Proceso de maduración

Mensaje Mundial – 19.11.2020

Reconoced y comprended la vida en la que os encontráis y camináis. Ved los tres grados de madurez, de niña a hija y luego a madre. En vuestras vidas pasáis por el camino de niña a mujer, y después a madre. Cada uno de los tres niveles significa un importante cambio de perspectiva, una transición hacia una nueva realidad, un nuevo requisito que conduce a un peldaño superior, a un nivel superior de madurez.

Este movimiento ascendente constante elevará cada vez a más seguidores en Mi Espíritu. El conocimiento todavía no es la comprensión de las cosas, el camino trae la comprensión. ¡Aquí no se trata de que es correcto o incorrecto, se trata más bien de bueno o malo! Desde esta perspectiva deberán considerar los seres humanos su camino, sus hechos y obras, incluso sus pensamientos y sensaciones. Esta es la verdadera responsabilidad propia en el autorreconocimiento, que se encuentra en todo. Ahí recibe cada uno la medida, con la que él mismo ha medido a otros.

Comprended el rol de madre contiene bondad, amor y misericordia. ¡Su bondad es paciente, su amor es desinteresado altruista y su misericordia es ilimitada! Este potencial reside en la niña, en la mujer y en la madre. Las mujeres se encuentran en este camino. A algunas les gustaría seguir siendo niñas, por lo tanto, rechazan la responsabilidad y buscan un protector fuerte. Es la mujer-niña que evita lo desagradable y le gusta dejar que los demás carguen con el peso de lo que todo el mundo tiene que llevar en la vida. La mujer-hija ya se encuentra en su responsabilidad, pero le resulta difícil poner límites, rivaliza con demasiada frecuencia con sus hermanas, quiere ser la más bella y deseada, usando sus encantos para seducir y manipular. O entra en la competición con el varón, galantea para tener éxito, quiere superarle entrando en la batalla de los géneros, pues desea ser totalmente independiente del hombre en toda situación. Las mujeres se mueven en ambos niveles; son los peldaños, son las clases escolares, que son repetidas tantas veces, hasta que la niña se convierte en hija, después en mujer, y la mujer se convierte en madre.

En vuestro mundo, las almas humanas se elevan en todos los niveles para cambiar y pasar al siguiente nivel. Sabed, las madres de este mundo material pueden seguir siendo ellas mismas niñas, con miedo e inseguridad y poco sentido de responsabilidad. ¡Oh madres, ved a vuestras hijas! Las mujeres se encuentran en el juego de la belleza, del ser deseadas y de la seducción, en el que entregan su dignidad por algo que ellas denominan amor. ¡Madres ved a vuestras hijas! En el camino hacia el ser madre es „el cuidado de otros“ cada vez más su tema, el cuidado en todas sus variaciones, los servicios de ayuda y el apoyo para cuerpo y alma. Las madres se callan, ven mucho y dicen poco, muchas palabras que les gustaría decir, no las dicen. Las madres cargan y soportan la imprudencia de las hijas y la despreocupación de sus hijos, sabiendo que todavía les queda por delante un camino largo y doloroso; el proceso de crecimiento y madurez que forma parte de ser seres humanos, toca inevitablemente a cada alma. La madre sabe lo que significa ser niña, la madre también sabe lo que significa ser hija y mujer. Y la madre se entrena en sí misma, en el soportar el dolor que los hijos e hijas le causarán a través del desarrollo de su propia voluntad. Ved los roles, ved el cambio de perspectivas de un rol a otro. Reconoced cuánto pide y exige este camino: ¡Lo exige todo! Sin embargo es igual para todos, y se puede caminar más rápido o más lento. Quien aprenda rápidamente, acepte con rapidez lo que sucede, ese cambia tiempo y espacio para sí mismo, cambia su propia visión y se convierte en un instruido a través de su propia experiencia. Sin embargo, el conocimiento no es suficiente para vosotros seres humanos, pues tiene que ser aplicado, puesto en práctica y vivido. Este es el camino que os conduce hacia la verdad. Tuvisteis mucho tiempo, tuvisteis vuestras lecciones y situaciones para entrenar, conocéis la guerra y la paz, la traición y el orgullo, el sufrimiento y las dificultades, el engaño y la verdad. Una y otra vez los mismos caminos. ¿Cuánto tiempo más queréis cargar con estos eternos peregrinajes? ¿Por cuánto tiempo más?

Sabed, las seguridades externas volverán a desaparecer, pues vuestras causas sembradas se vierten como efectos. De nuevo una oportunidad para ayudar a la humanidad a despertar, a abrir los ojos y aprender a comprender. Oh, ved la desesperación, la indignación de la juventud que surge con presión y exige soluciones. Ese camino no es la solución, pues calienta todavía más las energías destructivas. Su modo de pensar noble es utilizado y mal usado para fines deshonestos. Comprended y captad, lo bueno debería ennoblecerse en el obrar diario por amor a Dios y al prójimo, de ahí nace la fuerza de la que serán posibles los cambios. Este potencial es inherente en los jóvenes. Las nuevas generaciones tienen la valentía y el poder del cambio en sus corazones. Pero ellos ya no conocen la historia de la verdadera revolución, no se les ha contado, por eso no conocen a Mi Hijo, que trajo esta revolución a la Tierra y al mundo. No conocen el camino de la Misión de Paz bajo la conducción de Jesús, el Cristo. No tienen ninguna relación con Él y así se encuentran sin conducción ni líder externos. Quieren hacerlo ellos mismos, quieren mostrárselo a los adultos, están seguros de la victoria, pero pelean una batalla perdida. El verdadero líder representa ideales elevados, una ética y moral elevadas. Él no recibió homenaje, se rieron y burlaron de Él, le llamaron diablo, fue condenado, colmado con desprecio y burla, coronado con una corona de espinas, torturado y clavado en la cruz. Oh seres humanos, ¿quién conoce el heroísmo que culmina en este acto? ¿Quién conoce al Amigo que dio Su vida por sus amigos? ¿Quién está con Él en la tormenta y soporta las amargas acusaciones? ¿Quién? ¿Dónde están los miles de millones de cristianos a través de los cuales puede surgir el Nuevo Mundo? ¿Dónde están los verdaderos revolucionarios de este tiempo? Yo llamo a los seres humanos que quieren cambiar este mundo: ¡Cambiad vosotros mismos, estudiad estos mensajes! Es „la Obra de Palabra“ de la Nueva Era, pues en ella está contenido todo lo que conduce a una vida con sentido profundo. ¡Se muestra el camino que conducirá hacia la poderosa Marcha Triunfal de la Victoria de Mi Hijo! Oh despertad, despertad y levantaos todos vosotros, los que acogen Mis palabras en sí mismos, entrad en la Misión de Paz espiritual, manteniendo la paz, mostrando respeto y dignidad hacia las personas ancianas. Ellos han creado el bienestar en el que vivís, pues lo han trabajado y ganado con sus manos. Compartid estos mensajes Míos y hacedlos circular, así experimentaréis lo que todavía está escondido en vosotros, y seréis captados por este Espíritu, que como si fuera algo mágico, os llenará a vosotros y a los lugares en los que os movéis. No entréis en la lucha, tampoco con vuestro intelecto ni vuestras lenguas elocuentes, entrad en vuestro corazón y empezad a rezar por un mundo mejor y por personas mejores. Y vosotros mismos contribuiréis para un mundo mejor y os convertiréis en una de esas personas mejores.

EL TERCER TIEMPO

 

«Yo, vuestro Dios y Padre celestial, elevo de nuevo Mi palabra en el tercer Tiempo a través de canales ennoblecidos y purificados, a través de mensajes en el tercer Tiempo, en el idioma de espíritu a espíritu, en el que Cristo conduce a sus seguidores.»