Lo mismo

Respuesta – 31.07.2020

¿Por qué os sorprendéis cuando os recuerdo Mis palabras, Mis parábolas y enseñanzas que di como Jesús de Nazaret? Al igual que durante Mi vida como Jesús de Nazaret, Mi palabra es válida en todos los tiempos. Lo mismo vale para las leyes, los 10 mandamientos de Moisés, que no fueron anulados, sino que también deben cumplirse en vuestro tiempo actual, en vuestra vida. Pues constituyen la base y el fundamento sobre el que se construye el Tiempo del Espíritu.

La humanidad ha perdido la moral, la decencia y el civismo, cree que puede ignorar todos los mandamientos, pero en realidad eso es una ilusión que se ha establecido hasta la frontera y el nivel Espiritual Divino. Aprended a comprender de nuevo Mis Palabras como Jesús, captad el significado del Espíritu y reconoceréis en ellas que Yo siempre fui y Soy el mismo. Oh, reconoced y comprended, en Mis palabras, parábolas y enseñanzas se incluyen los tres Tiempos. Ahora la humanidad se encuentra en el umbral de transición en el que podéis desarrollar la Realidad Espiritual en vosotros. Aquellos que me conocen a Mí y a Mi enseñanza se alegrarán, pues gracias a sus creencias cristianas la han escuchado una y otra vez, y al menos por el nombre me conocen a Mí y a Mi camino. El abrirse ahora hacia la perspectiva espiritual os traerá un cambio completo de visión.

¡Actualmente todavía pensáis demasiado humanamente, tal como lo habéis aprendido, pero ahora Yo os estoy guiando y mostrando la visión espiritual, pues el Tiempo del Espíritu ha comenzado y los seres humanos se convertirán en personas espirituales! Y si tú aún no puedes entenderlo todo, entonces puedes estar seguro, que progresivamente vas a aprender a comprender y a reconocer cada vez más.

RESPUESTAS

 

Mis palabras que se hablan en este mundo, muestran su efecto en todos aquellos que leen estos mensajes, en aquellos que los sienten. También en aquellos que no quieren aceptar que esta es Mi palabra, y que debe ser dada. Esto no tiene la intención de satisfacer vuestra exigencia humana de pensar y sentir, sino que se trata más bien de conduciros a vuestro interior y transmitiros Mi ayuda y benevolencia.