Tiempo Santo

Mensaje Mundial – 16.09.2020

Santos, santos, santos las horas y los días en los que os encontráis. Deberían volverse santos para vosotros. Os encontráis en un gran Tiempo de Gracia, que luego se llamará «el Tiempo». Pues es el Tiempo en el que recibís visiones globales. Se os da una visión general, significados sobre los acontecimientos del primer Tiempo – antes de JC –, y segundo Tiempo – después de JC –, que os ayudarán en vuestro camino de la fe en el tercer Tiempo, en la actualidad, después de la segunda venida de Cristo. Sabed, todos los comienzos son difíciles, por eso no os es fácil dar pasos que os lleven hacia la debilidad, la incertidumbre y la inseguridad. El camino de la fe quiere llevaros allí, pues vosotros deseáis Mi conducción y Mi mano. Esto causa vuestra inseguridad, pues significa que no sabéis qué hacer a continuación, ya que solo en esta situación estáis dispuestos – realmente, realmente, realmente –, para dejar la conducción en Mi mano. Sed sinceros con vosotros mismos y preguntaos, ¿con qué frecuencia permitís que esto suceda? No os dejéis confundir, dejaos conducir por Mí en el enfado, en la soledad y en el miedo. ¡Preguntadme a Mí, pedidme de todo corazón que haga esto! ¡Yo os ayudaré, Yo estaré a vuestro lado! Y estad seguros de que, ¡Yo no os dejo, a ninguno de vosotros! Pues esta es Mi promesa, Yo seguiré a cada una de Mis ovejas hasta que encuentre su camino de regreso al rebaño, al Mío. Ningún camino es demasiado largo para Mí, ningún dolor es demasiado, Yo ya cargué con el vuestro, y así sois los redimidos cuando perdonáis y pedís perdón. ¡Liberad vuestras almas y soltad vuestra carga! ¡Pesa demasiado, pero os será posible que se vuelva muy ligera! ¡Levantaos vosotros hijos e hijas, levantaos hijos de Israel, madres y padres que preparáis el camino para vuestros hijos! Las clases de la escuela ya están asignadas, la materia de la escuela espiritual ya está preparada, las lecciones las tenéis cada día en vuestras situaciones, en vuestra vida, en vuestras familias, y en el puesto de trabajo. Aprended a comprender lo que os quieren decir las situaciones del día y la forma como Yo os conduzco. ¡Aprended, oh aprended en este Tiempo Santo, pues es Tiempo de Gracia para todos, para todos los que lo deseen! Habéis sido elevados hacia la Unidad del Ser. Visto espiritualmente, no existe la casualidad en ningún segundo de vuestras vidas. Yo os hablo en todo y en todas las personas que encontráis. ¿Podéis ver Mis mensajes? ¿Podéis escucharlos? ¿Podéis entenderlos? Estad dispuestos, hijos e hijas, como las vírgenes prudentes que llenaron de aceite sus lámparas a su debido tiempo, pues vosotros no conocéis el día ni la hora.

EL TERCER TIEMPO

 

«Yo, vuestro Dios y Padre celestial, elevo de nuevo Mi palabra en el tercer Tiempo a través de canales ennoblecidos y purificados, a través de mensajes en el tercer Tiempo, en el idioma de espíritu a espíritu, en el que Cristo conduce a sus seguidores.»