Sombra voluntaria

Academia de Dios – Escuela del Espíritu – 29. 06. 2020

La creación se encuentra en constante evolución, en constante desarrollo. La tierra y la vida humana son solo una parte, una estación de ello. Es la estación en la que se debe y se puede aprender a ejercitar con el libre albedrío y la independencia. Esto significa que un ser espiritual asume la tarea que aún no está presente en la esencia de su espíritu. Se encuentra en la corriente primaria del Ser, que es uno con la consciencia del Espíritu primario, en unidad con todo lo que le rodea, moldeado con y por la Ley y el Orden de Dios, subordinado a Su Voluntad.

La persona que lee estas líneas a menudo siente una rebelión, una leve contracción o incomodidad. Este rechazo muestra que algo en él está en tensión. Es la parte aceptada que pertenece al libre albedrío. Yo lo llamo ahora el aspecto voluntario para reconocer y aceptar la Voluntad de Dios. Esto significa que, en contraste con el origen espiritual, ahora existe la posibilidad de decidirse.El ser espiritual vive completamente en la Voluntad de Dios y es parte de ella. El ser humano puede aprender a sentir el regalo de subordinarse libre y voluntariamente a la Voluntad de Dios. Pero antes de eso alcanzará la madurez interna: Él aprende las consecuencias de sus decisiones, de sus acciones, se mueve en la seducción y conoce la sombra que lleva en sí mismo. Cuanto más lejos de la luz, más grande es la sombra.Por lo tanto, el ser espiritual llega al nivel del alma y, dependiendo de la mentalidad, el potencial y la tarea que tiene, se acogen los aspectos del ego como una sombra voluntaria, que será, por así decirlo, domesticada o controlada. Esto tiene lugar en el nivel de los ámbitos de las almas, que conocéis como „paraíso“. Es una especie de barrera del sonido o el límite entre la luz y la sombra, en el que se refleja la Creación.A partir de ahora la criatura de Dios está caminando en el reflejo, en el campo de sombras, y tiene dos espíritus, el Espíritu de Dios y el contraespíritu o aspectos del ego. Dependiendo de la tarea y el potencial, primero anhela amor, seguridad, justicia, orden, verdad, significado y unidad. Después trabaja en su parte de sombra del mismo tema, el amor propio, el poseer y no querer dar, la injusticia, la distracción, los instintos, lo propio en lugar del gran todo. Simplemente resumido, con el querer ser y poseer, ya que eso está en la ilusión de la sombra, en lo que se quiere alcanzar: Querer ser algo o querer poseer mucho, aunque la sombra no es ni posee, pues es solo una proyección.Esto lo podréis entender mejor si observáis la imagen de vuestro nuevo mundo creado de ilusión, el internet. Para muchas personas que usan internet, eso se convierte cada vez más en una parte de su realidad, que es solo una pequeña parte, pero ellos orientan toda su vida hacia ella.

Por lo tanto, aquí se trata de conocer y comprender ese contraespíritu que lleváis dentro de vosotros. ¡Eso es una parte de la tarea! No funciona el querer dominarlo mediante disciplina, mortificación, pereza, negligencia o negación. El ser humano se ha acostumbrado a no querer verlo, ni querer admitirlo. Él vive en su propia evidencia, que está muy alejada de la propia comprensión o autoconsciencia.

El camino a seguir y el único que os lleva desde la comprensión del ego hasta la comprensión del ser, es la sinceridad consigo mismo. Enfadarse sinceramente, estar enojado, celoso, envidioso, herido, decepcionado, el dejar salir las emociones sinceras, todo eso ayuda para aprender a comprender de dónde vienen. Y así después, cogidos de Mi mano, podéis ser conducidos hacia la Verdad. Primero en la verdad sobre vosotros mismos, en la que reconocéis, que vosotros mismos sois los que hieren, los que tienen actitudes de espera, quieren poseer para sí mismos, quieren ser importantes, quieren ser mejores, compiten para recibir reconocimiento, adulan y buscan favores, o manipulan la verdad para dar una buena imagen. Todo esto pertenece al contraespíritu, a los aspectos del ego que tienen que ser superados. La única forma de lograr ese objetivo es reconocer vuestra propia verdad, el autorreconocimiento sincero y sin compromisos. Un proceso que no es fácil, ni puede ser superado de la noche a la mañana. Pero lleva de vuelta a todo lo que anheláis, hacia la unidad, la seguridad, el amor, la justicia, la gloria de vuestro Padre y Creador, ¡que también es la vuestra!

ESCUELA DEL ESPÍRITU

 

«Yo soy el ser espiritual dual de Cristo. Mi misión es conduciros en este camino. Se trata de la parte femenina del Plan de Retorno hacia el Hogar Celestial en el tercer Tiempo, que acaba de iniciarse.»