El aro salvavidas

Mensaje Mundial – 01.11.2020

¿Veis vosotros seres humanos las inundaciones del mundo? ¿Veis cómo se derrumban vuestras obras, y todo el dinero del mundo no puede reemplazar lo que se os quita? Algunos de vosotros todavía creen que pueden guardar sus pertenencias y posesiones en botes salvavidas, pero también esto está reservado solo para un número limitado de personas. Estas posibilidades externas tampoco serán la salvación. Yo, vuestro Dios y Padre, os he dado y mostrado al Salvador, dejé que Mi Hijo entrara en vuestro mundo pecaminoso. Pero, ¿qué hicisteis con Él? Con gusto aceptasteis el consuelo, el incentivo, la esperanza y las sanaciones, pero ¿Quién ha entrado realmente y permanecido en Su Seguimiento? ¿Quién vive y aplica seriamente en su vida diaria los Diez Mandamientos y el Sermón de la Montaña? ¿Quién se eleva al Espíritu de Cristo y sigue Su enseñanza? Habéis hecho muchas palabras, ¿Cuántas de ellas las habéis vivido? Y así decís que ayudasteis a otros con vuestros medios y posibilidades, ¿Pero les habéis ayudado realmente? Cuestionad vuestras motivaciones y reconoced que muchos de vosotros queréis comprar Mi favor a través de ello. Sin embargo, Yo, vuestro Dios, no me dejo involucrar en ninguno de vuestros negocios, solo existe el Camino de la Verdad que Mi Hijo os enseñó y os precedió. El mundo en el que os encontráis es un cenagal del pecado y desde el que los seres humanos claman al Cielo y Me acusan: «¿Por qué no haces nada? ¿Dios, dónde estás?» Algunos incluso creen que Yo ahora les respondería en los acontecimientos de vuestro tiempo, pero no es así. Más bien, y de hecho, son vuestras obras las que os vuelven como un bumerang. Pero el ser humano instruido no quiere escuchar estas palabras, él es su propio maestro, él ha fortalecido su lado oscuro interior – podéis llamarlo ego – de tal forma, que se ha salido de Mi sistema del orden y principio del orden, ya no es capaz de diferenciar entre el bien y el mal. ¡Incluso niega la existencia de las fuerzas contrarias! Pero Yo os digo: El mal se ha convertido en una gran energía de sombras oscuras, en el sentido de que el ser humano se pavonea, exige libertad, critica y condena, e incluso lucha contra aquellos que creen poder mantener esta libertad a través de reglamentaciones y pautas. Vuestro mundo y lo mundano materialista se construyeron sobre esta energía de egoísmo, del querer ser y poseer. No queréis escucharlo, pero llegaréis a entenderlo, aprenderéis a reconocerme en el Espíritu correcto. Yo, vuestro Dios y Padre, os ayudaré si Me lo pedís, y si lo deseáis. No habrá milagros externos, pues se trata de reconocimiento, se trata de perdón, se trata de arrepentimiento, se trata de liberarse del mal y de toda maldad. ¡Este es el tiempo en el que Mi Hijo viene a juzgar vuestras obras! Vino como un ladrón en la noche. Pocos lo saben, algunos lo intuyen y otros esperan que así sea. Ahora se esta separando entre paja y trigo, entre hierba y malas hierbas. Quien desee ser portador de responsabilidad, o lo es o lo fue, ese tendrá que dar la cara por esa responsabilidad. Por algunas personas serán homenajeados, otros les llamarán traidores, son dos partes, dos aspectos. En la democracia los pueblos aprendieron a conocerse, pudieron expresar su opinión y partiendo de su forma diferente de ser, tuvieron que encontrar una solución. Esto requirió muchas negociaciones y discusiones, y con frecuencia algunos de ellos cedieron para mantener la paz. Y así un político expresó las palabras: «Tendremos que perdonarnos mucho.», él sabe de lo que está hablando. Quien expresa su opinión, ese es a menudo atacado con crítica sucia y con frecuencia se le ataca por todos los medios. ¡No importa a favor de que partido, es todo lo mismo, dos opiniones, dos partidos, un pueblo! ¿Qué permanecerá? ¿Quién saldrá como vencedor de esta época? No habrá más ganadores ni perdedores, vencedores ni vencidos. Un pueblo unido de hermanos surgirá de esta situación y todos los que real, honesta y valientemente apoyen esta actitud ayudarán a elevar a la humanidad al siguiente paso de evolución. Es la conexión y la unidad de la que surgieron todos los seres humanos y almas, y a la que regresarán.

Quien reconozca su motivación humana en la vergüenza y en el arrepentimiento, ese puede, podrá y deberá depositar su culpa en el gran cuenco que Cristo trajo a este mundo en Su Segunda Venida. Cristo transforma vuestra culpa cuando abandonáis ese comportamiento y no lo hacéis más. Solo Él puede hacer eso. Él transforma vuestra culpa, Él es el Salvador de todos los seres humanos y almas. Todavía seguís celebrando y cantando sobre Cristo, pero honestamente: ¿Quién cree realmente en Él como Salvador y Príncipe de Paz? ¿Quién se conmueve con esta historia, la historia de Navidad? Si pudierais comprender y captar, entonces os sentiríais profundamente tocados y conmovidos por el gran acontecimiento cósmico en el que nació el Salvador.

Así sabed, ahora Yo, vuestro Dios y Padre, he instruido a Mi instrumento, Mi „fuente-madre“ para dar una nueva perspectiva a la humanidad. En los últimos años un pequeño grupo, discreto e inadvertido, pudo vivir y experimentar Mi conducción directa a través de esa fuente. ¡En medio de ellos y a través de ella, Yo, el Dios de Abraham, Isaac y Jacob, pude hablar como el Yo Soy el que soy, de eternidad a eternidad! Yo pude hablar como un Padre, como un Padre Amoroso, quien Yo Soy de eternidad a eternidad, sin principio ni fin. Junto a la „fuente-madre“, se despertó la „fuente-hija“ a través de la cual también habla Mi Espíritu de la Verdad. Con todos los mensajes, escuelas de enseñanza y ayudas de los últimos años, ahora se proporciona una perspectiva en el „Geistzeit“ – Tiempo del Espíritu – para brindar más información a quienes han encontrado este portal de internet. No es solo un portal de internet, el „Geistzeit“ – Tiempo del Espíritu – es una fuente de agua, una fuente de palabras que se extraen y provienen de Cristo. Así como en aquel entonces, cuando Él estaba junto al pozo y prometió sacar el agua que saciaría toda sed. ¡Así bebed el agua fresca del manantial, ella os refrescará y saciará vuestra sed! ¡Sabed, ahora se están cumpliendo las promesas que se hicieron en el tiempo y el espacio! Y si no lo podéis comprender todo, acoged en vosotros lo que os conmueve. ¡Y cuando podáis aceptar al Salvador en vosotros seriamente, entonces entráis en el bote salvavidas del Espíritu! Comprended y captad, vosotros permanecéis en vuestro camino del viaje de vuestra alma tanto tiempo, hasta que conseguís distinguir entre el bien y el mal, y reconocer lo maligno.Si lo deseáis, tomad ahora el aro salvavidas, que quiere salvaros de las inundaciones de vuestro tiempo. ¡Ved a Cristo, que ha vencido a este mundo, miradle como el Salvador y reconoced al Cristianismo Interno como la salvación en esta época!

EL TERCER TIEMPO

 

«Yo, vuestro Dios y Padre celestial, elevo de nuevo Mi palabra en el tercer Tiempo a través de canales ennoblecidos y purificados, a través de mensajes en el tercer Tiempo, en el idioma de espíritu a espíritu, en el que Cristo conduce a sus seguidores.»