Después de terminar el trabajo

Academia de Dios – Diálogo – Lección 25 – 20. 05. 2020

El concienzudo: «Así no puedo seguir más. Yo lo he dado todo.»

Cristo: «¿Qué diste?»

– «Toda mi fuerza laboral/de trabajo.»

– «Eso está en orden.»

– «No, fue y es demasiado.»

– «¿Qué es demasiado?»

– «Todo. Ya no puedo más, me derrumbo.»

– «Entonces haz menos.»

– «¡No puedo hacer eso!»

– «¿Por qué no puedes?»

– «¡Si no lo hago yo, no lo hará nadie, y todo se queda sin hacer!»

– «¿Eso no lo puedes aceptar bien?»

– «No puedo soportarlo en absoluto. Tengo que trabajar todo lejos, hacerlo.»

– «¿Por qué?»

– «Necesito orden, de lo contrario estoy inquieto/intranquilo, como poseído/dirigido.»

– «¿Qué te impulsa?»

– «Para mí, el orden es como cumplir un deber.»

– «¿Y qué te da eso?»

– «Una satisfacción.»

– «¿Satisfacción y un valor quizás?»

– «Sí, me siento bien con ello.»

– «¿Qué piensas de aquellos que no son tan trabajadores/aplicados?»

– «A veces pienso que tienen/se hacen una buena vida a mi costa.»

– «¿Cómo hacen eso?»

– «Ellos se toman lo que necesitan.»

– «Y tú, ¿qué estás tomando?»

– «Yo no puedo tomar nada.»

– «¿Por qué no?»

– «Podría pensarse que voy a tener una buena vida a su costa.»

– «¿Quién piensa eso?»

– «Los otros, los vecinos. Ellos no ven todo lo que hago.»

– «¿No son solo tus pensamientos? ¿No es tu propia valoración?»

– «Tú tienes razón, así pienso yo. ¿Qué puedo hacer, qué debo hacer?»

– «¿Qué deseas tú?»

– «Cambio. Yo quiero marcharme, empezar de nuevo.»

– «Los concienzudos tendrán una montaña de trabajo frente a ellos hasta que ya no midan su valor por el trabajo que han realizado.»

– «¿Quién soy yo sin mi rendimiento?»

– «Un hijo de Dios que trabaja para Dios y para el prójimo.»

– «¿Qué cambia con eso?»

– «Tú cambias, y con ello cambia toda tu vida.»

– «Me gustaría creer eso.»

– «Hazlo, pruébalo y se hará realidad para ti.»

DIÁLOGO

 

«¡Y si hombres de corazón sincero se dirigen hacia Mi para aprender a comprender, así es Mi deseo el ayudar a todos aquellos que deseen participar en esta escuela de enseñanza mundial, en la Academia de Dios. Cuanto mas sinceras sean las preguntas de corazón, tanto más respuestas van a recibir en este camino. Así esta escuela de enseñanza mundial va a unir a todos aquellos que verdaderamente estan en su corazón!»