Mantenedores y desarrolladores adicionales

Formación de la comunidad

el 07.01.2020

Cristo:

En verdad, en verdad, Yo os digo, solo un pequeño grupo quedó sobrante, resistió, continuó y siguió caminando. Solo un grupo pequeño, y sin embargo, una gran oportunidad para traer el Espíritu del Padre a este mundo.

Si pertenecéis a este grupo, pues estáis aquí, os reunís y queréis aprender juntos a comprender la Voluntad del Padre, entonces conoced y creed las palabras que escucháis: Nosotros os hemos celebrado con gran agradecimiento, con gran alegría, con el aleluya del Cielo. El Padre y nosotros no miramos a lo que todavía no podéis, sino que miramos a lo que ya es posible. Nosotros construimos sobre lo positivo, para que se vuelva tan fuerte, y haga que lo negativo en vosotros se eleve y vibre todavía más alto. La sombra con la que cargáis – necesaria para poder vivir en el mundo –, es prácticamente vuestro hándicap, es lo que hay que superar para que el Espíritu pueda fluir. Así fluirá en vosotros, a través vuestro en el trabajo diario, no importa lo que hagáis. Y si lo ponéis al servicio de vuestro prójimo, ese servicio será traspasado por este Espíritu, que lo ampliará mostrando nuevas posibilidades, haciendo posible los milagros.

Aprended a entregar al Espíritu del Padre lo que hacéis en vuestro día de trabajo, sí a ponerlo en Su Voluntad y sentiréis cómo se abren puertas, cómo se muestran posibilidades, cómo se hace posible lo imposible. El agradecimiento del Padre os está asegurado. Sí creed, creed estas palabras, pues son sinceras y dicen lo que es auténtico y verdadero. Tomad este agradecimiento en lo profundo de vuestro corazón y devolvédselo a Aquel que crea todo lo bueno, que está a vuestro lado y os ayuda, con todas Sus legiones de ayudantes que están con vosotros.

Y así haceos conscientes de que con vuestra vida y vuestras actitudes mostráis una y otra vez, que solo se trata de seguir adelante y de ser fiel. A menudo os dolerá, se reirán de vosotros, de vuestra ingenuidad, de vuestra inocencia, pero recordad que a Mí, como Jesús de Nazaret, me sucedió algo similar. Este es el camino. Pero si permanecéis fuertes, si ya sentís cómo se os conduce hacia la libertad interna y cómo las barreras se rompen en vuestro interior, entonces sentiréis cada vez más este Espíritu en vosotros. Y si lo hacéis como el hermano que dijo: «¡Cristo, ahora tienes que mostrarte Tú! ¡Yo te necesito! ¿Quién tiene ahora la razón? ¡Yo ya no entiendo nada, me voy a volver loco!» Así cada uno de vosotros choca contra muros similares, para luego confiarse completamente a Mí. Y Yo os mostraré que estoy aquí, a través de lo que está sucediendo. Y si vosotros seguís adelante y seguís avanzando paso a paso, entonces también podréis verme a Mí. Todo es cuestión del tiempo, del desarrollo y de la vibración que vosotros alcanzáis y os eleváis.

¡Alabado seas Tú, oh gran Padre bondadoso! Alabadas sean Tus obras, las que recibimos juntos con gran veneración y dignidad. Y si vuestra motivación es, hacerlo mejor y no manchar más la tierra, entonces encontraréis nuevas posibilidades. Y recibiréis nuevas posibilidades en vuestras manos, pues somos el mundo espiritual, el mundo verdadero y real, del que venís y al que volveréis. Para nosotros todo nos es posible, todo ha sido dado, estamos muy por encima de lo que vosotros habéis logrado. Creed y confiad, tened valor y esperanza y poneos al servicio del Padre.

Yo soy Cristo, vuestro hermano, vuestro ayudante, el médico y sanador interno, tal como me conocisteis, cuando estuve encarnado en la Tierra y tal como Yo seré siempre, de eternidad a eternidad, el Mantenedor de lo que el Padre ha creado. Y vosotros sois los mantenedores y desarrolladores adicionales de la Creación aquí en la Tierra, para crear desde la consciencia superior. ¡Cread, hermanos y hermanas, cread!

FORMACIÓN DE LA COMUNIDAD

 

«A través de esta fuente un pequeño grupo pudo experimentar durante los últimos años Mi conducción directa de forma discreta e inadvertida. ¡En medio de ellos, pude Yo, el Dios de Abraham, Isaac y Jacob, hablar como el „Yo Soy el que Soy“ de eternidad a eternidad!»