Arrepiéntete y te será perdonado

Formación de la comunidad

el 22.10.2019

Mensaje recibido durante un encuentro del grupo de la comunidad

 

La fuente hija recibió esa noche un mensaje dirigido a la sabiduría y lo comparte con el grupo:

Hermano del Espíritu, Miguel dirigiéndose directamente a la profetisa de la sabiduría:

Así te hablé en el Primer Tiempo a través de Elías, en el Segundo Tiempo a través de Juan el Bautista y te hablo hoy a través de la voz de una mujer que estuvo al lado de Jesús, y que ahora tiene la tarea de dirigirte la palabra en el Tercer Tiempo:

¡Suelta al pueblo que conduces hacia ti, en lugar de hacia el Padre! ¡Destruye las estatuas con las que te ensalzas y con las que te adoran a ti en lugar de a Dios! Comparte con todos lo que se ha dado para todos. Confiesa lo que has hecho, arrepiéntete y te será perdonado, pues mira, esa es la fuente de los miedos y de los síntomas corporales. Así se te ayuda una vez más ante todo el mundo, y con toda la claridad que es necesaria para ayudarte a ti y a todos los que caminan contigo. Pues serás medida con la medida que tu misma te has puesto.

 

El hermano del Espíritu, Miguel habla al grupo:

Oh, ved, reconoced, comprended y captad de qué se trata: Visto espiritualmente se ha puesto en marcha un gran séquito para reunir a todos los que pertenecen al Señor, a los que pertenecen a Su lado. Y así hablé a través de la hermana, le dije lo que ella acaba de transmitir para la sabiduría, acompañada por mí y por Cristo. Montados en caballos blancos, así os lo podéis imaginar, cabalgaron hacia sus lugares de acción. No existen puertas cerradas para el mundo espiritual y para la realidad espiritual. Y así entramos y nos presentamos ante el engaño para llevar este mensaje. Algo de ello pudo captarse en sueños, en especial, las palabras que se leyeron en voz alta. El tiempo es serio. Ya no es posible abusar del nombre del Señor, y el Padre intenta todo lo posible para ayudar, también a ese grupo. Así, Él también se dirigió a ella con su dual y le llevaron un mensaje. El Padre habló de nuevo con amor bondadoso. Pero la voluntad propia y el espíritu contrario eran inmensos. Y en tercer lugar, la hermana que ahora está hablando se dirigió a ella, acompañada de los hermanos del Espíritu, Gabriel y Chamuel, para discutir espiritualmente y pedir al engaño que renuncie a ello y descienda del trono, pues no es conveniente para un ser elevado, dejar que sus seguidores le rindan homenaje.

 

Cristo:

Y por eso no os sorprendáis si intentan destruir o detener a aquellos que se mueven en la gracia del Padre, o en su indignación e ira intentan golpearos a vosotros o a lo que tenéis cariño. Comprended de qué se trata: Es una batalla espiritual y se desea detener a los que son del pueblo del Padre. Ellos deberían luchar a nuestro lado, defender el bien en este mundo, pero están gastando la energía que tienen en el espíritu falso y en el seguimiento equivocado. Los dirigentes estaban invertidos y se orientaban hacia la energía equivocada, por eso se hizo una vez más el intento de ayudar, pues solo sería necesario un paso, solo un reconocimiento y la confesión delante de los seguidores, por todo lo que no está en Mi Espíritu.

 

Hermano del Espíritu, Gabriel:

Y tal como se encuentra en el Apocalipsis de Juan, también vosotros seréis los perseguidos, los que serán golpeados y destruidos. «Con Dios todos los medios son correctos.», así es como piensan, cómo sienten y cómo creen. Pero Jesús de Nazaret, Cristo, os trajo el amor a los enemigos, os dijo lo que significa amar, amor fraternal, amor al prójimo y el llevar el amor a Dios en vosotros.

Así os hemos dado y se nos permitió dar una visión de un acontecimiento espiritual, que no es visible, pero es más real que vuestro mundo humano, en el que creéis estar en casa. Llevadlo en vuestros corazones, aprended a comprender, aprended a captar y sobre todo aprended a distinguir en vosotros: Pues hay dos voces en vuestro pecho, aprended a diferenciarlas entre sí. Entonces podréis aspirar hacia la luz, podréis dejar que la luz en vosotros se haga cada vez más y más grande, para ser portadores de luz en este tiempo oscuro y mundo oscuro.

No toméis a la ligera lo que significa esta lucha de fuerzas en vuestro interior, a vuestro alrededor y en el mundo. Nunca estáis solos, sino que siempre estáis rodeados de ayudantes espirituales, acompañados en vuestra nobleza, conducidos por vuestro ángel de la guarda y en las manos de Cristo. Llevad este conocimiento, que os ha sido dado en vuestro interior. No pertenece a este mundo, el mundo todavía no puede entenderlo. Pero una y otra vez podéis aprender a ver las relaciones y trasfondos más grandes e importantes, aprender a comprenderlos, para así poder captarlos. Este mundo es solo un reflejo, no es la realidad, y por eso lo material no es tan importante. Todavía le dais demasiada importancia a la materia en vuestras vidas. Y por eso se hace que la materia sea pesada para vosotros, para que aprendáis a comprender.

Alegraos en vuestro interior, sí, alegraos de que se os permita aprender a comprender, para no estar más esclavizados por las adversidades de este mundo, sino para levantarte, sí, para resucitar en la nobleza y en el Espíritu, del que provenís, para ayudar a todos a vivir y a experimentar este camino en sí mismos. Cristo es el camino, la verdad y la vida. Ese es y fue vuestro camino, y paso a paso aprendéis a ver de qué se trata.

Y así ya os habréis dado cuenta de que todo lo que sucede es extraordinario, nada es habitual, pues se trata de algo extraordinario, con dimensiones que provocan movimiento en toda la Creación. Y ahora se encuentra en movimiento la Marcha Triunfal de la Victoria, en la que los caballos blancos llevan a los que han tomado la responsabilidad en esta época. Vuestra hermana, la que habla, podría ser reemplazada por su hija, a la que ahora se le permite experimentar y llevar eso junto con Cristo. Y si todavía no comprendéis todo lo que yo os estoy diciendo, guardadlo en vuestros corazones, pues cada vez más veréis y comprenderéis mejor los trasfondos. Así se predijo y así ha sucedido ahora con la esperanza de que todavía se pueda cambiar algo, en las obras, en los sistemas, en vuestros hermanos, en el corazón de sus hermanos y hermanas, sí, en los miembros de vuestra familia. Todos tenemos mucha esperanza, pero la decisión no la tomamos nosotros. Sabed, creed y confiad, llegará el tiempo en el que todos seguirán juntos, seguirán construyendo y seguirán adelante, ¡Todos juntos!

De esta forma se me permitió daros una visión, una breve descripción de las relaciones y trasfondos espirituales, que nadie conoce, excepto vosotros y vuestros hermanos y hermanas espirituales. Así os saludan los hermanos de las estrellas, que han construido un muro protector invisible alrededor del edificio, también os saludan los pequeños seres elementales de la naturaleza, los seres que pueden llegar a un nivel superior de desarrollo con vosotros, pues caminan y aprenden con vosotros. Así se inclinan ante vosotros, vuestros ángeles de la guarda, los querubines y serafines aquí presentes, así como Cristo y el Padre, que están conectados en un único Espíritu, en vuestro Espíritu. Fortaleza y fuerza descienden en vuestros corazones, fortaleza y fuerza para vuestro interior, para vuestra lucha contra lo indigno e impuro del ser humano.

 

Por unos momentos reina el silencio en la sala.

 

Hermano del Espíritu Miguel:

Levantaos, levantaos y elevaos, sí, entrad en la lucha. Pues se trata de, ¡Traer luz a la Tierra, traer luz en los corazones, traer esperanza en los corazones! ¡Oh, levantaos, hermanos y hermanas del Espíritu! Haceos conscientes, de quién sois. Vosotros tenéis la fuerza y el poder de los Cielos en vosotros, todos y cada uno de vosotros. Y así aprended a reconocer la voz que dice algo distinto y os quiere influenciar. Ella os debilita y os hace indefensos, pero no es así. Elevaos en vuestra fortaleza y en vuestra fuerza, en vuestra nobleza del ser espiritual.

 

Fuente madre:

Ahora recibo la indicación de que os diga lo siguiente: Tened cuidado, no caigáis en el estrés, y si os sentís mal, entonces es preferible hacer pausa y dejar de hacer algo. Cuidad vuestro cuerpo y dejaos conducir, pues nos envuelve un ambiente que no es inocente. Pero no tengáis miedo, vosotros estáis con el Señor y Él os protege. Y lo que se emite de negativo, eso recaerá sobre quienes lo emitan. Eso es la ley.

FORMACIÓN DE LA COMUNIDAD

 

«A través de esta fuente un pequeño grupo pudo experimentar durante los últimos años Mi conducción directa de forma discreta e inadvertida. ¡En medio de ellos, pude Yo, el Dios de Abraham, Isaac y Jacob, hablar como el „Yo Soy el que Soy“ de eternidad a eternidad!»