EL MICELIO

Visión – 11.11.2020

Se me mostró una red. Estaba bajo el suelo, tenía muchas, muchísimas ramificaciones. Estas se encontraban interconectados y diseminadas por todo el mundo. Esta red no se podía ver sobre la tierra. Entonces vi cómo una energía comenzaba a fluir en esa red. El corazón humano me vino al pensamiento, mientras late, bombea sangre por todo el sistema cardiovascular.

Existe una red invisible que está interconectada. Conecta a todos y hay una corriente invisible de energía. Si ésta se activa y se le suministran nuevos nutrientes, se alimenta con ello a toda la red, eso me dijeron. Invisiblemente conectado, comienza un crecimiento.

En esta conexión, después de un tiempo, cuando caiga suficiente agua sobre la tierra en forma de lluvia, los hongos crecerán en todas las partes de la tierra, incluso saldrán disparados del suelo. Ayer era invisible, y mañana será visible como un hongo, como fruto del micelio, de la red que crece invisiblemente en la tierra como un sistema propio.

Se me mostró la lluvia, la palabra que es absorbida por aquellos que se colocan bajo una abundancia de palabras, que son dadas y ofrecidas a la tierra como una cálida lluvia de verano.

VISIONES EN EL NUEVO TIEMPO

 

«Y vuestros hijos y vuestras hijas profetizarán, vuestros ancianos tendrán sueños, vuestros jóvenes verán visiones. Y aun sobre los siervos y las siervas derramaré Yo mi Espíritu en esos días.»