RIQUEZA INTERNA

02. NOVIEMBRE 2020

Palabras de Cristo en el Tiempo del Espíritu

«Y si alguien quiere tu manto, dale también la túnica.» Ved estas palabras Mías, y comprended que se trata de la generosidad que deberíais desarrollar en vosotros mismos. No luchéis por vuestra herencia, por vuestros derechos, por vuestras pertenencias y posesiones, si no pensad más bien en vuestra alma, en la salvación y la evolución de vuestra alma. Disolved las ataduras que os atan a este mundo, a la materia y que pueden obstaculizaros a vosotros y a vuestras almas en la elevación y en el ascenso. Quien comparte lo que tiene, ese lo aumentará. El que da, a ese se le dará. En la Nueva Era en la que está entrando la humanidad, el „yo“ se convierte en un „nosotros“ y el tener se convierte en un dar. Tendréis que cambiar vuestra forma de pensar, vosotros que habéis dividido la tierra en pequeñas parcelas, en el „mío“ y el „yo“. Aprended a compartir lo que tenéis y observaos con qué frecuencia decís: Mi casa, mi coche, mi negocio y mis bienes. ¡Cambiad vuestra forma de pensar, dad la vuelta, haced algo por la comunidad, usad vuestro tiempo para los verdaderos valores internos! Así desarrolláis en vosotros una riqueza interna, que puede conseguirlo todo.

HOJA DE CALENDARIO

 

«Sabio, sabio el que sabe escuchar Mi voz, la reconoce como tal y la puede aceptar. Bienaventurado, el que reflexiona y es capaz de observar sus obras en Mi luz. Bienaventurado, el que se esfuerza por alcanzar la perfección, todos los días, en cada hora, si, en cada momento.»