Por la voluntad de los Cielos

Mensaje Mundial – 03. Abril 2020

¡Como portador del orden divino, llamo de nuevo en este mundo y en vuestros corazones! Al igual como Moisés en aquel entonces saqué al pueblo de Dios de la esclavitud, así os conduzco Yo en el tiempo actual para salir de la esclavitud de los aspectos humanos del ego, el antagonista, y de la esclavitud de las fuerzas satánicas. Las fuerzas contrarias han hecho de vosotros sus súbditos y os han convertido en sus esclavos. Y vosotros sois como esclavos que hacen todo lo posible para permanecer en su favor y gracia para recibir así los bienes de la tabla de la abundancia. ¡Reconoced vuestras propias ilusiones, en las que vivís, captad vuestras intenciones verdaderas, y ved a quien adoráis! Así hay siempre dos caras, unos que manipulan y otros que se dejan manipular. ¿Cuánto estáis dispuestos a dar por vuestra seguridad y bienestar? Yo os digo, en situaciones extremas muchos dan todo lo que tienen, sacrifican su veracidad, dignidad y honor, se entregan y traicionan a sí mismos por los deseos humanos. ¿Cuánto estáis dispuestos a hacer por vuestra seguridad y bienestar?

¡Oh, vosotros ignorantes, vosotros ciegos, que no veis! ¡Oh, vosotros sordos, que no escucháis! ¡Oh, vosotros paralíticos, que no deseáis seguir los caminos de Dios! ¡Parad, deteneros! ¡Reflexionad sobre vuestras obras, lo que apoyáis y afirmáis, deteneros! Preguntaros, ¿qué conducción y qué guía aceptáis, apoyáis y queréis seguir?

¡Oh hombres, vosotros no escucháis la voz de vuestra conciencia, los avisos! Seguís bailando entorno al becerro de oro. Pedís y rezáis, queréis hacer negocios con la gran Fuerza Poderosa de Dios: sí, la reconocéis, pero no aceptáis ni os subordináis a la Voluntad de Dios, ni a Su Orden.

Pero Yo dije y os digo: ¡Dios no puede ser burlado! ¡Dios no se deja asociar ni liar con vuestras obras egoístas, para vuestro provecho, con vuestro orgullo, vuestra propia justicia, hipocresía y santidad aparente!

Por la Voluntad de los Cielos, ¿por qué no reconocéis los signos que se muestran a todo el mundo? ¡Como Moisés me alteré cuando volví de la montaña y vi lo que el pueblo estaba haciendo y la falta de dignidad! Olvidando todos los milagros experimentados durante el camino fatigoso en el desierto. ¡Milagros sobre milagros! Y qué poco de ello conservaban en si. ¿Y aquellos, que se denominan cristianos, qué habéis podido conservar? Vosotros deberíais haber sido los primeros que se ponen en marcha, poniendo orden en sus vidas, antes de que tenga lugar el juicio. ¡Qué poco conocéis vuestra historia, que a su vez es una historia familiar! ¡Qué poco reconocéis en los sucesos que tienen lugar ante vuestros ojos! ¿Conocéis vuestros escritos en los que todavía se puede encontrar la Verdad? ¿Quién de vosotros se encuentra al margen del camino saludando a Cristo con la rama de la palma, dándole la honra y cantando el hosanna?

Todo lo que ha sucedido en la materia y sobre la tierra, se completa en el plano del alma y en el plano del Espíritu. Yo no hablo en el espíritu humano y mundano, pues para el Mundo Espiritual eso carece de importancia. Yo hablo en las almas y desde el Espíritu de Dios.

Sabed, no importa si vosotros creéis o no Mis palabras y todo lo que se encuentra en vuestros libros y lo que se anunció, pues eso ya ha venido y vendrá. Hace tiempo que habéis abandonado los caminos de la rectitud, de la veracidad, os habéis dejado seducir por el espíritu mundano que no desea saber nada sobre el Espíritu de Dios. El ser humano opina en su locura de libertad que dispone el billete del privilegio con el que todo le está permitido, sintiéndose por encima de todos aquellos que toman los 10 Mandamientos como medida y línea de guía. A toda la humanidad se le dan ahora días del interior, para un examen de conciencia. Cada uno debería decidirse, si quiere pertenecer a este gran éxodo que desea salir de la creación humana o pantano del pecado. ¡A cada uno se le llama y toca en su interior! ¡Oh ved como os habéis convertido en los seducidos! ¿Cuál es ahora vuestro mayor temor, vuestra mayor preocupación? ¿qué queréis atar? Abandonad en vuestros corazones los altares y lugares de culto en los que adoráis a vuestros dioses, les rendís homenaje y al mismo tiempo vendéis puestas almas. No vais a poder retener nada, es una cuestión de tiempo, y eso lo saben muchos de vosotros. Y el que todavía quiera salvar este mundo, sería preferible que salvara su alma. Vosotros no podéis sostener vuestro mundo, el Espíritu Creador lo va a sostener.

El planeta tierra es el punto más bajo en el universo material y ese va a ser elevado. La vibración de la tierra ya ha sido elevada. Vosotros podéis sentir y ver que el tiempo transcurre de forma mucho más rápida. También se anunció que el tiempo se va a acelerar. El tiempo está acelerado, pues la tierra se encuentra en una vibración superior y gira más rápidamente hacia arriba. Esto no se puede medir ni demostrar con vuestros métodos tradicionales. Científicos e investigadores deberían entregarse a la Conducción de Dios, reconocer sus caminos equivocados en los que se dejaron arrastrar por una ambición especial: una ambición que condujo y conduce a una pérdida de integridad, honestidad y dignidad.

Sabed, todo va a ser destapado ante los ojos de todos. Depositad en la Redención de Jesucristo todo aquello que sea amargo autoreconocimiento, arrepentimiento, vergüenza, desengaño consigo mismo. ¡Oh hombres, orientaros, es un tiempo de gracia, orientaros!

Y si de nuevo no deseáis escuchar, ni ver, entonces se os va a tener que mostrar con más claridad. Si el antagonista en vosotros se rebela contra Mis palabras claras, entonces podréis reconocer, qué espíritu ha tomado la conducción en vosotros.

Jesucristo ha tomado el poder sobre la tierra. Su cetro es de hierro, así está escrito en el Apocalipsis. Os habéis aprovechado del amor y la misericordia haciendo mal uso para vuestras metas. Habéis cargado vuestra energía con consuelo y piedad, para así refortalecidos seguir en vuestros caminos de la voluntad propia. Esto muestra lo siguiente: no habéis comprendido la misericordia, simplemente deseáis la absolución para disculpar así vuestras debilidades. Pero sabed, ahora es la época del fuego, dicho de otra forma, es juicio y absolución al mismo tiempo. ¡Decídete entre el camino de la Redención o el camino de la igualación y compensación: elige, oh hombre, elije!

Si no puedes aceptar estas palabras claras, entonces ya te has decidido por lo siguiente: irás y tendrás que ir por el camino de la igualación y compensación de tus tentaciones y faltas. Sabed, este segundo camino es difícil, pedregoso, y sobre todo es largo, muy largo. ¡La Redención, un gran sacrificio – que no se ha visto, no se ha comprendido y no se ha utilizado. ¡Pues el ser humano ha preferido instruirse, determinar por si mismo y ser libre! Pero ahí se encuentra el gran engaño. Nunca habíais estado tan faltos de libertad, seducidos y poseídos como en la actualidad.

Sin embargo sabed, se han abierto las puertas espirituales y nosotros vamos a hacer todo lo posible. Siempre y cuando los seres humanos, a través del conocimiento de la Redención, nos den la autorización para poder actuar a través suyo y en ellos. Esta fuente, a través de la que Yo puedo y se me permite hablar, ha tomado esta tarea. ¡Dejaros tocar, no os dejéis seducir más, pues a vuestras causas les seguirán los efectos!

EL TERCER TIEMPO

 

«Yo, vuestro Dios y Padre celestial, elevo de nuevo Mi palabra en el tercer Tiempo a través de canales ennoblecidos y purificados, a través de mensajes en el tercer Tiempo, en el idioma de espíritu a espíritu, en el que Cristo conduce a sus seguidores.»