Las nieblas se disolverán

Mensaje Mundial – 21. Abril 2020

Ved y reconoced el sistema, los sistemas, las maquinaciones del principio demoníaco y satánico en todo. ¿Con qué medios se combate a aquellos que ya no quieren participar y cuestionan críticamente reclamando justicia? Ellos experimentan persecución, marginación y son abandonados, sí, la maldición se pronuncia sobre ellos y se convierten en proscritos. Estas son algunas de las medidas de castigo con las que trabajan los enemigos de Mi Reino.

El conocimiento y el desenmascaramiento de la creación contraria pueden ser dolorosos para vosotros seres humanos, pero las nieblas se disolverán y con ello también se creará claridad en vosotros. Sabed, son muchos los que están esperando, ya que no confían en sus sensaciones que les muestran cuando algo funciona completamente en la dirección equivocada, teniendo que sentir después una sorpresa desagradable o un shock profundo.

Os preguntáis, «¿Y qué quedará?»: ¡Una visión general con un significado, un gran reconocimiento y un aclaramiento sobre el increíble engaño, sobre la seducción que se vio como posible y que muchos nunca hubieran respaldado! El pecado y lo pecaminoso empiezan allí donde se actúa de forma consciente e intencionada contra los mandamientos de Dios y contra Mi voluntad.

Por la verdad fueron sacrificadas muchas, muchísimas vidas, se padecieron muchas, muchísimas injusticias y sufrimientos, así como muchas, muchísimas burlas y humillaciones. Son todos aquellos que en vidas discretas consiguieron grandes rendimientos, victorias ocultas en lo espiritual, así como victorias sobre el miedo, que todos los habitantes de la tierra bien conocen. Todas las victorias que tuvieron lugar en el trabajo conjunto, los unos por los otros, han recibido ahora la suficiente fuerza, poder, verdad y esplendor de Dios, como para poder ser traídas a la tierra y permitir que se produzca el cambio. La balanza está equilibrada, las fuerzas se encuentran cara a cara en una confrontación. ¡Mi reino debería venir y vendrá! ¡Mi voluntad debería suceder y sucederá! Al principio funciona de manera silenciosa, tranquila e invisible, pero sabed: ¡Esto sucede! Eso sucede en los corazones, en las almas de todos aquellos que se orienten hacia Mí, que dejan el miedo y el dolor de la materia, que purifican sus pensamientos, sus palabras y sus actos, para así ganarse el vestido blanco del alma.

Limpios y puros se convierten en los ungidos, sus frentes están marcadas por el Cordero de la Redención, cuyo nombre es Cristo y cuyo nombre fue Jesús en la tierra, un simple hijo de carpintero, sin privilegios del mundo, sin reconocimiento, sin influencia, pues los privilegios, la influencia y el reconocimiento pertenecen a la creación contraria. Son las condecoraciones de los gigantes del imperio mundial. Jesús, el hijo del carpintero, vino a vuestro mundo para traeros la Verdad, que os saca de la esclavitud interna. Ahora habéis seguido peregrinando durante 2000 años y vais a ser los primeros que aprenden a comprender y que pueden comprender lo que en realidad y en verdad significan los mensajes de Mi Hijo y Su Redención. No necesitáis intermediarios que os digan, cómo debería ser entendido Yo, vuestro Dios. Yo instruyo ahora a Mis instrumentos para que sean directos y realmente fieles a lo que Yo les digo.

Yo os digo: recuperad de nuevo vuestra dignidad, vuestro honor, entrad en vuestro verdadero ser. Haceros conscientes de vuestra nobleza interna. Buscadme a Mí en vuestro interior, y hablad Conmigo. ¡Y ahora os levantaréis, reconociendo los antiguos esquemas de pensamiento que os ataron a valores falsos, que no traían la libertad que Mi Hijo con el ejemplo, vivió, mostró y os enseñó! ¡Acordaos de ello, por la voluntad de los Cielos, y reflexionad!

Y si habéis perdido la orientación, regresad al desierto de aquel entonces, desenterrad de nuevo los 10 mandamientos que fueron y que están gravados en vuestras almas. Comenzad a mediros con ellos, recordad lo que significan para vosotros, y encontrad el reconocimiento que os conducirá hacia la verdad. No disculpéis ni justifiquéis vuestra mala conducta. Reconocedla, pedid perdón sinceramente de corazón y pedid la fuerza y la fortaleza para no hacerlo más.

Y si preguntáis, «¿qué va a cambiar con ello?»: Vosotros sois los que vais a cambiar. Os volveréis verídicos, dignos de confianza y libres. Primero se producirá esto de forma invisible en vosotros, y después se mostrará también en el exterior. Y si ahora preguntáis, «¿qué puedo hacer yo, el que se encuentra atrapado en el sistema del poder, en el sistema del mammón o en el sistema del engaño?». ¡Aquí se trata de teniendo una actitud de justicia, convertirse en espejo para la injusticia, y ser espejo para el mammón, para que pueda ser reconocido, lo que el dinero hace con las personas!

¡Y vosotros, los engañados, no os dejéis engañar más! ¡Convertíos en los portadores de la Verdad en el Nuevo Tiempo!

Y escuchad, escuchad, oh escuchad las palabras de vuestro Dios, pues Yo también soy vuestro Padre: No os convirtáis en un sabelotodo que quiere enseñar y misionar a otros, sino convertíos en aquellos que avanzan en esta elevada Escuela del Espíritu y se convierten en hombres del Espíritu. Preparad el camino para todos y seguid adelante, seguid a Jesús y llevad la cruz de aquellos que no ven, que no comprenden, ni admiten su culpa. ¡Preparad el camino para ellos!

Para todos aquellos que reciben esta enseñanza: Sentíos como los iniciados, sentíos integrados en un gran acontecimiento espiritual. Esto va a alcanzar en este tiempo actual a los corazones de aquellos, cuya alma esté dispuesta a entrar en este gran acontecimiento espiritual. ¡Tan discreto como lo fue el nacimiento de Mi Hijo, igual de discreta ha tenido lugar ahora en vuestro tiempo Su venida, siendo un gran acontecimiento cósmico. ¡Siendo visible para todos en el Cielo, tal como lo fue en aquel entonces! Solo un pequeño grupo estaba allí y pudo estar presente. Ellos lo sabían, sin embargo, no podían creerlo y mucho menos captarlo. Sin embargo, la intuición que llevaban dentro de sí, se transformó en la verdad de su vida, pues ellos habían estado allí presentes. Ellos fueron guiados, enseñados y obsequiados por Mis dos fuentes de agua fresca de la vida. ¡Esto está despertando lentamente en sus almas, pues el engaño pierde cada vez más su poder, ante la Verdad que Yo soy, de Eternidad a Eternidad!

EL TERCER TIEMPO

 

«Yo, vuestro Dios y Padre celestial, elevo de nuevo Mi palabra en el tercer Tiempo a través de canales ennoblecidos y purificados, a través de mensajes en el tercer Tiempo, en el idioma de espíritu a espíritu, en el que Cristo conduce a sus seguidores.»