CORNETES Y TROMPETAS

30. NOVIEMBRE 2020

El hermano espiritual Gabriel:

Cornetes y trompetas se tocan para anunciar una Nueva Era. Escuchad las fanfarrias, escuchad las palabras de Dios para vuestro tiempo y espacio. Las campanas de vuestras iglesias proclaman esa buena noticia: Oh, ved, una Nueva Tierra y un Nuevo Cielo. Ved como se cumplen las promesas, ved al Salvador y ved la Salvación. Ella viene a través de todos aquellos que se ponen al lado del Príncipe de la Paz, con pasos valientes y poderosos, hacia la Nueva Era del Espíritu. ¡No temáis! ¡Elevaos vosotros, los que fuisteis niños de Dios, elevaos vosotros, los hijos e hijas de Dios! Purificados, probados y atestiguados en la prueba final, vosotros sois los ayudantes rescatadores que vais a ser la salvación para los seres humanos. Estáis construyendo juntos los puentes de confianza que habéis construido en vosotros mismos. Ahora estáis construyendo para vuestros hermanos y hermanas, para todos aquellos que todavía os niegan con la cabeza, se burlan de vosotros y no pueden ni quieren creer. ¡Entrad en la fuerza, el poder y la gloria que os han sido dados, bajo la protección y el escudo de la fe y de la confianza! Equipados con la fuerza de Dios que se da a todos por igual, para cumplir y realizar la conducción del Retorno hacia el Hogar. ¡Esta fuerza se activa solo para esta tarea, y no es, ni servirá para propósitos personales! Habrá paz en la Nueva Era. En la Nueva Era la creación contraria ya no puede alcanzaros, pues quien ha entrado en el Reino de la Paz, ese ha vencido a los gigantes y sus sistemas, ha desenmascarado el engaño y ha aplastado las cabezas de la serpiente. Escuchad, suenan las fanfarrias, al igual que los cornetes y las trompetas. ¡Y para que vosotros seres humanos os deis cuenta de ello, escuchad en las fanfarrias, cornetes y trompetas, y en las campanas de vuestras iglesias, la insistente llamada de vuestro Padre y de Su Hijo! ¡Que exclaman y llaman a todos, anunciando la Nueva Era, en la que la búsqueda de posesión y el interés propio ya no controlará más el pensar y actuar de la humanidad! Pues cada vez más seres humanos en todo el mundo desarrollan la unidad, la amabilidad y el estar juntos, los unos por los otros. Abandonan su desconfianza y aprenden a confiar de nuevo. ¡Y de nuevo los seres humanos vuelven a estar unidos como hermanos y hermanas!

HOJA DE CALENDARIO

 

«Sabio, sabio el que sabe escuchar Mi voz, la reconoce como tal y la puede aceptar. Bienaventurado, el que reflexiona y es capaz de observar sus obras en Mi luz. Bienaventurado, el que se esfuerza por alcanzar la perfección, todos los días, en cada hora, si, en cada momento.»