Bosque de espinos

Formación de la comunidad

el 15.09.2019

Mensaje recibido durante el seminario «Conciencia – Intuición – Conducción Interna»

 

Dios Padre:

Vuestra fe hace realidad lo que ningún ojo ha visto. Vuestra fe y la fe de las dos hermanas, la fe de la portadora de la misericordia, desarrollada en las numerosas, muchísimas horas amargas y solitarias, pasando a través del valle de lágrimas, exhortándose a sí misma en el camino a través del bosque de espinos, todo eso ha hecho posible y seguirá haciendo posible lo que vivisteis ayer. Encontrar de nuevo el camino desde la oscuridad hacia la luz presupone una cosa: Creer en lo que no se puede ver. Creer en lo que a veces no se puede entender, pues la mente humana no basta. Y sin embargo, muchos de vosotros han sentido imágenes, una emoción, una intuición, una premonición y una elevación.

Cuanto más os permitáis creer en vosotros mismos, tanto más se os podrá dar. Un principio muy simple y, sin embargo un secreto que uno puede y debe comprender, y llegará a conocer. Vuestra fe también os llevará a través del bosque de espinos. Ya ha sido trazado un sendero, entonces será más fácil para vosotros. Pero nadie puede quitaros aclarar y ordenar en vuestro corazón lo que pueda ser un obstáculo para la creencia y la fe. Vosotros experimentáis en la orientación hacia Mi hijo y hacia Mí, que el sufrimiento se comparte, que la palabra de amor vive en vosotros, os lleva, os llena y desea colmaros.

Un domingo, una reunión festiva, que sigue todavía, pero ahora sin desfile y sin embargo reunidos. Concluyamos esta hora, esta festividad, con la finalización de nuestra convivencia.

FORMACIÓN DE LA COMUNIDAD

 

«A través de esta fuente un pequeño grupo pudo experimentar durante los últimos años Mi conducción directa de forma discreta e inadvertida. ¡En medio de ellos, pude Yo, el Dios de Abraham, Isaac y Jacob, hablar como el „Yo Soy el que Soy“ de eternidad a eternidad!»