Masterplan

Formación de la comunidad

el 13.09.2019

Mensaje recibido durante el seminario «Conciencia – Intuición – Conducción Interna»

 

Cristo:

Y así también puedo Yo, Cristo, instruiros en una visión general y trasfondos profundos, algo que me gustaría dar sobre lo que se citó y abordó antes. Oh, ved lo que sucede cuando os conectáis de nuevo con la esencia, la esencia del pueblo de Dios: Vosotros sois y seréis una parte del pueblo de Dios, honráis nuevamente lo que Yo enseñé, honráis nuevamente lo que Moisés consiguió en la lucha por la libertad, la libertad externa que se dio al pueblo de Dios.

Cuando se trata de la libertad interna y recordáis la esencia de esta doctrina, – la esencia que es Dios –, entonces os une también con en el gran Plan, con todas las religiones que tengan una conexión con esta ley. ¡Y mirad al mundo, ved a vuestros hermanos que todavía siguen luchando! Mirad a los que permanecen en el Primer Tiempo y Segundo Tiempo, en el golpear y apuñalar del mundo. Vosotros podéis incrementar el magnetismo y hacerlo mayor, si los lleváis a ellos en vosotros: ¡Pues ellos también están conectados con Moisés, están conectados con el pueblo, forman parte de él! Y ellos también se dejarán llevar, se dejarán arrastrar, cuando los 10 Mandamientos empiecen a vivir y a florecer en vosotros, cuando los podáis entender hoy. Por eso es de gran importancia comprender que esos Mandamientos no se encuentran únicamente en la primera y segunda realidad. Es también, tal como vosotros diríais actualmente, un movimiento de ajedrez en el masterplan, que os conecta con todos los cristianos; con todos los que siguen al Dios único, al Dios de Abraham, Isaac y Jacob, y que fueron liberados. Es una conexión a nivel espiritual que entra en la red espiritual.

Todo esto fue una aclaración y una visión del Plan, y nosotros podemos hablar, ya que nos encontramos ahí y estamos, por así decirlo, participando en la arena del gran coliseo.

 

Hermano del Espíritu, Gabriel:

Así, venid conmigo a los Tres Tiempos, ved cómo Moisés subió a la montaña y regresó con los Diez Mandamientos. Posteriormente vino Jesús a la Tierra, ¿Y qué trajo? Trajo el amor a Dios y al prójimo, que deberían ser vividos.

Comprended y captad, eso solo es posible si vivís los 10 Mandamientos. Vuestra orientación hacia los 10 Mandamientos es el fundamento, es la base. Jesús dijo: «Yo no vine para abolir la ley, ni para abolir los Mandamientos. Yo he venido para cumplirlos.» Él nos dio otro mandamiento: El amor a Dios y al prójimo. Y ahora os encontráis, en el Tercer Tiempo. Y eso debería estar en vuestro interior, pues eso es vuestra base; ¡Para entrar en la realidad espiritual necesitáis esa base! De la misma forma vosotros tenéis que recordar eso, pues también vosotros os dejáis seducir por las opiniones e ideas de la denominada época y mundo del progreso, aunque eso no significa progreso, ¡Sino vergüenza ante los ojos del Padre! Mirad a vuestro alrededor y sabréis a qué me refiero. Eso no lo tenéis que tolerar ni soportar. Y cuando la vergüenza entre en vuestro corazón al ver que todo eso es visto como algo normal, algo a lo que ya casi os habéis acostumbrado, entonces está bien así, pues comenzáis a sentir de nuevo, de qué Espíritu sois Sus hijos. Por eso deberíais reconocer los 10 Mandamientos en vuestro interior, reconocerlos como una medida y dejar que cobren vida nuevamente, para que así podáis cumplir realmente el amor a Dios y al prójimo, tal como Jesús os enseñó.

 

Hermano del Espíritu, Rafael:

Para que sea más tangible y comprensible para vosotros, os daré algo que podéis probar, si lo deseáis. Tomad uno de los Mandamientos y preguntaos, ¿Dónde os encontráis? ¿Dónde os encontráis?, sin sentirse culpable, sin hacerse pequeño, se trata solo de una evaluación objetiva. Si hacéis esto, aprenderéis a moveros dentro de las legitimidades espirituales, pues no son conocimientos ni letras, sino que empiezan a vivir en vosotros y empiezan a formar una resonancia en vosotros. Y esa resonancia pertenece junto con la intuición a la conducción interna. Hacia la conducción que el pueblo encontrará en el Tercer Tiempo.

FORMACIÓN DE LA COMUNIDAD

 

«A través de esta fuente un pequeño grupo pudo experimentar durante los últimos años Mi conducción directa de forma discreta e inadvertida. ¡En medio de ellos, pude Yo, el Dios de Abraham, Isaac y Jacob, hablar como el „Yo Soy el que Soy“ de eternidad a eternidad!»