Territorio enemigo

Mensaje Mundial – Sábado Santo – 11. Abril 2020

Oh escuchad, vosotros seres humanos de este mundo, oh escuchad, vosotras las almas que os encontráis en el tiempo y espacio. Escuchad la voz de Cristo, el resucitado, el vencedor sobre la creación contraria de la voluntad propia. ¡Sabed, vosotros os encontráis en medio de un gran acontecimiento cósmico! Ese desencadena una gran transformación de la vibración para toda la vida que está asociada con estos mundos. La tierra se encuentra en una transformación, es atraída hacia el sol central primario, y debido a ello entra en una vibración más elevada y rápida. Todo lo que en este proceso no lleve en si la nueva vibración elevada, no podrá resistirlo. Los cambios se producen simultáneamente desde el centro del planeta tierra y desde el universo cósmico. Provienen de la fuerza espiritual elevada de los verdaderos cristianos, aquellos que no se rindieron, aquellos que permanecieron fuertes en grandes injusticias, aquellos que no sucumbieron en la lucha, y todos aquellos que se encuentran ante la gran prueba final en el cuarto peldaño de la escalera.

Vuestro universo y vuestra galaxia son el bastión de las fuerzas demoníacas que han construido un mundo contrario a la creación. ¡Eso es solamente un reflejo, una ilusión que no se va a poder salvaguardar ni mantener más! Se va a disolver, cuando el bastión de la voluntad propia reciba cada vez menos energía. ¡También se os llama a todos vosotros, los defensores y activistas del medio ambiente! Con vuestra lucha no estáis sirviendo a la tierra, sino que servís a la lucha del mundo, la lucha de la resistencia que trabaja con la fuerza de la confrontación. ¡Aprended el trabajo conjunto pacifico, pues ese va a acelerar la verdadera evolución! Pensad sobre ello, reflexionad y hablad Conmigo. Tal como se os muestra en el apartado “Diálogo” de este portal web. Aprended a hablar Conmigo, orientaros hacia Mí, y dejaros conducir por Mí.

En verdad, en verdad, os digo: Aquí no se trata de salvar el planeta tierra, ya que van a venir una Nueva Tierra y un Nuevo Cielo, tal como pudisteis leer en las antiguas escrituras. No podéis dar marcha atrás al reloj, así no se puede seguir en la tierra.

Venid otra vez hacia Mí, retroceded de nuevo en Mi tiempo, para aprender a comprender, para poder captar. Los últimos pasos de Mi camino fueron los más dolorosos. Pues se me dejo en manos de las fuerzas contrarias y los más brutales de sus ayudantes. Yo me encontraba sin ayuda, indefenso, sin derechos, siendo una pelota de juego a merced de las fuerzas de las tinieblas. Mi cuerpo estaba golpeado, se me había quitado la dignidad humana ante los ojos de todos, la maldad me ridiculizó en su burla, al ponerme la corona de espinas. La corona de espinas que una niña inocente había entretejido y un rudo soldado se la quitó, hiriendo sus manos, así como su corazón. Cada anécdota, cada suceso de Mi historia habla el idioma del alma y el idioma del Espíritu. Y si vosotros empezáis a introduciros en Mi camino de la pasión, entonces aprenderéis a ver y podréis comprender, que vosotros también seguís por ese camino. Entonces os encontraréis una y otra vez en la injusticia de este mundo, y no podréis hacer nada en contra, pues el mundo y sus leyes, no son las de vuestro Padre, del que vosotros Sus hijos sois. Algunos de vosotros no quieren ser más niños pequeños, pues sienten haber crecido convirtiéndose ahora en hijos e hijas de Su Padre. Pero en verdad, en verdad, Yo os digo: ¡Todavía no os habéis convertido en ello! Jugáis todavía el juego en el que unos están en contra de otros, luchando hermanos contra hermanos, hermanas contra hermanas. Pero los hijos e hijas abandonan la lucha en el exterior, las malignas rivalidades, intrigas, enfrentamientos, el escenario de infamias, atrocidades, abusos y la maldad.

Y todos aquellos, que sin darse cuenta, jueguen como la niña inocente, esos están jugando con su imprudencia en las manos de las fuerzas contrarias. ¡Oh ved, la niña inocente, sin mala intención, juega con la dureza en las manos! La situación es un espejo para todos aquellos que no quieren ver, cierran sus ojos y esperan que todo va a pasar rápidamente y después todo va a estar bien. Realmente, verdaderamente Yo os digo: ¡No va a desaparecer, no va a ser fácil! Con todos los signos del mundo que se os dan. Parad de querer calmar, apaciguar o quitar la importancia. No digáis más la frase: «¡Esas catástrofes las ha habido siempre – sucedieron muchas veces en el pasado!» ¿Cómo podéis saber esto? ¡El que habla de esta forma, ese está quitando importancia a la gravedad y a la seriedad de la situación! Sabed: En aquel entonces, también los que se encontraban al margen del camino se quedaron sin palabras y horrorizados por lo que veían.

Entre ellos se encontraban también aquellos que buscaban al culpable. Su pregunta fue: ¿Dónde empezó la cosa? ¿Quién es el culpable?» Empezaron con sus investigaciones buscando las huellas de forma minuciosa, hasta que, según su opinión, encontraron al culpable. ¡Para ello utilizaron todos los medios a su alcance, creyendo solo lo que podían ver, acumulando pruebas, para así restablecer de nuevo la ley y el orden! Aquí podría cuestionarse la siguiente pregunta: ¿Qué os ha traído eso? Habéis seguido caminos secretos, guardando silencio, sin dejar que nadie viera en vuestras cartas y con ello aumentasteis la desconfianza que creció en vosotros y construyó muros a vuestro entorno. A veces sentisteis la soledad, el aislamiento, y os convertisteis en vuestro propio perro guardián. Oh, reconoced: vosotros servís a un sistema desleal, y con frecuencia no lo veis, ni os dais cuenta. Os habéis vestido con sus capas de la invisibilidad, y ahora no sabéis como podéis vivir sin ellas. ¡Despertad, oh despertad, ved y comprended, por qué una y otra vez sois los decepcionados: la causa es, vivís con y en la decepción! También a vosotros se os acabaran los argumentos y las pruebas, entonces os cuestionaréis, si estáis en el camino correcto.

Y aquellos que representáis la palabra de Dios, que estudiáis los escritos analizando todo de forma mental e intelectual, deseando investigar y descubrir, aparentando saber lo que puede ser y lo que no: ¡Vosotros seguís sin tener ni idea, no tenéis la visión para los signos que se os dieron y los que se os dan! Vosotros que habéis conocido y estudiado muchos escritos, religiones, maestros, y automáticamente podéis citar frases de memoria. ¡En verdad, vosotros sois los que se han quedado ciegos, ya que no vivisteis lo que sabéis y no dejasteis que eso se convirtiera en vuestra creencia profunda! Actualmente y en aquel entonces creíais tener que rebatir, borrar y aniquilar Mis Palabras e interpretaciones. «¡El debe desaparecer!», esa fue vuestra meta y objetivo, y así sucede también en la actualidad. Los altos dirigentes de Mi pueblo se burlaron, Me negaron, Me acusaron, Me declararon culpable y ordenaron Mi muerte. Los dirigentes de aquellos tiempos se han encarnado de nuevo. Siguen hablando todavía el mismo idioma. Ellos son el arma más poderosa de las fuerzas contrarias, pues no temen nada. Ellos son los hipócritas que se muestran disfrazados de ovejas, siendo en realidad lobos furiosos. En aquel entonces no se encontraban al margen del camino, sino que con intranquilidad permanecieron en sus seguros palacios y posesiones, esperando que se quitara del medio a la persona incomoda, para así no ser molestados en sus maquinaciones. Oh, sabed, Yo os conozco, Yo os conozco por vuestros nombres y os recuerdo: ¡Vuestra culpa todavía no esta saldada! ¡El pueblo, vuestro pueblo, que una vez fue el pueblo de Dios, ha hecho penitencia al sufrir persecución, opresión y deshonra! ¡De forma similar sucedió con los judíos, en vuestra historia actual que no la queréis olvidar y todavía no la habéis comprendido! ¡Yo soy Cristo, Yo expongo esa historia, pues Yo fui y soy el personaje principal en ese drama! Yo vine a Mi pueblo hace 2000 años como Mesías. ¡Todos aquellos, que tenían que haber reconocido ese signo, como el único, no lo hicieron! Pues sabed, Mi idioma fue y es claro: Yo critico la hipocresía de aquella época del mismo modo, como lo hago en la actualidad con estos mensajes. ¿Por qué fui atacado y se Me ataca con todos los medios? ¿Por qué no se Me nombra por Mi nombre? ¿Por qué se dice que Mi enseñanza está desfasada y no es actual? ¿Quién ha quitado credibilidad a Mi nombre?

Sabed, la Verdad sale a la Luz, así como la cálida luz del amanecer que anuncia al día y aparta la oscuridad. Los escribas y fariseos no eran lo que aparentaban, pues eran calculadores, astutos e inteligentes en las guerras de palabras. Ellos eran y son especialistas en dar la vuelta a la verdad mostrando lo contrario, confundiendo a aquellos ingenuos de buena voluntad que ni ven ni veían eso. En aquel entonces había alguno de ellos que también se puso del lado de la justicia, sintiendo y diciendo: Si, es posible que el Mesías haya venido. Caifás y sus ayudantes, los altos dirigentes de los judíos, con sus magistrales y astutas intrigas, conseguían generar inseguridad en todos aquellos que estaban a Mi favor. Hablando el idioma de las fuerzas contrarias exigían evidencias y pruebas, creando así confusión y desorientación. Tened en cuenta todos vosotros, los que recibís esta nueva visión, tened en cuenta y comprended: A toda la Creación se le ha dado la vuelta hacia lo contrario. Así se construyó una creación contraria que se hizo visible en la materia con un gran bastión amurallado en contra del Mundo Divino. Sin embargo, Yo repito una y otra vez Mis palabras: ¡Mi Reino no es de este mundo! Así lo dije como Jesús de Nazareth y así lo digo Yo como Cristo actualmente en este mundo, con sus galaxias visibles. Todo, todo pertenece a la creación contraria y todo ello es territorio enemigo para aquellos que partieron de los Mundos Espirituales puros. La estrella de Belén anunció a los tres reyes de oriente el nacimiento de un nuevo Rey. Tres se acordaron al ver el signo en el Cielo. Tres fueron enviados, pues eran príncipes de los Cielos que se habían encarnado: el portador de la Luz, el de la Verdad y el de la Justicia. El portador de la Luz regaló incienso, el portador de la Verdad regaló Mirra, y el portador de la Justicia regaló oro. Los tres habían partido para ser un signo, un signo invisible en la historia y saludarme a Mí en esta tierra, que vine como Hijo de los Cielos, desde el Hogar, para traer la Luz en el mundo de las tinieblas, traer la Verdad y la Justicia y llevar a la creación contraria hacia la Redención y la disolución.

A todos nosotros se nos persiguió, atacó y venció una y otra vez: con frecuencia se nos tentó. Muchos cambiaron de filas, dejándose seducir, convirtiéndose en ayudantes y cómplices del reino de los contrarios, del reino de las sombras, que se transformó en el estado de los demonios. La Luz se convirtió en sombra, la Verdad en mentira, la Justicia en la ley del más fuerte. Cada vez más Seres Divinos se encarnaron para actuar en la Obra de Retorno y de conducción de vuelta al Hogar, pero se quedaron atados a la materia, a la rueda de la reencarnación, en la que una y otra vez son conducidos hacia el equilibrio y compensación de causa y efecto. Lo satánico, la voluntad propia y el antagonista se hicieron fuertes en el reino contrario de la oposición, siendo promovidos y fomentados en todas sus variantes. En el juego mundial se convirtieron ellos mismos en los seguidores atados, cautivos, ambiciosos y duros de corazón. Las personas de éxito consiguieron riqueza, honor y gloria, abusando y aprovechándose de aquellos que no querían participar ni se dejaban incluir en esas maquinaciones deshonrosas. Muchos de los subyugados y oprimidos cedieron, pues como víctimas se resignaron ante ese juego satánico y demoníaco.

Y a todos hablo Yo: Reflexionad, aquellos que tuvisteis que cargar y soportar mucho, los que os veis como portadores de Luz, portadores de la Verdad y portadores de la Justicia. Yo, Cristo, vuestro Hermano del Hogar Eterno, del Reino de la Luz, de la Verdad y de la Justicia, os digo: ¡Levantaros y limpiad el polvo de vuestras vestiduras! ¡Limpiad la suciedad del pecado de vuestras almas y seguidme a Mí, entrad en el Está Consumado! ¡No tenéis que saber todo ni comprenderlo todo, pero aprended una y otra vez, creyendo en lo que vosotros lleváis en vuestro interior, la Esencia de vuestro Hogar! En muchas, en muchísimas encarnaciones, en muchas vidas terrenales, habéis traído poco a poco el Cielo aquí a la Tierra. Y así en los últimos días de existencia del reino de los contrarios, de la mentira y el engaño, del querer ser y poseer – experimentáis de nuevo: «Dios os ofrece Su mano» para que todos los sedientos de Luz, Verdad y Justicia, reciban como fortalecimiento la pura y verdadera Agua de la Vida. Dejad estar a vuestros dirigentes, reconoced aquellos que quieren ser dirigentes y no los creáis ni sigáis. Vosotros los Míos, tened en cuenta cómo enseñé como Jesús de Nazareth. Tomadme como vuestro ejemplo y Yo os conduciré, siempre y cuando, os dejéis conducir. Tened en cuenta y sabed: Nadie viene al Padre, sino por Mí. Yo os he prestado Mi fuerza, Mi Luz de la Redención, para que os muestre el camino correcto. Esa fuerza Me la tendréis que devolver. Así captad y tened en cuenta la gran lucha en la que todo se encuentra: La Luz está contra las tinieblas, la Verdad contra la mentira, la Justicia contra la injusticia. ¡Ved, comprended y creed Mi palabra, que Yo soy, fui y seré!

EL TERCER TIEMPO

 

«Yo, vuestro Dios y Padre celestial, elevo de nuevo Mi palabra en el tercer Tiempo a través de canales ennoblecidos y purificados, a través de mensajes en el tercer Tiempo, en el idioma de espíritu a espíritu, en el que Cristo conduce a sus seguidores.»