HIJOS DEL REY

Formación de la comunidad

el 06.01.2020

Dios Padre:

Oh, mirad, escuchad, captad y comprended: vosotros os encontráis en la lucha de Jacob del Primer Tiempo. En el Tercer Tiempo actual los enemigos, las fuerzas contrarias, os obligan una y otra vez a entrar en la lucha. Oh no os rindáis, oh entended y comprended que esa lucha forma parte del camino. Fue la lucha de Jacob. Vosotros también estáis en el camino de Jacob y lucháis contra las fuerzas del espíritu contrario en vosotros. Oh, haceos conscientes, esta lucha pertenece al camino, y no puede ser de otra forma, pues sirve para conseguir esa victoria y para crecer por encima de lo humano. Oh, elevaos en vuestra nobleza, oh, elevaos hacia vuestra verdadera fuerza como los seres espirituales que sois y alegraos con el aprender a comprender de qué se trata. Oh, ved la necesidad, oh, ved la miseria de esta época, oh, ved la ignorancia a la que todo está atado.

Vosotros pensáis, que solo sois un pequeño grupo. Y sin embargo, cuando cada uno de vosotros dé los pasos, dé sus pasos, mucho va a ser posible. Para ello no tenéis que salir al mundo a predicar, ni misionar, ni tenéis que distribuir folletos. Vosotros seréis el testimonio. Sí, vosotros os convertiréis en ejemplos, permaneceréis firmes en la tormenta, seréis rectos en la fe y la creencia. No dejéis que los numerosos puntos de vista, conceptos y opiniones de otros, os dobleguen tan rápidamente. Permaneced en vosotros. Vosotros tenéis diferentes colores, diferentes situaciones de partida. ¡Permaneced en vosotros y levantaos! Enfrentad la tormenta del interior y ponedle fin. Os habéis decidido a caminar con Cristo, Mi Hijo. Él es vuestro escudo, Él es vuestra protección. Y Él os ayuda, en tanto os encontréis en Su Seguimiento, en Su Intercesión, dando testimonio de Él, soportando que os compadezcan o incluso se burlen de vosotros y os quieran convencer de que todo podría tener un mal final. Esas no son las palabras que os inspiran Mis ayudantes y ángeles protectores. Yo tampoco hago presión a Mis hijos, pues no puedo presionarlos. Todo lo que viene con presión, eso no proviene de Mí. Eso viene de la voluntad propia. Permaneced en vosotros. Liberaos de vuestra propia presión, de vuestras propias ideas y opiniones, sobre cómo tendría que ser, y sobre lo qué dice y no dice Dios. ¡Escuchad más bien en vuestro corazón!

Vendrá una época grandiosa, colosal en todos los aspectos, sí, ya está ante la puerta. El Espíritu de Dios actuará con gran fuerza en los seres humanos que lo permitan. También los elementos de la naturaleza harán su parte, y aquellos que aún se ríen y se burlan, tendrán que vivir y experimentar hacia donde les lleva esa burla. Oh creed, oh confiad y tened la valentía para creer lo que sentís y dad pasos, sí moveos y se hará realidad lo que ya conocéis todos, lo que ya creéis, lo que se encuentra en vuestros corazones.

Y así se ha reunido un grupo en otro país en el que la libertad y la independencia fluyen y palpitan en la sangre del pueblo, y empieza a vivir como un núcleo especial, como una propia célula. Oh, comprended y captad, cualquier cosa que vosotros hagáis, ya se ha hecho y se está haciendo en otro lugar. Células libres, en las que las personas se encuentran, en las que las personas se ayudan y conversan sobre este camino que conduce hacia la libertad del propio ser interior, en la independencia de opiniones e ideas de los demás, en la libertad del Espíritu. Oh, abrid vuestros corazones, oh, depositad vuestra mente en Mis manos, y Yo os ayudaré a limpiarlo todo para que podáis sentirme mejor, experimentarme y captarme mejor a Mí.

¿Oh, creéis realmente, creéis verdaderamente, que hay un grupo idéntico en algún lugar del mundo? Van a seguir muchos grupos. Yo invoco el cristianismo libre del Nuevo Tiempo, Yo llamo a los cristianos libres. Muchos tendrán que abandonar un montón de ideas y opiniones, que les quieren atar de nuevo. La Iglesia Nueva, si queréis llamarla así, es libre, sin presión, sin ideas ni opiniones, florece como un prado con muchas flores, grandes y pequeñas, de todos los colores. Y la alegría se enciende cada vez más en los corazones.

Oh, creed y confiad en las pequeñas situaciones. Y cuando vuestro cuerpo os hace sentir que no podéis seguir, entonces creed que el alma continuará. Oh, veos continuar. Soltad todo y vosotros seréis libres, ya sea en cuerpo o sin cuerpo; es Mi corazón, el que late en vosotros, es Mi vida, la que os respira. Vosotros sois seres libres. Oh, sed felices en vuestros corazones, en ello la gente reconocerá que habéis encontrado algo valioso, grandioso e importante. Lo más valioso que se puede ganar y conseguir en esta Tierra, en el mundo y en los mundos de la caída, es encontrar y andar paso a paso el camino de Jesús de Nazaret. Oh creed, oh confiad y dad vuestros pasos con valentía. Se os ha dado tiempo, una y otra vez recibiréis momentos en los que podréis entrar en vuestro interior, solo en vuestro interior, y eso lo deberíais practicar, pues será importante cuando ya no podáis preguntar ni mirar a otros. Tendréis que encontrar vuestro camino en vosotros mismos. Yo y Cristo, os estamos esperando, el mundo espiritual está a vuestro lado y se ha unido bajo la gran cruz, bajo la cruz de luz en el Herrengrund – el Terreno del Señor.

Oh, ampliad vuestros corazones, oh ampliad vuestros pensamientos. Soltad vuestras dudas, simplemente creed que es así y dejaos llenar por el Espíritu, dejaos llenar. Y haceos conscientes, los tres reyes o tres sabios vinieron para ver a un niño pequeño en el pesebre. ¿Oh, no podríais vosotros también inclinar la cabeza y doblar la rodilla ante el camino de Jesús de Nazaret, que no recibió ningún honor ni fama, y todavía se sigue haciendo mal uso de Él?

¡No sirve de nada si os subleváis, criticáis y acusáis a los que lo están haciendo mal! Yo os pregunto ¿dónde están los que lo hacen bien? ¿Dónde os encontráis vosotros?

¡No tengáis miedo! ¡Decid un valiente „sí“! No importa en qué situaciones os encontréis, decid un „sí“ valiente: «Yo soy seguidor de Jesús de Nazaret, yo quiero ser sincero, valiente, justo, quiero aprender a ver a mis hermanos y hermanas con fraternidad, tal como lo hizo Él.» Y si decís: «¡Sí, Padre! ¡Sí, ayúdanos!», entonces experimentaréis Mi ayuda. No se abandonará a ninguno de los que eleven su anhelo hacia Mí y sientan en sí mismos la vida verdadera y auténtica. Vosotros sois los que traéis Mi Cielo a la Tierra, como ya habéis comentado y hablado entre vosotros. Eso es: Traed Mi Cielo a la Tierra. Cuando Mi Voluntad suceda en vosotros, entonces llevaréis esta voluntad al mundo.

Y así Mis palabras son serias y claras, dirigíos hacia la valentía y la fuerza que viven en vosotros, pues os pertenecen y no os hacen pequeños. Haceos más bien conscientes de quién sois Sus hijos y también de quién queréis serlo. Eso lo veo Yo, y también lo recompensaré en vosotros.

Usad vuestro tiempo, usad el tiempo que recibís, en el cual Yo, Dios Padre, Cristo, y el mundo espiritual pueden hablaros, así recibiréis valor y fortalecimiento para los próximos pasos que vais a realizar juntos. Sentíos fortalecidos, amados por encima de todo, bendecidos en vuestros caminos. No caigáis en la mente estrecha, no caigáis en los sentimientos de culpabilidad, eso no viene de Mí, tampoco cuando Yo hablo con seriedad. ¡Yo deseo animaros, deseo haceros conscientes de la gravedad de la situación – pero no caigáis en sentimientos de culpabilidad, eso no tiene nada que ver Conmigo! Yo os he dado la libertad, el libre albedrío. ¡Oh, poneos erguidos en vuestro interior! Vosotros vais a ser bendecidos, vais a ser fortalecidos en vuestra alma, más allá de toda medida, para así poder superar las pequeñas situaciones en vuestra vida diaria. Todo es mucho más, muchísimo más grande de lo que pensáis, reflexionad sobre ello. Y si la fe es como una semilla de mostaza, entonces vosotros moveréis montañas. Y tal como Mi Hijo dijo, vosotros podréis hacer más de lo que Yo pude hacer, así haceos conscientes, 44 en esta sala, 27 en Suiza, en un seminario. Oh, ved lo que será posible. Y de ello saldrá mucho, muchísimo, pues vosotros estáis sembrando semillas para muchos grupos. Lo que está sucediendo aquí seguirá fluyendo en muchos grupos, se producirá un nuevo florecer y crecimiento en todas partes. Y tal como ya habéis experimentado, habrá algunos que dirán: «¡No, esto es falso!» Pero vosotros seguís adelante, continuáis y seguís adelante, y traéis Mi Voluntad a la Tierra. Y se os apoyará y fortalecerá, seréis acompañados por muchos, muchísimos ayudantes espirituales de luz. Así, convertíos en portadores de luz, lo que sois. Así, convertíos en portadores de la verdad, lo que sois. Creed y confiad, sed valientes y fuertes en vuestras vidas, en vuestras situaciones diarias, y así viviréis y experimentaréis nuestra ayuda.

Y si tres de vosotros tenían una corona en la cabeza, me gustaría poner esa corona sobre la cabeza de todos vosotros para que os hagáis conscientes que sois hijos del Rey. Partísteis para cambiar el mundo, para traer la luz en el mundo más oscuro. Haceos conscientes de vuestra nobleza y llevadla a vuestra vida diaria, y vuestra vida va a cambiar, sí, cambiará muchísimo.

 

 

 

FORMACIÓN DE LA COMUNIDAD

 

«A través de esta fuente un pequeño grupo pudo experimentar durante los últimos años Mi conducción directa de forma discreta e inadvertida. ¡En medio de ellos, pude Yo, el Dios de Abraham, Isaac y Jacob, hablar como el „Yo Soy el que Soy“ de eternidad a eternidad!»