Marea baja

Academia de Dios – Escuela del Espíritu – 25. 06. 2020

Yo os pregunto: ¿dónde os encontráis, Mis hermanos y hermanas? Habéis estado nadando en la marea alta, la oleada de la palabra, el agua de la vida. Vino con tal plenitud, que apenas podíais seguir en su velocidad. Y ahora os encontráis en la marea baja. ¿Qué hacéis? ¿os habéis observado, aceptando esto como ejercicio?

Sabed, todo, absolutamente todo lo que sucede tiene su motivo y forma parte del Orden divino. Con frecuencia el ser humano no es consciente de esto, se siente como expuesto a las casualidades, y esto le resulta incómodo o incluso amenazante. Se busca a un culpable de la situación, en vez de dejar que esas emociones surjan, y así aprender a comprenderse a través de la auto observación.

Comprended que cada situación, cada decepción tiene que ver únicamente con vosotros mismos. Si esto lo tuvierais en cuenta sinceramente, entonces comprenderíais qué expectativas inconscientes tenéis con el mundo espiritual, y también con Mis fuentes.

Entonces Yo os pregunto: ¿dónde os encontráis, mis hermanos y hermanas? ¿habéis aceptado la marea baja? Una marea baja en la que el agua de la vida se retira dando un tiempo para poder asimilar lo que se os dio en las últimas semanas. El Espíritu inhala y exhala. Después de la oleada de la marea alta viene la marea baja. Este es el flujo espiritual, impulso y ritmo. ¿Aceptasteis esto? ¿o en decepción humana seguíais pidiendo agua para calmar vuestra sed? ¿dudasteis de las fuentes que parecían haber dejado de fluir? ¿o sacasteis agua del pozo para no quedaros secos?

Comprended, si algo no se os da, eso también sirve para vuestro desarrollo interno, de igual modo como lo que se os da. Todo tiene su sentido: lo que no se cumple y parece no salir bien, así como lo que sale bien y funciona.

Deseáis ser guiados por Mí, pedís y rezáis por ello, pero no entendéis que eso ya lo hago. En especial cuando algo no sale bien o no tiene éxito.

En vuestras consciencias tenéis un programa que fue difundido con éxito en el tercer Tiempo actual, proveniente de la influencia de la energía de los maestros ascendidos: „Si uno va con Dios, entonces todo estará bien y el ser humano será conducido hacia una vida feliz y armoniosa.“ Como una epidemia fue difundido esto entre vosotros por numerosos líderes religiosos y maestros espiritistas. Una enseñanza equivocada que, como arena en vuestros ojos, os quita la visión clara. El ejemplo del camino hacia Dios os fue dado en el segundo Tiempo, y ese camino lo recorrí Yo delante de vosotros. Entonces os pregunto: ¿cómo finalizo este camino para Mí? ¿feliz y armonioso? ¿cumpliéndose Mis expectativas y anhelos?

Para entenderlo mejor, observad vuestra historia familiar, la historia de aquellos que recorrieron un camino por Dios. Son las historias de aquellos que se sacrificaron y lucharon por el Padre, lucharon consigo mismos y asumieron cargas. Pocas de estas vidas condujeron hacia la felicidad y la armonía. Fueron más bien historias de combate y lucha por lo interno en el mundo de la creación contraria. Los pasos durante el primer y el segundo Tiempo, los pasos de vuestros antepasados espirituales, son las estaciones por las que vosotros también pasaréis en vuestro camino. Pues son el camino para salir del mundo de la creación contraria, el camino en la tierra como planeta escuela y el camino individual de todo aquel que aprende a depositar su libre albedrío en la Voluntad del Padre. Tal como es en el macrocosmos, así también es en el microcosmos. Todo, todo está conectado y se encuentra en conexión. El camino para salir del mundo de las sombras y dirigirse hacia la luz ha sido preparado durante muchas vidas por muchos, muchísimos hermanos y hermanas fuertes en creencia y en fe. Algunos de ellos os son conocidos, pero innumerables permanecieron desconocidos.

El camino os conduce hacia vosotros mismos y hacia Mí, después hacia nuestro Padre. Vosotros sois conducidos con todo lo que sucede, en lo que parece tener éxito y aún más en todo lo que parece no tener éxito. Pues el ser humano tendrá que esforzarse en ver todo desde la perspectiva del alma y del Espíritu. Ya que todo, sí realmente todo, sirve para vuestra liberación y avance desde la sombra hacia la luz, desde la confusión hacia la evolución, desde la ilusión hacia el Ser, para reconoceros y comprenderos mejor a vosotros mismos.

Por lo tanto, vale la pena observarse sinceramente y cuestionarse: ¿dónde os encontráis? ¿qué habéis hecho durante la marea baja?

Preguntaros.

Y si lo revisáis rápidamente con superficialidad, respondiendo que habéis aceptado la marea baja y todo está bien para vosotros, entonces preguntaos: ¿es eso realmente cierto?

ESCUELA DEL ESPÍRITU

 

«Yo soy el ser espiritual dual de Cristo. Mi misión es conduciros en este camino. Se trata de la parte femenina del Plan de Retorno hacia el Hogar Celestial en el tercer Tiempo, que acaba de iniciarse.»