Yo hago desaparecer todos los rituales y dogmas

Mensaje Mundial – 01. Mayo 2020

Y si ahora Me hacéis la pregunta: „¿Existe un lugar donde podéis hablar y compartir con otras personas, con hermanos y hermanas del Espíritu?“, así Yo os respondo: Van a haber puntos de Luz. Tal como el mapa de vuestra pandemia os muestra la propagación, así también os muestro Yo los puntos de Luz alrededor del mundo, que muy rápidamente se convertirán en Oasis de Luz. Ya ha comenzado en Alemania, allí existe un edificio. Va a ser la Casa de Dios, construida sobre el fundamento del Espíritu libre y del libre albedrío. Allí tendrán lugar días de encuentro. Esta casa se convertirá en un Oasis para el cuerpo, el alma y el espíritu. ¡Allí comenzó todo!

Allí es donde nació Mi primera Comunidad, un grupo de seguidores, que pusieron en práctica el estar los unos para los otros, consiguiendo así entrar y ser parte de esa Comunidad del Espíritu. Juntos aprendieron a mantenerse unidos y a vivir en su interior, como discípulos. Esto también se hará visible en el exterior. A partir de esta comunidad de fe, que para algunos también se ha convertido o se convertirá en una comunidad de vida, crecerá la nueva vida, la Nueva Era. Personas espirituales encontrarán a personas espirituales, y estas se unirán, pues se atraerán mutuamente. Lo que comenzó en Alemania, continuará en los países de habla alemana y pronto cubrirá toda Europa.

Sabed, va a surgir un nuevo modelo de vida y de trabajo en todos los ámbitos. Este se expandirá como por arte de magia, sin trabajo misionero, sin líderes externos, en el Espíritu libre y en Mi conducción, que Yo soy, Jesucristo. Este modelo, construido sin presión, sin expectativas, pero basado en la responsabilidad propia y en el Amor a Dios y al prójimo, va a ser la nueva forma de vida del futuro y una parte del nuevo Cielo y de la nueva Tierra. ¡Creed y confiad! ¡El terreno está dispuesto, la semilla ha sido plantada y Dios nuestro Padre la ha dejado crecer! Esto os lo digo Yo, el que fue Jesús, el que Yo soy, Cristo, el que lleva la responsabilidad de este crecimiento y de su mantenimiento. Ved y comprended: Es como el micelio de los hongos, todo es invisible bajo la tierra, pero conectados entre sí en los hilos más finos van creciendo continuamente sin cesar, expandiéndose en una red invisible, que a su vez permanece completamente invisible. Al mismo tiempo y cada vez más, se prepara la tierra para las buenas semillas de las que brotarán los hongos del suelo haciéndose visibles durante la noche, con frecuencia después de una lluvia cálida, en un ambiente húmedo y caliente.

A pesar de que se aprovecharon y mal usaron la buena intención de los verdaderos y sinceros seguidores, ellos consiguieron llevar incansablemente la Voluntad del Padre en la creación contraria. Ahora los perdedores eternos son elevados para convertirse en los ganadores y los vencedores. Ellos fueron los que han hecho posible el cambio. En muchas religiones, iglesias, sectas, grupos, en órdenes y monasterios, en sociedades secretas, incluso en los sistemas de los gigantes y las gracias, también hubo algunos que realmente sirvieron a Dios en sus obras. Pero también fracasaron repetidamente, pues con la violencia abusaron de su poder, introdujeron el orden con reglas de comportamiento exageradas, controlando y obligando implacablemente a cumplirlas, poniéndose como representantes de la ley como abogados y jueces. Así vendieron su dignidad y su alma, enfureciéndose y siendo injustos con las víctimas que les eran entregadas. Con ello cayeron así en la trampa de las fuerzas contrarias, quedando bajo su influencia, o quitándose la responsabilidad de encima y para recibir compasión se mostraban como víctimas, dando la culpa a otros.

Recordad también a las muchas víctimas que hicieron visible la hipocresía y la santidad aparente de los poderosos dirigentes, que criticaron las mentiras de la política, que denunciaron las maquinaciones y los fraudes de las finanzas, y siempre querían desenmascarar. Se les puso en ridículo ante los ojos de todos y fueron los encarcelados, los perseguidos y los marginados en el pasado y también en el presente.

Sí, cosas horribles, terribles y crueles han sucedido en todas partes. Aquellos que estaban y están en el gran Plan, también han fracasado con frecuencia. Pero Yo Cristo, os pregunto: ¿qué héroe no conoce también la derrota? Todos los que se han encarnado para cumplir el Plan la conocen, pues este mundo debe ser superado transformando las propias sombras en luz. Este es Mi camino, Mi verdad y Mi verdadera vida. ¡Y nadie viene al Padre sino a través de Mí! Si, Yo, Cristo, hago esta afirmación. Si, no existe otro camino que pase a través de Mí, pues cada alma lleva Mi Luz en sí, la Luz del Redentor.

Y así Yo llamo en las iglesias y las confesiones, Yo llamo a todos los creyentes, dejad vuestras iglesias polvorientas, vuestros eternos y siempre los mismos ritos y dogmas. Empezad a tomar el camino vivo que hace feliz, en el que Yo os he precedido. Comprended que todos en su puesto, tenían y tienen la misma meta. Y todo lo que estaba bien, se mantendrá como bueno. Todo lo que era auténtico, permanecerá. ¡Todo lo que se hizo basado en el amor, brillará! ¡Y la luz de todos se pondrá sobre el candelero y brillará! En verdad, en verdad Yo os digo, la Voluntad del Padre en las oraciones no fue en vano. En la oración que Yo os enseñé, está incluido todo lo que es necesario para llevar una vida elevada, en la que solamente se desea agradar a Dios. Esa oración también fue vivida por todos los Seres de Luz que tuvieron su contribución en el gran Plan de Dios. Así sabed, ellos dieron todo en muchas, muchísimas vidas terrenales. Ellos fueron los perseguidos, culpabilizados y encarcelados. Pero sabed y comprended: La Justicia de Dios se medirá con la motivación con la que se hizo algo, solo de ahí puede haber o no una culpa. Quien actuaba y actúa de buena fe, sus obras quedan grabadas en el libro de la vida, en la página de sumas y saldos. Yo transformo lo pecaminoso. Yo lavo la culpa de vuestra alma que vosotros reconocéis y en arrepentimiento me entregáis a Mí. No necesitáis intermediarios ni ceremonias de indulgencia, ni ser miembros de una organización. Vosotros venís hacia Mí y Yo hago todo lo nuevo. Al que se le perdona la culpa, ese también debería perdonar a su deudor. Vosotros, Mis amados hermanos y hermanas, deberíais ser generosos, nobles, bondadosos, pacientes y misericordiosos. Pues en eso reconocerán todos, que vosotros sois Mis discípulos. Tomad, oh tomad en serio Mi enseñanza, rezad esa oración con fervor, devoción y entrega. Y vosotros veréis como ella os cambia, pues con ello se agudiza vuestra conciencia y se desarrolla la fuerza de la fe y de la creencia. A través de ello os convertís en Mis puntos de Luz y de ellos surgirán Oasis. Pues Yo conduciré a todo lo que pertenece estar junto.

¡Y si tú, mi hermano, mi hermana, te sientes tocado, dímelo a Mí en tu interior, dime sí a Mí, di sí al Cuerpo de Cristo. ¡De todos vuestros síes, surgirá un nuevo movimiento, una comunidad del interior! Liberaos de los antiguos miedos, de las antiguas heridas, de los antiguos conceptos que todavía os influencian. Orientaos hacia Mí, sin preguntar cómo debería funcionar. Creed y confiad en esta Mi palabra y luego ejercitad vuestra paciencia. Sabed, Yo Cristo, os he escuchado, al igual como os escucha Dios, el Padre. Yo, el Resucitado, puedo hablaros a vosotros. Yo he vuelto de nuevo a la tierra para llevar la Verdad a todos aquellos que la anhelan, para mostrar la Justicia a todos aquellos que tienen sed de justicia. Yo puedo hablaros como lo hice en aquel entonces. Yo sé quién lee estas palabras. Yo sé quién acoge en si estos mensajes. Y Yo sigo hablando en vuestro corazón hasta que volváis a confiar de nuevo en Mi voz, hasta que de nuevo volváis a construir sobre Mí. Yo haré todo nuevo, también a ti te haré nuevo, ya lo verás.

Yo no soy un bailarín de ensueño, no soy un cuentacuentos, no soy un gurú, no soy un maestro entre maestros. Yo soy el Hijo de Dios, proveniente de la Unidad Primaria, del Cenit de toda la Vida. Yo descendí a los mundos de la caída, a la creación contraria, para conducir de nuevo al Hogar, saliendo del valle de lágrimas de la vida humana.

Y si te atreves, entonces Yo te mostraré la verdadera Vida. La Vida de la que tu espíritu está sediento y la que tu alma anhela infinitamente. Si confías en estas palabras Mías, entonces se cambiará tu vida y cambiarás tú mismo. Yo no te llamo para que entres en un grupo. Yo no te llamo para iniciarte en algún sitio, o para dar un paso adelante dando un voto o juramento. Yo tampoco proclamo un nuevo bautismo. Oh escuchad Mis palabras, oh escuchad Mi instrucción, pues ella tiene validez desde ahora y para todos los tiempos: ¡Yo hago desaparecer todos los rituales y dogmas! ¡Dejadlos, ponedlos en Mis manos! Sabed, Mis palabras han sido con mucha frecuencia mal utilizadas y todo ha sido ensuciado y transformado hacia abajo en lo contrario. Por eso el nuevo Espíritu no fluirá más en antiguos canales. ¡En vez de ello, es mejor que entréis en la Libertad de Mi Espíritu y de Mi Vida!

Yo os llamo en vuestro interior, sin espectadores ni público. Es algo entre tú y Yo. Y si lo deseas y si puedes, aprovecha este tiempo en el que, debido a todas las prohibiciones, el mundo entra en un estado de tranquilidad. Pues en verdad, en verdad Yo te digo, grandes cosas están esperando a todos aquellos que puedan creer.

EL TERCER TIEMPO

 

«Yo, vuestro Dios y Padre celestial, elevo de nuevo Mi palabra en el tercer Tiempo a través de canales ennoblecidos y purificados, a través de mensajes en el tercer Tiempo, en el idioma de espíritu a espíritu, en el que Cristo conduce a sus seguidores.»