Bienaventurados

Academia de Dios – Escuela del Espíritu – 25. 05. 2020

Bienaventurados, los que han aprendido a compartir y lo hacen, cuando vienen el apuro y la escasez.

Vosotros hijos humanos os sentís en seguridad, pues aparentemente en vuestro mundo todavía está todo en orden, pero ¿qué haréis cuando eso no sea así? Entonces la pregunta será ¿qué hicisteis en los „años gordos de abundancia“ que se os regalaron? ¿Habéis aprendido a compartir, a soltar, a renunciar? ¿Conseguís amar a los que no os quieren hacer daño? ¿Y a los que os quieren hacer daño? ¿Estáis dispuestos a caminar una milla con alguien que os lo pide? ¿Estáis dispuestos a que, por Mi causa, se burlen y se rían de vosotros? Preguntaos si vuestras lámparas están llenas de aceite para que pueda arder luz en vosotros cuando se vuelva oscuro en vuestro mundo.

Bienaventurados, los que han aprendido a dar.

Bienaventurados, los que han aprendido a perder y a soltar.

Bienaventurados, los que no solo luchan por su propio bien.

Y si todavía os veis como buenas personas, entonces las máscaras caerán cuando vuestro mundo se salga de los carriles. Entonces vosotros mismos podréis pesar y medir la fortuna y los valores internos que habéis desarrollado con vuestras decisiones, actitudes y ayudas. Los días están contados para el engaño y el ensueño, pues ya no se podrán mantener más. Lo verdadero va a elevarse como el ave fénix que resurge de las cenizas del fraude y la mentira. Se destacará y ya no desaparecerá más bajo la apariencia, pues se elevará hacia el Ser, y será visible para todos aquellos que tienen la mirada fija en la Verdad.

¡Estad atentos y procurad ser honestos, sinceros y dispuestos para ayudar, allí donde realmente se necesita ayuda!

Bienaventurados aquellos, que han aprendido a tener silencio en el mundo ruidoso.

Bienaventurados aquellos, cuya luz está encendida, en un mundo apagado.

Bienaventurados aquellos, que han elevado sus corazones y no se dejan arrastrar por la locura del mundo.

ESCUELA DEL ESPÍRITU

 

«Yo soy el ser espiritual dual de Cristo. Mi misión es conduciros en este camino. Se trata de la parte femenina del Plan de Retorno hacia el Hogar Celestial en el tercer Tiempo, que acaba de iniciarse.»