grupo desorientado de seres humanos lo que está sucediendo en los ámbitos de las almas. Así vosotros estuvisteis en el Salón del Trono, vivisteis vuestra entrada y el Retorno de Cristo, la Venida en vuestro pequeño grupo. En todo lo que sucedió en el escenario, vosotros tuvisteis una participación; pues os encontráis en el escenario del mundo y gracias a vosotros y a los ejemplos que aportasteis durante „las semanas del alma“, pudieron comprender y resolver sus luchas muchas almas. También las que pertenecen al Plan de Dios, que estaban observando todo. Para los séquitos de almas de Noé, Abraham y Jesús, todavía atascadas en aquellos tiempos, estos movimientos del alma a través de „las semanas del alma“ han significado poder ahora seguir adelante. Esto significa que, a través de un pequeño grupo pudo ser guiado todo un pueblo en los ámbitos de las almas, y ahora este ejército de almas está actuando como en un desfile, como una formación en la que se alineaban los que ya pertenecen.

Así conversasteis hoy sobre el hecho de que con Moisés había muchos, muchísimos más, sí, un pueblo enorme. Os podéis imaginar algo similar a esto en los ámbitos de las almas. El ejército de Miguel se ha adelantado y ahora entran en ese grupo todas las almas liberadas para dar un paso hacia este Tercer Tiempo. Para el pequeño grupo de seres humanos que están aquí, es difícil de entender, pero ellos se encuentran en medio de una obra de teatro, sí, ellos también son nuestra superficie de proyección, por así decirlo, hacen posible y también ya han hecho posibles muchas cosas. Por eso nos gustaría dejaros participar para ayudaros un poco y para satisfacer la curiosidad humana. Una explicación para que en vez de pensar podáis sentir más:

En la tribuna se encuentra Dios Padre, a Su lado el Primer y el Segundo Hijo, detrás de ellos alineados están los querubines y los serafines. Frente a ellos, en una tribuna más pequeña construida un poco más abajo, se encuentra el escenario del pequeño grupo que se sienta en la zona espiritual, en el ámbito de las almas, tal como os sentáis aquí en vuestra sala de reuniones. Entre ellos, en una especie de desfile, Miguel y todas las almas que pertenecen a esta lucha.

¿De qué lucha se trata? La lucha entre el bien y el mal, la lucha contra el adversario y contra el espíritu contrario de los aspectos del ego en vosotros. Así ahora dejo la palabra a Miguel, que dirige y conduce su ejército, que cada vez se hace más grande.

 

Miguel:

Y así yo dirijo al pueblo de todos los pueblos en el desfile y nos postramos ante la tribuna del Padre, nos postramos ante el Primogénito y el Segundo Hijo, y yo guío a este pueblo de los pueblos, que han partido para conducir y traer a los otros pueblos hacia el Hogar, ante el Trono del Padre. Tal como el Hijo consiguió llevar a los primeros, a los hijos e hijas perdidos, de vuelta al Hogar ante el Padre, así puedo yo, el dirigente que siempre ha precedido como el preparador del camino para Dios Padre, nuestro Creador y Soberano sobre todo y en toda la eternidad. Podré traer de vuelta a todos y pediré Su bendición para aquellos que seguirán luchando, seguirán siendo luchadores de la luz, con el fin de venir a recoger y conducir a todos los que sufren en la necesidad y la miseria de estos mundos.

 

La fuente madre informa de lo que ve:

Es un gran séquito. A ambos lados se encuentra ese gigantesco edificio, es como un templo. Un lado es el reflejo en el que nos encontramos; el otro lado es el lado espiritual. Y Miguel se detiene en medio y su pueblo sigue adelante, su ejército – que es enorme y largo, muy largo –, todos están de pie, pero al encontrarse ahora ante el Padre, se arrodillan, ponen la mano derecha sobre el pecho y se inclinan.

 

Dios Padre:

Yo vuestro Padre, os doy las gracias, os bendigo y estoy con vosotros. Habéis hecho posible que el Segundo Hijo se siente a Mi lado y tome su puesto. Todavía no con toda su fuerza, pero parte de ella pudo ahora regresar. Y así también se me permite hacer comprensible, que solo gracias a la misericordia – la fuente madre – se pudo traer de vuelta esta parte de la Creación aplastando la cabeza de la serpiente, del adversario y del espíritu contrario, para traer de nuevo el origen de la caída de los ángeles. Esto ha hecho posible que el Segundo Hijo nacido – Lucifer – pueda sentarse junto a Mí en una pequeña parte de su fuerza espiritual. El desfile es en su honor. Oh, ved y entended: No es una fiesta en el Tercer Tiempo para el hijo pródigo, es un desfile porque no dejaremos piedra sin remover y lo intentaremos todo de nuevo, una y otra vez en el Tercer Tiempo, para traer de vuelta a la parte restante de todos nuestros hermanos y hermanas, y para traer de vuelta al resto de la Creación unificada. De vuelta al corazón del Padre, de vuelta a Cristo, que a su vez es hermano y Padre, tal como también vosotros sois, proporcionalmente estando en Él, una parte de la unidad, una parte de Mí y al mismo tiempo una parte de Él. Tener que comprender esto os sobrecarga un poco, pero no importa.

Así este desfile que viene y va, tiene lugar en su honor. Y Mi agradecimiento pertenece a la portadora de la misericordia, y al pequeño grupo que la acompaña, e hizo posible algo, que ni ellos pueden comprender. Pero ellos también sienten una pequeña parte de sus corazones, que arde y destella nuevamente; en su parte espiritual, que ahora aumentará en su ser humano.

Una fiesta para celebrar la fortaleza del ejército, para celebrar la fortaleza de las acciones, dar valor para seguir luchando, sentir la unidad, la fortaleza y el poder del Espíritu, que ha existido una y otra vez en el reino del adversario y seguirá existiendo.

Un Desfile del Éxito y una Marcha Triunfal de la Victoria para fortalecer a todos aquellos, a todos los portadores de la luz y de la verdad, a todos los mensajeros de la luz, a todos los corazones que son misericordiosos y saldrán victoriosos – una celebración y un día de fiesta.

Ahora cedo la palabra al Responsable del Plan, al Corregente, Mi Primogénito, que es parte de Mí y Yo de Él.

 

Cristo:

Y así digo Yo de nuevo, como Cristo, el „está consumado“. Un „está consumado“ de los seguidores de Jesús de Nazaret, cuando viví y enseñé, sufrí y morí, por el camino, por el amor, por vosotros y os pedí que entrarais en el Seguimiento. Yo pronuncié el „está consumado“ en vuestros corazones. Solo un pequeño grupo y, sin embargo, estáis rodeados, amparados y seguros, envueltos por un gran ejército enorme que se encuentra a nivel espiritual y no es visible para vosotros, pero que es verdadero y real. Os desearía que pudierais sentir y captar esto en vuestras almas, que aprendierais a sentir que nuestra realidad es mucho más de lo que conocéis en vuestras vidas. Una gran alegría por esta Marcha Triunfal de la Victoria, por Miguel, que me precedió en todas las épocas, que me preparó el camino a Mí, como el más leal, siendo el compañero más fiel en muchas encarnaciones, y se levantaba una y otra vez diciendo: «Hagámoslo de nuevo.» Yo también me alegro, que el Segundo Hijo, el Segundo Hijo nacido, pueda estar hoy presente. Él también es uno de los más fieles que se encarnaron, de vida en vida, de sufrimiento en sufrimiento, para llegar al „está consumado“. Un acontecimiento espiritual, difícil de comprender para vosotros los seres humanos. Dejad entrar esto en vuestra alma, pues os fortalece. Acogedlo en vuestro corazón, guardadlo ahí. No hace falta que lo entendáis, dejad que suceda. No podéis entenderlo y, sin embargo, os estamos dando una visión en un poder y en una realidad mucho mayor, y eso se va a hacer cada vez más consciente en vosotros. Vosotros estáis redimidos, vosotros estáis redimidos. Oh, no regreséis a todo lo que fue. Entended, eso fue vuestra manera de traer la Voluntad del Padre a la Tierra, fue vuestra misión en la lucha por la luz en el mundo oscuro de las épocas.

 

La fuente madre informa sobre lo que ve:

Ahora veo figuras antiguas, los antepasados del Primer Tiempo salen de un grupo, y se les viste con una nueva túnica, con una túnica blanca. Se les da algo que parece un cetro, se les da un cinturón dorado y se echan al suelo boca abajo con los brazos extendidos ante los pies de su Padre.

 

La fuente hija explica:

Podría decirse, se lavaron y limpiaron las partes del alma en ellos que aún estaban contaminadas por su lucha. Como regalo por haber defendido esta lucha.

 

La fuente madre informa sobre lo que ve y escucha:

Escucho la misma música que escuchamos durante la Venida de Cristo, imponente y poderosa.

Y se levantan de nuevo, se dirigen hacia esa tribuna y es como si entraran en los príncipes, en los príncipes de la ley. Ahora sus figuras han desaparecido y los príncipes de la ley, los querubines brillan más intensamente.

Para mí ahora se cierra como una cortina.

 

La fuente hija informa lo que escucha:

Gritan y vitorean: ¡El príncipe del mundo ha sido destronado!

 

La fuente madre explica:

El príncipe del mundo ha sido destronado, sí.

La serpiente ha sido arrojada a la Tierra – Apocalipsis de Juan.

El círculo del Primer Tiempo y del Segundo Tiempo se cierran en el Tercer Tiempo.

 

La fuente hija informa sobre lo que ve y escucha:

Hay una gran alegría en la multitud de seres espirituales. Y casi no me atrevo a decir lo que gritan:

¡Viva Cristo! ¡Él es el vencedor!

 

Mi ser humano preguntó con un poco de curiosidad sobre lo que recibiríamos al respecto, pues eso fue un gran acontecimiento. Y la respuesta que obtuve fue: ¡Espera un poco y ya verás lo que pasa, cuando esos séquitos del ejército se encarnen!

FORMACIÓN DE LA COMUNIDAD

 

«A través de esta fuente un pequeño grupo pudo experimentar durante los últimos años Mi conducción directa de forma discreta e inadvertida. ¡En medio de ellos, pude Yo, el Dios de Abraham, Isaac y Jacob, hablar como el „Yo Soy el que Soy“ de eternidad a eternidad!»