María, la mujer joven

Diálogo – 30.11.2020

Mujer joven: «Tengo miedo.»

Cristo: «¿De qué?»

– «De lo desconocido.»

– «Todo futuro está velado.»

– «Yo dije, sí.»

– «Tú también podrías haber dicho, no.»

– «Así no lo sentí.»

– «Porque tu elección está unida con tu misión.»

– «¿Y qué sucede si no lo consigo?»

– «¿Qué quieres conseguir?»

– «Honrar al Padre con lo que hago.»

– «¿Es eso lo más importante para ti?»

– «Sí, eso es lo más importante para mí.»

– «¿Y si tu camino te lleva en la deshonra?»

– «¿En la deshonra?»

– «Sí, en la deshonra.»

– «Eso es lo peor que podría pasarme a mí.»

– «¿Tu reputación es importante para ti?»

– «Porque mi hijo debe ser sin tacha, limpio y puro.»

– «¿Eres una santa?»

– «No se trata de mí.»

– «¿De quién se trata entonces?»

– «De ti, Cristo, de Tu camino hacia el Padre, del cristianismo interno.»

– «¿Es eso lo que tú quieres?»

– «Sí, mis obras deben dar gloria a Dios.»

– «¿Y si le honras a Él cuando te encuentras en la deshonra?»

– «¿Cómo puede ser eso?, es difícil de entender.»

– «¿Lo harías tú?»

– «Yo confió que si me sería posible.»

– «Los seres humanos no entenderán tu lealtad a Dios.»

– «¿Y ante Dios?»

– «Él te mira a ti y a tus obras con complacencia.»

– «¿Le traería deshonra a Él?»

– «Visto según los ojos de tu familia, amigos y vecinos, sí.»

– «¿Quién reconocerá la verdad?»

– «Nadie, eso es demasiado para ellos.»

– «Esto requiere valentía y fortaleza interna.»

– «Tú tienes humildad y lealtad.»

– «¿Es eso suficiente? ¿Crees que será suficiente?»

– «Esto se verá.»

– «Si nadie me entiende, me sentiré muy sola.»

– «Como persona, sí, como alma y espíritu nunca estás sola.»

– «¿Quién estará conmigo?»

– «Yo estaré contigo, vengo a ti como niño.»

– «¿Cómo niño?»

– «¿Me acogerás a Mí?»

– «¿Como podría decir que no?»

– «¿Me acompañarás en Mi vida?»

– «Eso es un gran honor para mí.»

– «Tú puedes amarme, sin embargo no debes atarte a Mí.»

– «¿Lo conseguiré?»

– «Todos lo esperamos mucho.»

– «¿Y si os traigo deshonra?»

– «Eso no pasará.»

– «¿Por qué no?»

– «Nosotros vemos con los ojos de misericordia, igual como tú.»

– «¿El Padre también?»

– «Él es la misericordia.»

– «¿Ante Sus ojos no existe ninguna deshonra?»

– «Existe la vergüenza que siente el ser humano que peca.»

– «Como persona, ¿Voy a saber lo que Tú me estás mostrando ahora?»

– «Tu alma lo sabe, y tu ser humano lo intuirá.»

– «¿Qué es lo que Tú hablaste conmigo?»

– «Tu plan de alma, tu rol como persona.»

– «¿El rol de madre?»

– «El rol de la madre misericordiosa, madre Mía, la madre del Hijo de Dios.»

 

DIÁLOGO

 

«¡Y si hombres de corazón sincero se dirigen hacia Mi para aprender a comprender, así es Mi deseo el ayudar a todos aquellos que deseen participar en esta escuela de enseñanza mundial, en la Academia de Dios. Cuanto mas sinceras sean las preguntas de corazón, tanto más respuestas van a recibir en este camino. Así esta escuela de enseñanza mundial va a unir a todos aquellos que verdaderamente estan en su corazón!»