Padre, Hijo y Espíritu Santo

Respuesta – 28. 05. 2020

El bautismo del Espíritu será para vosotros como un rocío fresco al amanecer en un día de verano, como una lluvia suave, como el retumbar de una tormenta poderosa, o como la fuerza arrolladora de un tsunami. Exactamente dosificado en vuestro interior y adaptado a las situaciones que tenéis que superar. Sabed, Yo he convertido a muchas personas normales en Mis instrumentos, por una buena razón. No se jactan de ser Mis profetas, son humildes y transmiten Mis palabras con gran humildad como conducción y ayuda, siempre atentos para ser dignos de este servicio. No tienen el deseo de ser algo especial, ellos están en Mí y Yo en ellos. Todavía son seres humanos, pero purificados con túnica blanca y con el signo del cordero en la frente.

¡Sabed, el Espíritu Santo conduce hacia la Trinidad del tiempo presente, también en la tierra! La fuerza, el poder y la gloria de la Trinidad se revelarán a todos los que han luchado en este camino para pasar desde la infancia hasta convertirse en los hijos e hijas. ¡El camino de Jesús de Nazaret conduce hacia ello, hacia a Mí, vuestro Dios y Padre! Aquellos que han seguido este camino podrán aceptar rápidamente lo que ha sido revelado actualmente, pues todos los que conocen a Mi Hijo, también me conocen a Mí y al Espíritu Santo. ¡Pues Yo, el Padre, Cristo, el Hijo y el Espíritu Santo somos tres y también uno! El tiempo del Espíritu ha empezado, y expresándolo con vuestras palabras humanas, está más conectado con el Cielo. ¡Difícil de entender para los seres humanos, pero cada vez comprenderéis mejor la nueva Vida, la verdadera Vida en el Espíritu de Dios!

RESPUESTAS

 

Mis palabras que se hablan en este mundo, muestran su efecto en todos aquellos que leen estos mensajes, en aquellos que los sienten. También en aquellos que no quieren aceptar que esta es Mi palabra, y que debe ser dada. Esto no tiene la intención de satisfacer vuestra exigencia humana de pensar y sentir, sino que se trata más bien de conduciros a vuestro interior y transmitiros Mi ayuda y benevolencia.