El querido

Academia de Dios – Diálogo – Lección 33 – 29.09.2020

Ismael: «Dios, ¿por qué me expulsaste?»

Dios: «Yo no hice eso.»

– «¡Si lo hiciste!»

– «Puede ser que tú lo veas así, pero no es así.»

– «¿No hice todo por Ti?»

– «Tú has hecho mucho por Mí.»

– «Yo quería complacerte, cacé, luché y vencí por Ti.»

– «¿Para quién crees que hiciste eso?»

– «Para Ti, mi Dios, para Ti.»

– «¿Es eso realmente, realmente, realmente cierto? ¿De quién querías ganar tú el reconocimiento?»

– «El de mi padre Abraham.»

– «Él estaba orgulloso de tu valentía y espíritu de lucha.»

– «Él estaba orgulloso, pero no me amaba como a mi hermano Isaac.»

– «Tú eras el querido.»

– «E Isaac era el prometido.»

– «Son dos caminos diferentes, dos historias y dos roles.»

– «Los roles son injustos, uno es el privilegiado, el otro el desfavorecido.»

– «Así lo ves tú, pero no es así. Son solo dos lados diferentes.»

– «Mi rol no es el más fácil.»

– «Es tu rol, tú eres Ismael el fuerte, el que defiende la justicia y la lucha.»

– «Yo soy el despedido, el no deseado, el no amado …»

– «¡Tú eres el fuerte, el valiente, el hombre de acción!»

– «Aun así, no soy suficiente.»

– «Te lo dices a ti mismo. ¡Es solo así en tus ojos, ellos no ven la verdad!»

– «¿Cuál es la verdad?»

– «¿Todavía quieres satisfacer a Abraham, tu padre, para que esté orgulloso de ti?»

– «¿Qué hay de malo en eso?»

– «¡Yo soy tu Padre, el Dios Todo-Uno!»

– «¿Cuál es la diferencia?»

– «¡Yo te conozco, Yo veo cómo te esfuerzas por la justicia!»

– «¡Ese esfuerzo es una gran lucha y significa un inmenso esfuerzo!»

– «A través de ti y de tus hijos ha surgido un gran pueblo orgulloso.»

– «¿Y ahora qué?; ¿qué queda por hacer?»

– «¡Deja de luchar! El pueblo sufre, te sigue fiel y te cree.»

– «Él cree en mi fuerza, la fuerza de Ismael.»

– «Él cree en tu verdad, en los reglamentos y en el cumplimiento de deberes, y en las guerras santas.»

– «El Islam se ha convertido en un gran movimiento religioso.»

– «Eso es cierto, pero también tendrá que seguir desarrollándose y evolucionar.»

– «¿Hacia qué?, ¿hacia dónde?»

– «De la rebelión a la paz, de la violencia a la reconciliación, del enemigo al amigo.»

– «¿Quién es mi amigo?, ¿quién es mi hermano?»

– «¡Todos vuestros prójimos, los musulmanes, los cristianos y los judíos son Mi pueblo, toda la humanidad!»

– «¿Quiénes son el pueblo de Dios?»

– «Son los descendientes de Abraham y los descendientes de sus hijos Ismael e Isaac. ¿No son los hijos de Lea y Raquel con quienes luchas?»

– «Nunca lo había visto así antes.»

– «Mira, la familia de Dios, fue separada, conducida hacia la desavenencia, la oposición y la lucha.»

– «Sin embargo, nos has bendecido tanto a nosotros como a nuestros descendientes.»

– «Los fuertes en la lucha y los fuertes en la fe, esos son los hijos de Abraham. Ambos han experimentado la injusticia y la falta de misericordia. Ahora aprenderán a reconocerse unos a otros como Mi familia, como Mi pueblo.»

 

DIÁLOGO

 

«¡Y si hombres de corazón sincero se dirigen hacia Mi para aprender a comprender, así es Mi deseo el ayudar a todos aquellos que deseen participar en esta escuela de enseñanza mundial, en la Academia de Dios. Cuanto mas sinceras sean las preguntas de corazón, tanto más respuestas van a recibir en este camino. Así esta escuela de enseñanza mundial va a unir a todos aquellos que verdaderamente estan en su corazón!»