NINGÚN CAMINO PUEDE EVITARME A MI

16. NOVIEMBRE 2020

Palabras de Cristo en el Tiempo del Espíritu

¿Quién podría responder vuestras preguntas? ¿Quién disipará vuestras dudas? Mi verdad no es conocimiento, Mi verdad no es la vuestra, ya que los seres humanos una y otra vez intentaron e intentan darse por sabios. Todo el que recibe y se le da conocimiento se enfrenta a una gran tentación: El „querer ser“ es un arma poderosa con la que el mundo de las sombras se enfrenta a la Luz, para impedir que el Plan de la Redención prosiga, funcione y se expanda. Ahora llega el tiempo en que Mi conducción se vuelve más intensa. Yo, Cristo, soy la fuerza y el poder que ha depositado la fuerza y la fortaleza necesarias en vuestro corazón, en vuestra alma, y esa fuerza despertará en muchos, sí, en muchísimos. Así sabed, es Mi cuerpo el que empieza a vivir, el cuerpo de Cristo, que todavía se celebra en vuestras misas. Ahora es la época en el que este cuerpo empieza a vivir. El sistema respiratorio comienza su servicio, está practicando para ocupar su lugar en Mi cuerpo y cumplir con su tarea. Es un nuevo color, una nueva célula. Todos vosotros estáis conectados en la red de células a nivel mundial, y así todos ayudáis a todos, fortaleciendo y apoyando lo que está sucediendo en todo el mundo. No es visible para vuestros ojos, pero sabed, ya está palpitando fuertemente. ¡En vuestros corazones y almas fortaleceré vuestra intuición! ¡Yo me convertiré en vuestro guía! ¡Yo seré en vosotros la palabra, en tanto podáis creer en Mí, ya que ningún camino puede evitarme a Mí, pues Yo soy el camino, la verdad y la vida eterna! ¡Creed, oh creed!

 

HOJA DE CALENDARIO

 

«Sabio, sabio el que sabe escuchar Mi voz, la reconoce como tal y la puede aceptar. Bienaventurado, el que reflexiona y es capaz de observar sus obras en Mi luz. Bienaventurado, el que se esfuerza por alcanzar la perfección, todos los días, en cada hora, si, en cada momento.»