Atrévete Conmigo

Respuesta – 01.09.2020

A los que son fieles y atados a la palabra

¡Pensad, reflexionad sobre estas aclaraciones y conocimientos del Tiempo del Espíritu! Lo que ya es natural para algunos de vosotros encuentra gran oposición en otros. Pero Yo, Cristo, dirijo estas palabras y aclaraciones Mías a los que están atados a las palabras de sus Biblias, a los escritos que han sido interpretados y reescritos en traducciones, a los fieles a la palabra: ¿Qué es la verdad? ¿Cuánta verdad habéis podido reconocer? Preguntaos esto seriamente. ¿No os dije Yo que captarais el contenido de las palabras y su significado? ¿Qué no deberíais quedar atados a la palabra externa? No son las palabras las que enriquecen vuestra vida, sino las experiencias. ¡Las experiencias de vuestra propia vida en el camino de la fe, la creencia y el conocimiento! Allí, donde os alegráis, donde experimentáis algo de Mi Espíritu, ¡ahí estoy Yo cerca de vosotros! ¡Romped las cadenas de vuestra consciencia limitada y atreveos a navegar Conmigo en los mares tormentosos, a través de las inundaciones para experimentar, que también actualmente Yo soy el que puede detener la tormenta! Y Yo, Cristo, doy a Mis seguidores el poder para hacer lo mismo, si creéis y confiáis en Mí. Me habéis rendido honor, habéis sido bautizados en Mi nombre, pero ahora sigue el discipulado, pues Yo quiero haceros completos, de forma que llevéis la señal del cordero en vuestra frente. Dejad de ataros a la palabra y entrad en el Espíritu, pedid y orad por ello, entonces también captaréis la verdad en Mi mensaje para el tiempo actual. ¡Yo soy el Resucitado, y también vosotros deberíais convertiros en los resucitados!

RESPUESTAS

 

Mis palabras que se hablan en este mundo, muestran su efecto en todos aquellos que leen estos mensajes, en aquellos que los sienten. También en aquellos que no quieren aceptar que esta es Mi palabra, y que debe ser dada. Esto no tiene la intención de satisfacer vuestra exigencia humana de pensar y sentir, sino que se trata más bien de conduciros a vuestro interior y transmitiros Mi ayuda y benevolencia.