Ciclo del Ser

Academia de Dios – Escuela del Espíritu – 04. 04. 2020

Así aprended a entender y a comprender lo que Yo deseo explicar hoy: El ser humano aprenderá en el camino hacia sí mismo, si él lo permite, a conocerse a sí mismo, para así poder ser guiado hacia el autoconocimiento. Pero el ser humano conoce solo medias verdades sobre otras personas, pero especialmente sobre sí mismo. Con ello se mueve en una semiconsciencia, una ilusión, que con frecuencia él defiende y justifica enérgicamente.

Él piensa basarse en lo que conoce y sabe. Pero en su propia verdad también está incluido lo que desconoce, pues él no es consciente de lo que no piensa, aunque lo sienta o no, y eso lo percibe. En realidad, la verdad es algo más profundo y mucho más sutil de lo que el hombre opina y percibe. Se encuentra en su zona inconsciente, en su subconsciente. Esto significa que todavía tiene que aprender a comprender y a reconocer muchos aspectos, para poder comprender toda la verdad sobre sí mismo. Un camino que conduce desde el conocerse a sí mismo, pasando por el avergonzarse de ello, hasta llegar al autorreconocimiento.

Se necesita valentía, pues la buena imagen maravillosa que las personas tienen de sí mismas, ya no se puede mantener más. Uno aprende a cuestionar su motivación en sus actos. Principalmente no se trata de lo que se hace, si no del por qué se hace.

Solo a través de este camino del autorreconocimiento que os conduce hacia la verdad sobre vosotros mismos, se encuentra la comprensión, para con vosotros mismos y para todas las demás personas. Eso es el fundamento para el «ama a tu prójimo como a ti mismo». Es la comprensión y el gran reto en lo que Cristo como Jesús nos mostró al consentir su condena y aceptar su muerte en la cruz.Para el principio masculino eso se encuentra en la aceptación más elevada del «no querer ser nadie» como ser humano. Para el principio femenino la tarea consiste en «el soltar» y el «no querer poseer» como ser humano. ¡Dando este paso se invierte la distorsión en la que se encontraba la materia, entonces se disuelve el nivel del alma y eso es la Resurrección en el Espíritu, la verdadera Vida!

Son las tres partes, los tres niveles, la Trinidad del Camino de la Verdad y el del Ser, que también incluyen la trinidad del hombre, del alma y del espíritu.

Como vuestra hermana y parte femenina de Cristo, que con el seguimiento superó este camino, se me permite transmitiros esta parte, ahora desde el principio materno.

ESCUELA DEL ESPÍRITU

 

«Yo soy el ser espiritual dual de Cristo. Mi misión es conduciros en este camino. Se trata de la parte femenina del Plan de Retorno hacia el Hogar Celestial en el tercer Tiempo, que acaba de iniciarse.»