ORACIÓN

24. NOVIEMBRE 2020

Palabras de Cristo en el Tiempo del Espíritu

Oh vosotros, seguidores, que con vuestras obras hacéis la Voluntad del Padre: Vuestra oración, el Padre Nuestro, rezada por la mañana y por la noche, os ayuda a convertiros vosotros mismos en esa oración. Cuando Mis discípulos me preguntaron: «¿Cómo deberíamos rezar?», Yo les di el Padre Nuestro. Y ahora repito Mi respuesta de aquel entonces y os la digo de nuevo. Yo os dije que esta oración es suficiente. Ahora es el tiempo para cumplir lo que rezáis, ya no se necesitan muchas horas de oración. Ahora es el tiempo del cumplimiento de esta oración que Yo os enseñé. Y si el Padre os llama a Su servicio a través de las campanas de vuestras iglesias, entonces aceptadlas. Elevad vuestros corazones hacia Padre, dadle a Él la gloria y poned vuestra vida a Su servicio cada vez que escuchéis las campanas de las iglesias. Ellas quieren y deben recordaros que vosotros sois Sus hijos e hijas. En verdad, en verdad Yo os digo, ellas suenan y os lo recuerdan por la mañana temprano, al mediodía, a la tarde y antes de la noche. Ellas os llaman para que entréis en el templo interno, para pedir y dar las gracias. En el cumplimiento de la oración os convertiréis en personas diferentes. Os volveréis agradecidos, veréis de nuevo lo que tenéis y no miraréis más hacia lo que todavía queréis poseer. Preparaos para que el mundo antiguo, como un campo viejo, como una vida pasada, no vuelva a vosotros. Pues vosotros rezáis por el Reino del Padre, por Su Voluntad, que deberá cumplirse en la Tierra. Tal como vosotros deberíais cambiar y ennobleceros, así también deberá hacerlo vuestro planeta. Sabed, vuestras oraciones sinceras cambian vuestro futuro, sí, pueden hacer mucho más de lo que pensáis y os podéis imaginar.

Y la Tierra ya está empezando a moverse en una rotación más rápida y en una vibración más elevada, eso acelera vuestro tiempo y expande vuestro espacio. Esto puede prevenir mucho y ya lo ha hecho. No os sorprendáis si se os ahorran caminos, si algo pasa de largo rápidamente cuando acababa de empezar, o si las obras se cumplen antes de que las pudierais poner en práctica. Os encontráis en el Tiempo del Espíritu, todo vuestro mundo de imaginaciones se está volviendo patas arriba, no os sorprendáis, no os sorprendáis. Yo soy vuestro guía, el Rey de reyes, Yo soy Cristo y os entreno en la visión cósmica de espíritu a Espíritu. Y tal como Yo os dije: «Aún tengo muchas cosas que deciros, pero ahora no las podéis sobrellevar. Pero cuando venga el Espíritu de verdad, Él os guiará a toda la verdad.» Así ahora Yo os daré más discernimiento, visión de futuro y visión general, así seréis exhortados con todo lo que Yo os explico, instruyo y enseño. La Escuela Cósmica de la Vida es una Escuela del Espíritu, Yo enseño de espíritu a Espíritu, sin ritos, ceremonias, sin dogmas ni rituales. Sencilla fue Mi enseñanza, sencilla fue Mi vida. Así que haced lo mismo y sabed: Habrá movimiento en vuestras vidas, no os quejéis ni lamentéis, pues ya sabéis, estáis entrando en una rotación más rápida, y lo que planeáis hoy, mañana ya será el pasado. ¡Tiempo del Espíritu! ¡Y vosotros os convertiréis en personas nuevas, en hombres y mujeres del Espíritu!

HOJA DE CALENDARIO

 

«Sabio, sabio el que sabe escuchar Mi voz, la reconoce como tal y la puede aceptar. Bienaventurado, el que reflexiona y es capaz de observar sus obras en Mi luz. Bienaventurado, el que se esfuerza por alcanzar la perfección, todos los días, en cada hora, si, en cada momento.»